“Damos voz a los niños que no son cool”: Una charla con Violent Femmes

A propósito del lanzamiento de su nuevo álbum 'Hotel last resort', nos sentamos a hablar con el bajista Brian Ritchie sobre creación, nostalgia y punk.

Brian Ritchie era un joven periodista de rock cuando conoció al integrante de Television, Tom Verlaine, durante la última gira de la banda en 1978. Este 2019, el ahora legendario bajista de Violent Femmes, invitó al mítico guitarrista a participar en Hotel last resort, una contundente canción que le da título al nuevo disco de la banda de Milwaukee, Wisconsin, el cual vio la luz hace apenas un par de semanas. "Realmente no le dimos muchas instrucciones", contaría Ritchie, "pero hizo exactamente lo que esperábamos que hiciera". 

El encuentro no es menor, pues se trata de dos integrantes de bandas de culto dentro del rock, y se da además para el décimo álbum de estudio de Violent Femmes: un trabajo en cual esa vigorosa mezcla de folk porche, post-punk, jazz, country blues, rock and roll y mucha improvisación continua como sello indeleble de la agrupación norteamericana, el cual se ha mantenido en sus rupturas y regresos. 

Violent Femmes (1980) fue fundado y ha sido liderado por Brian Ritchie y Gordon Gano, aunque en su búsqueda por ampliar sus fronteras sonoras, han contado con un grupo de músicos bautizados bajo el nombre de The Horns of Dilemma, que en diferentes momentos han aportado a esa complejidad melódica y artesanía sonora orgánica que ha caracterizado a la banda. Podemos nombrar el saxofón de Dick Parry de Pink Floyd o a Steve Mackay de Iggy Pop and the Stooges. A Jeff "Jazz" Hamilton, Darren Brown, Guy Hoffman, Caleb Alexander, Drake Scott, entre muchos otros. 

Para Hotel Last Resort contaron con el percusionista John Sparrow y el multiinstrumentista Blaise Garza, viejos veteranos de The Horns of Dilemma. Y además el disco cuenta con una aparición del skater Stefan Janoski, un fanático de la agrupación, que presta su voz para una nueva versión del clásico de la banda I’m Nothing, original de su álbum de 1994 New Times. La portada fue trabajo del escultor y artista de instalación Callum Morton.

Para Ritchie, este álbum, grabado en Mighty Fine Productions en Denver, Colorado, con el dúo ganador del Grammy, el productor Ted Hutt y el ingeniero Ryan Mall, es el mejor de la banda desde Hallowed Ground. En Radiónica nos sentamos a hablar con él para hablar sobre procesos creativos, nostalgia y punk.

Supongo que cuando se crea una banda es importante, en el proceso creativo, aterrizar ciertas cosas esenciales que definirán su camino. Según eso, ¿cómo siente que ha cambiado ese espíritu de creativo a la hora de crear un álbum luego de tanto tiempo? 

Realmente improvisamos mucho. Hotel Last Resort es un disco que hicimos en una sesión muy rápida: cinco días a un ritmo vertiginoso. Entonces, todo lo que escuchas es la esencia de la creatividad cruda y la respuesta libre que dábamos a las canciones. Nuestro concepto es muy simple: la voz de Gordon, mi bajo acústico y la particular percusión que metemos en los temas. Solo escuchamos y tocamos espontáneamente.

Cuando el grupo decide incluir nuevos elementos en su música, ¿siente alguna presión sobre cómo la gente ha concebido Violent Femmes y cómo va a reaccionar con los cambios?

No realmente. Hacemos lo que queremos y confiamos en nuestras habilidades para atrapar a las personas con las nuevas producciones y cuando nos presentamos en vivo. Hay gente que ha venido a los shows por décadas, por lo que a veces tenemos dos o tres generaciones de fanáticos que pertenecen a la misma familia. Por otro lado, la voz de Gordon no ha cambiado mucho a lo largo de los años, por lo que es un factor constante que permite variación y estabilidad

¿Qué es lo que más le gusta de este nuevo álbum?

Me gusta la forma como se transita de canción en canción y termina siendo un viaje musical, como lo eran álbumes de la vieja escuela de la gran era del rock. Hay un concepto, por lo que...¡Esperamos que la gente escuche todo de principio a fin! Pero, por supuesto, son libres de hacer lo que quieran. Solo sepan que lo hicimos para encajar bien en un LP de 12 ".

Cuénteme sobre su proceso de escritura, ¿tiene algún tipo de ritual? ¿Cómo cree que los temas de sus letras han cambiado con el tiempo?

Es una ilusión cuando la gente cree que comenzamos cantando principalmente cosas de adolescentes y luego nos diversificamos. En realidad, teníamos todo el material para el primer álbum y para Hallowed Ground desde el principio, podríamos haber hecho a ambos al mismo tiempo. Pero básicamente partimos de meditaciones sobre la existencia, luego religión y política, y muchas de las canciones tratan sobre relaciones, ¡a veces malas relaciones! A Gordon también se le ocurren muchas canciones inspiradas en poesía y arte. Hay muchas fuentes diferentes en nuestra música.

Cuando arranca la banda, ¿por qué deciden tomar influencia de una música como el punk y llevar esa distorsión a un formato acústico?

Comenzamos con guitarras eléctricas y una batería normal, pero luego tuvimos que cambiar a instrumentos acústicos y una batería con la que pudiéramos presentarnos en la calle. Cuando escuchamos ese sonido, nos dimos cuenta de que en realidad funcionaba mucho mejor, pues nos permitía usar nuestras influencias folklóricas y de jazz, y centrarnos más en las letras y las voces. También se necesita una maestría musical básica para tocar y cantar acústicamente, algo que fue saludable para el proyecto. Si escuchas el mejor rock and roll de los primeros días, como el de Gene Vincent o el de Little Richard, también es semi-acústico. Así que realmente no es que hayamos inventado ese enfoque, tal vez lo redescubrimos. Ahora, algunas personas no nos consideran punk porque somos acústicos, pero creemos que somos una banda punk muy diversa.

¿Qué significa el punk hoy en día? 

El punk siempre significaba tocar música no comercial, sin tener en cuenta lo que piensan otras personas o el éxito en ventas. Más tarde, algunas bandas de punk como Green Day y Nirvana se convirtieron en grandes éxitos, pero eso solo sucedió cuando el público se puso al día musicalmente con lo que había estado sucediendo durante mucho tiempo. Ahora el punk es una música de raíz, igual que bluegrass, el blues, el rockabilly, o lo que sea. En punk también significa “Hacerlo tú mismo”, tomar el control de tu propio sonido, apariencia e identidad.

En alguna entrevista en 2002 con CNN, usted dice que si algo no ha desaparecido a través de los años ha sido la frustración con el mundo. Si le pregunto de nuevo, ¿finalmente desapareció?

(Risas) Me gusta el mundo y me siento muy bendecido de haber nacido como un ser humano. La vida es buena. Pero, por supuesto, surgen dificultades y nunca puedes estar satisfecho. Es un dilema.

Sin duda Violent Femmes es una banda particular en la historia de la música, ¿por qué crees que se ha convertido en una especie de grupo de culto?

Creo que para algunas personas no hay otra banda que exprese el sentir de Violent Femmes. Esto es parte de ser un fanático. Para mí tal vez, en lo personal, la banda que logra esto es The Kinks. Esa es la naturaleza de las bandas de culto, son tan únicas que la gente escucha y piensa: eso es exactamente lo que quería hacer, ¡pero no lo hice!

Con varios principios y finales, ¿qué cree que Violent Femmes sigue manteniendo desde el día uno? 

Efectivamente ha sido un largo camino con muchos giros y vueltas. Las transformaciones no vienen solo en términos de la identidad de la banda, sino que también como individuos hemos pasado por muchos cambios. Ahora, a pesar de que hemos tenido varios bateristas a lo largo de estos años, considero que nuestro sonido sigue siendo muy consistente y honesto. Entonces, podría afirmar que, en la música, y la música es lo importante, se podría decir que nada ha cambiado.

Usted ha dicho en varias entrevistas que realmente no siente nostalgia por el pasado, ¿tiene este algún valor para usted como artista?

Cuando decimos que no somos nostálgicos, eso significa que no pensamos que fuimos mejores en el pasado de lo que somos ahora, o que hemos perdido algo con el tiempo. Por supuesto, todo el mundo siente nostalgia por su juventud a veces, pero eso no nos ayudará a subir al escenario y patear traseros ahora en 2019. Me gusta tocar como si cada show fuera el último. Debes quedarte en el momento para ser un buen músico, especialmente si quieres improvisar como lo hacemos en nuestras canciones. 

Cuando mira hacia atrás y escucha toda la música que han creado con Violent Femmes, ¿cuál es para usted el mensaje o el rol de esta banda en la historia de la música?

Lo más importante que hemos hecho para la música es dar voz a los niños que no son cool, siendo honestos y directos. Incluso cuando nos hace ver estúpidos. Es la vida real, en lugar de una vida de fantasía, y hemos sido influyentes en ese sentido. Y también el tocar música increíblemente potente con solo unos pocos instrumentos acústicos en bruto, nuestras voces y muy poca tecnología. Este es un ejemplo que más personas deberían seguir. 

Escucha el álbum completo a continuación. 

¿Qué te pareció este contenido?

Para comentar debe Registrarse

Enviar