Danta y el nuevo sonido del rock paisa

Lanzaron su primera producción titulada Páramos (2017), acompañarán a El Mató A Un Policía Motorizado en sus dos fechas en Medellín y su sonido, sin querer (o queriéndolo), refresca la escena musical paisa. ¡Conozcan a Danta!

"El fado no es ni alegre ni triste" afirmaba el poeta Fernando Pessoa acerca de esta popular expresión musical de su natal Portugal. Si bien podríamos relacionar la palabra con la melancolía y la nostalgia, el término se resignifica entre las montañas del Valle del Aburrá, pues Fado es una muestra del sonido de la agrupación paisa Danta.

Compuesta por Alejandro Bernal, José Santamaría y Sara Zuluaga, Danta se suma al listado de propuestas provenientes de la capital antioqueña que se han alejado de las estéticas tradicionales de esta región en la que el punk, el metal, el punk rock y el reggae son protagonistas.

"La escena de Medellín es un tanto compleja porque la mayoría de las bandas se han quedado estancadas en los mismos géneros, sin embargo, más allá de Música Corriente u otros sellos, han empezado a surgir nuevas propuestas y nuevas escenas de nicho que han ayudado a que se empiece a desarrollar un poco más la música en esta ciudad", afirma José Santamaría, bajista de Danta, respecto al universo musical que los rodea.

Con un disco experimental, con tintes tanto orgánicos como electrónicos, Danta logra en Páramos (2017) una propuesta sólida en la que se coquetea con el jazz, las voces etéreas y el rock progresivo. 

Para la realización de este álbum José y Alejandro, a quienes reconocemos desde hace varios años en la música paisa por proyectos como Panorama, Mr. Bleat, Goli, entre otros, se tomaron alrededor de dos años para crearlo y grabarlo de cero. "Es un disco que nos tomó un buen tiempo y también nos lo quisimos dar para poder encontrar ese sonido que estábamos buscando", aseguró Alejandro, guitarrista y encargado de las voces de Danta.

Para las sesiones en vivo, Sara Zuluaga es la encargada de sentarse detrás de la batería, pero en el disco participaron dos bateristas: Juan Fernando Montoya, quien desde Nueva York envió el material, y Nicolás Guevara, quien grabó en El Alto Estudio de la ciudad de Medellín.

El resultado son los siete tracks que ahora están disponibles en las plataformas de streaming y que evidencian una producción impecable, producto de horas de grabación y experimentación en un apartamento del centro de la ciudad. La mezcla se realizó en El Alto Estudio mientras la masterización estuvo a cargo de Felipe López en Bogotá.

Aunque a priori parece un reto presentar un proyecto de estas caracterísitcas en una ciudad como Medellín, es imposible olvidar la herencia transgresora y arriesgada que caracterizó a la Medellín de los 90, sumado a que bandas como Danta pertenecen a un circuito un poco más underground de la música paisa que comparten con propuestas como Hombre Memoria, Metropolizón, Federico Franco, SAAIL, Mabiland, El Nuevo Coyote y Feralucia.

"Hacemos parte de una creciente escena de proyectos musicales que están trabajando en aproximaciones similares y que están generando un nuevo nicho, como una nueva escena en general, tanto en Medellín como en Bogotá", compartió Santamaría.

Pero las inquietudes de proyectos como el de Danta no se limitan a las montañas que rodean a Medellín, como otras propuestas de Colombia, han encontrado en ciudades como Bogotá un lugar en el que compartir su proceso con otras bandas cercanas como Tristán y Alumbra, Hermanos Menores y Montaña. Por ejemplo, pasarán por el festival del sello Siemprellueve el próximo 7 de abril, luego de compartir el 9 y 10 de marzo en La Pascasia junto a la banda argentina El Mató A Un Policía Motorizado.

"Siemprellueve es uno de esos sellos hermanos que está bien en el underground, pero que resulta un ejemplo bien bonito de autogestión donde todas las bandas que vamos a estar ahí y que ya hemos estado participando en cosas con ellos nos vinculamos en toda la producción, atentos a todos los detalles, cargando amplificadores y cuidando que todo salga bien. Finalmente el público se da cuenta de eso y se siente cercano al parche", cuenta Bernal. 

Aunque poco les importan las dinámicas tradicionales de la industria musical, la banda presentó recientemente el segundo videoclip del disco. Se trata de la canción Fado, el sexto track del álbum. Según nos contó el guitarrista del proyecto:"Hacemos los videos porque nos gusta, porque tenemos algo que decir a través de esa herramienta. No vemos como una necesidad tener un videoclip para todo, de hecho, los que hemos hecho no corresponden a ese modelo típico del videoclip, son más bien imágenes que pintan o acompañan la música", lo que hace de estas piezas visuales un interesante complemento a la propuesta.

"El videoclip es un Fado en sí, la canción no corresponde al ritmo pero el videoclip sí, pues es un viaje, un tren, un atardecer en Lisboa".

¿Qué mejor escenario para adentrarnos en los sonidos de Danta que este? Los invitamos a ver el vídeo, buscar el disco y estar atentos a los pasos que de esta banda. Nosotros seguro lo haremos.

 

¿Qué te pareció este contenido?

Para comentar debe Registrarse

Enviar