Fotos detonante. Por Gustavo Martínez

La noche en que el baile detonó en Quibdó

Así fue el cierre de la segunda edicón del festival Detonante en la capital chocoana, la próxima parada será en Bogotá el 3 de diciembre.

Del 17 al 19 de noviembre en Quibdó se vivió una nueva edición del Festival Detonante que como bien lo dice en su eslogan “conecta las diferencias” usando la música,  el liderazgo y el emprendimiento como bandera. Así fue la noche que cerró el festival y que dejó un paisaje sonoro indeleble en el Malecón del Río Atrato en Quibdó...

En una noche que perdurará en cada una de las mentes y los corazones de los habitantes de la capital del Chocó se vivió el concierto que pondría a Detonante como más que un festival, un aliciente bien equipado que decidió trasladar a un equipo talentoso en varios aspectos y hacerlos conectar con las raíces y los impulsos creativos del Pacífico, espacios que se venían pidiendo a gritos. Estos fueron los artistas que pusieron a los chocoanos a sonreír y bailar por horas sin parar: 

 

Alex Pichi 
 


La noche inició con Alex Pichi, “The Bundes king”, como lo definen los mismos quibdoseños, un amigo que se monta en una gran tarima de su misma ciudad a cargar de energía a todo aquel que escuche los sonidos de su banda.  En el Pacífico definen su música como “revolú” que vendría siendo como una mezcla entre vientos y chirimía urbana que al final termina en una combinación de rumba y sabrosura potente que elevó aún más la temperatura entre los chocoanos. 

La música de Alex Pichi es esa que se escucha en los patios de las casas de Quibdó, los bailes de sus canciones se reproducen en los celulares de los lugareños y como para darles una idea de lo que puede lograr Pichi, su show lo cierra con una versión muy propia de Beat it de Michael Jackson. Todo un personaje, de esos imposibles de olvidar. 

 

 

Puerto Candelaria 

A Juancho Valencia, el “Sargento remolacha” de esta nave del sabor le preguntaron varias veces por qué no estaba en Las Vegas recibiendo su Grammy Latino a Mejor álbum de Música Clásica por sus arreglos en el trabajo del Cuarteto Latinoamericano & Janamar, y dejó claro en la tarima que prefería estar por primera vez en la cuna de la música poniendo a bailar a Quibdó. Y así fue, Los Candelarios hicieron que el público, que los conocía y que no, navegara por las ondas de la cumbia rebelde poniendo en la tarima un show que nunca permitió que los pies se dejaran de mover. Un acto en el que se evidenció la emoción que reflejaba estar en el momento, el lugar y con el público indicado.

 

 

Rancho Aparte 

La agrupación de chirimía tuvo por primera vez la oportunidad de subirse en una tarima de las dimensiones de las que armó Detonante, una espera que tenía sedienta a los quibdoseños y una relación que estaba en mora de tener un momento como el que se vivió en la noche el 19 de noviembre. Desde que Rancho Aparte se subió al escenario aplicó lo que profesan en sus canciones poniendo a gozar a los asistentes de todas las edades que bailaban solos, en pareja y en grupos en el Malecón.


 

Konono No. 1 

África y Chocó tienen una conexión que habla por sí sola. Eso se evidenció en el espacio en el que esta legión de músicos provenientes desde Kinshasa, República del Congo, definió como su casa. Konono celebra la muerte con sus sonidos, para ellos no hay fin, la vida es eterna porque los espíritus siguen vivos y celebran entre nosotros. Eso es lo que se siente cuando el público se conecta con su música, esa que transita entre el afro pop, la electrónica y los sonidos tradicionales del África con instrumentos que provienen de cosas que parecerían inservibles como motores de carros. De allí, de la creatividad, el ingenio y la recursividad, salen los sonidos que forman tesoros musicales de Konono, y que seguro quedarán en la memoria no sólo sonora sino vivencial de todos los asistentes a la segunda edición del festival Detonante.

 

Willie Colón

Y la salsa se hizo presente. Ya era 20 de noviembre cuando el Rey del Trombón se impuso en la tarima. Los primeros sonidos de la poderosa banda de Colón le dieron inicio a dos horas de presentación en la que recorrió éxitos como Che che colé, Gitana, El gran Varón, Idilio, Sin Poderte hablar, para llegar a uno de los momentos más emocionantes de la noche al recordar a Juan Gabriel sacando todo el sentimiento que hay detrás de Hasta que te conocí.

Luego de dos décadas de no pisar suelo chocoano, hay pocas palabras para describir lo que se vivió en Quibdó con Willie en la tarima. Si no era magia lo que pasaba por cada uno de los rostros que se dejaron llevar por los sonidos sin importar cuánta lluvia cayera, a algo muy cercano se le parece.

 

Luego de 3 días de detonar las ideas que se esconden detrás de la capital del Chocó, la apuesta sigue en pie para hacer de Quibdó la capital cultural del Pacífico, aprovechando todo el potencial que se esconde en cada una de las personas que hicieron parte no sólo del concierto de cierre sino a los talleres, foros y charlas en donde el norte apunta a un desarrollo sostenible que le haga justicia esta zona del país.

Pero en Chocó no termina todo, el 3 de diciembre Detonante conectará todos esos logros entre Quibdó y Bogotá con conferencias y talleres para impulsar el crecimiento. En la ciudad Capital de Colombia también dirán 'presente' las voces de Chocquibotwn, Elkin Robinson, Batida Dj Set, Puerto Candelaria y cerrará con Café Tacvba.

Larga vida a Detonante, a su increíble poder de conectar no sólo diferencias sino las ideas, esas que muchas veces se ven perdidas en el espacio por la falta de apoyo, y sobre todo por el invaluable trabajo de impulsar una de las joyas del país tristemente olvidada.

¿Qué te pareció este contenido?