Festival Petronio Álvarez 2018: magia, tradición, alegría y esperanza

¿Ya han ido al 'Petronio'? Este es uno de los festivales musicales obligatorios en el territorio nacional. Les contamos por qué...

El Festival de música del pacífico Petronio Álvarez es un canto al amor, a la alegría, a la vida, y un homenaje a las tradiciones ancestrales más poderosas de los pueblos afrocolombianos que se realiza durante cinco días cada año en la Sucursal del cielo, en el mes de agosto.

Es el sonido de las marimbas, chirimías y los poderosos violines caucanos lo que retumba en Cali y hace que los ancestros de los pueblos del litoral pacífico bailen al ritmo de las cantaoras. Este año el festival llegó a su edición XXII, y esta rumba del pacífico estuvo prendida del 15 al 20 de agosto.

Este año el Festival Petronio Álvarez es mucho mejor. Se experimenta y se vive además de la música, la cocina; lo visual, la estética afro, que entra por todos los poros. Te reciben con un abrazo, una sonrisa gigante y todo lo que tienen para enseñarnos, como, por ejemplo, bailar”, le aseguró a los medios de comunicación, la Secretaria de Cultura de Cali, Luz Adriana Betancourt durante el cierre del Festival.

Tributos la tradición oral

El objetivo de la más reciente versión del Petronio fue hacer un homenaje a los maestros que este año acompañan a sus pueblos desde el cielo, como el maestro Gualajo, que fue homenajeado con los arrullos de sus pueblos, las cocinas en vivo, los bailes de sus nietos y los tambores de quienes en esta versión del festival más grande de la música del pacífico festejaron la vida y las tradiciones de sus territorios.

Para Luz Adriana, “el objetivo de este año del Petronio Álvarez es hacer un homenaje a la oralidad, que caracteriza ese folclor y esa cultura del pacífico colombiano que no ha sido registrada en libros, investigaciones o textos. Desafortunadamente la cultura afro se ha mantenido a punta de tradición oral, cada persona cuenta a través del voz a voz cómo se fabrican sus instrumentos y sus tradiciones”.

Baudillo Cuama Rentería, más recordado como el 'Rey del Currulao', fue el homenajeado gracias a las habilidades que heredó a sus pueblos para enseñarles a construir y a tocar la marimba, y hacer de este instrumento un elemento clave para mantener vivas las tradiciones de sus pueblos. El maestro Baudillo les enseñó a sus nietos -y a quienes hoy son portadores de su legado- que con la voz también se cuida la marimba, y con la marimba se cuidan los pueblos.
 

Entender la marimba es escuchar con el corazón

Es a través de la oralidad que se unen diferentes fuerzas que hacen a cada uno de los asistentes al festival despertar cada fibra del cuerpo mediante sus movimientos, alejando las malas vibraciones y recibiendo solo el sabor y el amor de gente que lo que tiene es sonrisas para ofrecer.

Precisamente, los pueblos del pacífico tienen esa fortaleza, unir a las personas a través del canto, la marimba y el arrullo, ya que nunca se desconectan de su origen y siempre tratan de encontrar formas de promover sus historias y ancestros. 
 

Narración del pacífico. Espacios para reconfortar el pasado y repensar el presente

El Festival tuvo un encuentro entre actores representativos de la comunicación, la oralidad, la arquitectura y las nuevas formas de escuchar, quienes relataron los procesos para la presentación cultural de las experticias de la comunidad que reside en esta región de Colombia.

Bien lo mencionó Yuri Buenaventura en otro espacio como fue el conversatorio con agrupaciones artísticas y el presidente de la República, Iván Duque. Al Pacífico debe verse de frente más no de espaldas para que conozcan todas las bondades que tiene para ofrecerle a Colombia y el mundo. Por otro lado, y sobre el escenario, el músico reafirmó que “El Pacífico tiene una sonoridad alrededor de la marimba que es mística, extraña y rara; guarda una memoria histórica de tres siglos, por eso, el folclor de esta región es el jazz del siglo XXI”

Homenajes hechos marimbas para la paz

Baudilio Cuama, uno de los hijos del pacífico fue el gran homenajeado de esta versión del Petronio, él mencionó cómo las tragedias de la violencia tocaron varias veces su puerta y sin embargo a través de su marimba, optó por la esperanza como mensaje para que todas las personas que lo escuchan puedan sanar.

Para él, la marimba produce un efecto de relajo y sanación, el que está enfermo se alienta, porque el sonido de la marimba se produce de las chontas, de las entrañas de las montañas del Pacífico (..) "Es importante que en todos los barrios que hay problemas, principalmente en Buenaventura, la marimba la pongamos como fórmula de la montaña para la salud de cada uno”.
 

Pos Petronio. Entre los cantos, las fusiones de cocina y las bebidas

Durante el Festival Petronio Álvarez hubo una calle que se preparó para recibir cientos de personas de todo el mundo cuando el Festival cerró sus puertas. Nidia Góngora, una de las cantaoras del Pacífico colombiano encendió una fiesta al oriente de la ciudad cargada de empanadas, tostadas, aborrajados y algunas fusiones culinarias que se dieron cita al ritmo de la chirimía, los aplausos y las marimbas más allá de las siete de la mañana.

Y es que con la salida del sol, mientras algunos dormían, en Cali se bailó cuanto tambor pasaba. No olvidemos que es también alrededor de bebidas tradicionales como el viche, la tomaseca, el curado, el tumbacatre, el sietepolvos y el arrechón, que se construyen relaciones en medio de la fiesta y se mantiene con vida la tradición del pacífico colombiano.

Cierres mágicos más allá de las yerbas e historias

Precisamente la magia del Festival Petronio Álvarez une a cientos de miles de personas a través de las bebidas ancestrales y la música que no para a través de diferentes eventos descentralizados y no oficiales durante el segundo semestre del año, pero, cuentan con el respaldo de cantadoras, portadoras de tradición y muchas agrupaciones que esperan brindar esperanza y armonía entre cada uno.

Por ello, muchos consideran que el Petronio Álvarez y la música del pacifico ofrece esos pocos momentos del año donde cada persona se reafirma ante los ojos de los demás, disfrutando como iguales, pues demuestra lo mejor de cada ser humano. Así que, si está por la sultana, déjese llevar por los ritmos y bebidas de los diferentes espacios que regalan experiencias sensoriales cercanas a lo que se vive en el Petronio, pues lo enviarán al nirvana; ya verán que posiblemente encuentren lo que cada uno necesita, felicidad y paz interior.

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'No me gustó'.