Lido Pimienta es la primera colombiana que compone para la Orquesta de Ballet de Nueva York

“Me ha influenciado la manera en la que cantan las cantaoras del río Magdalena, los ritmos de Palenque”, afirmó la artista.

La cantante barranquillera hizo historia en la Orquesta de Ballet de Nueva York, convirtiendose en la primera mujer colombiana en componer música para la prestigiosa compañía y la segunda mujer en lograrlo en este escenario. La artista, caracterizada sus opiniones de temas coyunturales en sus canciones, fue escogida por Andrea Miller, una coreógrafa que, de la mano de Lido, creó el primer equipo femenino que trabajó en conjunto para darle vida al montaje. Todo esto ocurrió ell pasado jueves 30 de septiembre cuando Sky to hold, resultado del trabajo de ambas artistas, se presentó en la ciudad estadounidense.

“Es la primera vez que hago algo tan grande, y siempre estoy luchando contra la sensación del síndrome del impostor, pero me dije: Incluso si nunca antes había compuesto para 66 músicos, hay 66 canales en la música que produzco. Si Andrea piensa que soy digna de hacerlo, ¡está bien!”, dijo Lido en una entrevista con The New York Times.

Fue un mes de encierro el que atravesó la artista para crear la pieza. En medio de la soledad y el aislamiento, la colombiana encontró la inspiración. “Tengo acceso a toda la orquesta, ellos podrían tocar cualquier melodía que yo les dé. Empecé a escribir desde cero (...) no teníamos ni idea de que yo iba a ser la segunda compositora en la historia del ballet de Nueva York”, agregó Lido Pimienta, quien afirmó que este fue el resultado de un proceso de seis meses de trabajo. 

Los ritmos en los que se inspiró la artista vienen cargador del legado cultural ribereño. “Estos ritmos me vieron crecer. Me ha influenciado la manera en la que cantan las cantaoras del río Magdalena, los ritmos de Palenque. Compraron maracas, compraron un llamador y yo les enseñé a tocar”, agregó. La cantante estuvo interpretando, en vivo, su creación, al lado de  bailarines que la acompañaron a ritmo de una composición que incluyó al vallenato, el dembow, algunos ritmos propios de comunidades indígenas, electrónica. 

“Mi trabajo era traducir esas ideas y sentimientos en música. Como alguien de Colombia, conozco esa sensación del sol golpeando tu cara mientras te acuestas en una hamaca. Eso me dio una introducción; una sensación de calor, pero también de tensión”, dijo para el diario estadounidende, en donde, añadió, “soy cantante y diría que mi trabajo es sobre la narración de historias, así que una vez que tuve esa idea, en mi cabeza estaba sucediendo toda esta película. Pensé: ‘debería decírselo a Andrea’, así que me senté y escribí e ilustré la historia que vi”.

“Siento tristeza por todas las mujeres talentosas que no llegaron a coreografiar o componer u obtener reconocimiento en su tiempo”, manifestó Andrea antes de que Lido resaltara que ella, además de ser mujer, contaba con otras características que, históricamente, han sido rechazadas y juzgadas. “Soy sudamericana, indígena, negra, morena, inmigrante (...) así que tener este apoyo y confianza es simplemente increíble”, dijo la artista. 

 

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'Me da igual'.