La Ruta del Vinilo: Barranquilla

La Ruta del Vinilo: Barranquilla

A propósito del Record Store Day que se celebra en todo el globo, descubrimos en Barranquilla una tienda de discos que es secreto de locales y tesoro de visitantes, en donde se consigue lo inconseguible.

Discolombia, la joya de los vinilos

Salir a buscar una tienda de discos en Barranquilla es como un treasure hunt (caza del tesoro). Entre las décadas de los 60 y 80 la ciudad estaba llena de locales por todos lados y muchísimos barranquilleros eran coleccionistas de diferentes géneros. Actualmente el tema no es muy popular, así que encontrar una tienda que venda vinilos es un reto.

Sin embargo, me llevé una gran sorpresa. Por recomendación de dos amigos melómanos y de varios conocidos, caminé por un sector del centro de Barranquilla, en la calle 37 entre carreras 43 y 40, y oh sorpresa: el descubrimiento.  

Encontré un local gigante, de dos pisos, lleno de vinilos y vinilos y vinilos. Se llama Discolombia y hace parte del legado musical, no sólo de Barranquilla, sino de todo el país. Les cuento: Félix Butrón, fue un antioqueño amante de la música africana y de los sonidos del Caribe, quien montó Felito Records, un sello discográfico que junto a Machuca Records, fue una de las dos disqueras independientes que tuvo Barranquilla entre los años 60’s y 80’s.

Felito Records se caracterizó por darle “la primera oportunidad” a artistas como La Niña Emilia, Petrona Martínez, Abelardo Carbonó, Adolfo Echeverría, Dolcey Gutiérrez, Esthercita Forero, Pedro Ramayá Beltrán, entre otros intérpretes que le han dado el sabor característico y único a la música Caribe.

Félix, como buen amante de la música y de los vinilos, montó la tienda Discolombia en donde vendía, además de los discos de Felito Records, producciones de todos los géneros. Fue tan grande el auge de este espacio, que personas de otras ciudades venían a comprar música en Barranquilla y los artistas del sello discográfico “cogieron vuelo”. Discolombia, poco a poco, se convirtió en una de las tiendas de vinilos más importantes del país. 

En la actualidad, el sello es manejado su hijo, Félix Butrón Márceles y Discolombia por su nieto, Shane Butrón. La tienda sigue siendo el lugar perfecto para encontrar la joya perdida que parece imposible de conseguir. Con tan sólo ir, entrar a la bodega y caminar entre columnas y columnas de vinilos es una experiencia maravillosa, es sentirse como niño en dulcería. Hay tanto por ver y escuchar que uno se puede pasar horas ahí caminando y "navegando" entre música.

Coleccionistas a nivel mundial tienen a Discolombia como una gran referencia, Shane me contó que el público que más visita la tienda es extranjero, van muchos mexicanos, ingleses y estadounidenses buscando música. Y es que allí se encuentran vinilos que son rarezas de las rarezas; joyas seleccionadas que se encuentran dentro de esas columnas, que aunque estén un poco polvorientas, están llenas de historia.

En la tienda siempre hay dos o tres coleccionistas de la "vieja guardia", melómanos barranquilleros y por supuesto, Shane, a quien le gusta recomendar, informar y dar contexto a quienes preguntan o se muestran interesados por los vinilos, así que, si son como yo y les encanta aprender de artistas de todo tipo, Discolombia es un lugar muy 'sabroso' para hablar de música.

Aprovechando que hoy 22 de abril se celebra el Record Store Day, mi recomendación es que se peguen su pasada por Discolombia. Al menos yo quedé enamorada del sitio, y estoy segura que van a encontrar por lo menos un vinilo de su gusto y quedarán encantados con ese tesoro escondido en el centro de Barranquilla.

¿Por qué comprar vinilos?

Los discos de vinilo nos ofrecen una forma diferente de consumir música. Ni mejor, ni peor. Sencillamente, distinta. Suelen invitarnos a disfrutarlos de una forma casual, más reflexiva y menos inmediata. Nos hacen vivir una experiencia. Además, ese sonido. Los vinilos se escuchan diferente. Se sienten diferente. El que escucha un vinilo quedará enamorado de su sonido. 

Cualquiera que tenga la oportunidad de tener uno en las manos se dará cuenta de que el valor como objeto que puede ser coleccionado, es mayor que la que nos ofrece cualquier soporte digital o CD.

El dato: El catálogo de música afrocolombiana de Felito Records es considerado por grandes melómanos nacionales como el más importante del país.

Sigan La Ruta del ViniloBucaramanga  / Medellín / Pereira / Cali / Bogotá

¿Qué te pareció este contenido?

Para comentar debe Registrarse

Enviar