Electric Dreams: de nuevas antologías e historias distópicas sobre la ciencia ficción

Una de las más recientes producciones de Prime Video busca hacerle competencia a series exitosas como Black Mirror. El objetivo es claro, poner a pensar a las audiencias sobre su papel en el mundo real y el futuro que ha llegado.

El 12 enero de 2018 se estrenó a través de la plataforma digital de televisión de Amazon, la serie Electric Dreams, una co-producción entre Estados Unidos e Inglaterra donde se adaptaron 10 historias cortas de uno de lo más grandes maestros de la literatura de ciencia ficción, Philip K. Dick. Si bien fue presentada a finales de 2017, inicialmente a través del canal 4 en el Reino Unido, poco a poco fue dándose a conocer mediante este servicio mundial de streaming, el cual también se encuentra presente en Colombia.

Esta producción tiene varios puntos interesantes para ser analizada: empecemos por sus creadores, Ronald D. Moore y Michael Dinner, quienes han trabajado en producciones destacadas como la nueva versión de Battlestar Galactica. Pasemos a sus productores ejecutivos donde encontramos al gran Bryan Cranston (Breaking Bad), quien desempeñándose también como actor, se une a un elenco en el que participan figuras de la talla de Jack Reynor, Benedict Wong, Geraldine Chaplin, Steve Buscemi, Terrence Howard, Ana Paquin, Vera Farmiga y Greg Kinnear, entre otros.

Electric Dreams logra captar de una manera acertada el imaginario de Philip K. Dick, mostrando un mundo que fue vaticinado por este escritor fallecido en 1982. Todos estos cuentos transportados a la pantalla chica, presentan historias sobre temas que son y seguirán siendo controversiales para la humanidad en pleno siglo XXI: telequinesis, robótica, inteligencia artificial, viajes interplanetarios, ingeniería genética, realidad virtual, transferencia de conciencia, conspiraciones y hasta dispositivos móviles.

Si usted es de las personas que han caído en el juego del ‘ser y parecer’ propuesto por este autor en otras adaptaciones como Blade Runner, muy seguramente esta serie le dará un vuelco completo a su cerebro en cada capítulo. Sin embargo, hay que hacer una excepción de uno o dos episodios, donde los recursos visuales por ser sencillos rayan en la precariedad, mientras que en otros, al utilizar cosas simples, ganan, fomentando la imaginación.

En diversas ocasiones su resultado ha sido comparado con el de Black Mirror, otra famosa antología del género que fue cobijada por Netflix hace algunos años, pero que en sus inicios también recurrió a simplezas visuales para obtener efectos sobresalientes entre los espectadores.

Acá no verán una producción donde los elementos perturbadores son una constante en cada capítulo, pero si una cadena de historias en las que se cuestiona fuertemente nuestro papel como humanos en diversas realidades futuristas en las que persiste una notoria evolución tecnológica.

Es evidente que las antologías de ciencia ficción adulta han regresado, un esquema utilizado por Rod Serling en clásicos como Dimensión Desconocida (1959 - 1964). Pero también es un hecho que el presente cada vez más se está pareciendo a estos relatos, por lo cual es un buen momento para contrastar la ficción con la realidad, dándole una revisión y oportunidad a autores esenciales como éste, quienes al igual que George Orwell puede que tengan muchas otras premoniciones y reflexiones sobre nuestro futuro.
 

Episodios recomendados: Kill All Others y The Impossible Planet (cuentos publicados en 1953), The Father Thing y Crazy Diamond (cuentos publicados en 1954), Safe And Sound, Human Is y The Hood Maker (cuentos publicados en 1955).

¿Qué te pareció este contenido?

Para comentar debe Register

Enviar