[En Vivo] Kase.O bailó en un círculo

El rapero español presentó su más reciente disco El Círculo (2016) en la capital de la motaña. Les contamos los detalles de una de las dos fechas de este lanzamiento.

El lugar seleccionado por Javier Ibarra Ramos, Kase.O, para el lanzamiento de su sexto disco en solitario, El Círculo (2016), fue Medellín. Allí se encontró con fanáticos en dos fechas donde literalmente la rompió. El teatro estaba lleno, y no solo de fanáticos, sino de mcs y raperos reconocidos de la escena colombiana, a los que saludó amistosamente mientras avanzaba su show. “Un abrazo a los amigos de la rima: Gordos Sarkasmus, Kiño, Alcolirykoz, Crew peligrosos, Mary Hellen…

Esta noche voy a dar lo mejor de mi, para sacar lo mejor de vosotros… vamos a hacerlo inolvidable ¿Están listos Medallo?” Y luego de estas palabras, se encendieron las luces que no pararon de moverse, y al lado de su compañero de punch line, El momo, y de R de Rumba, su Dj, inició un concierto que se extendió por cerca de dos horas.

El público no se quedó quieto, las manos siempre arriba, las sillas solo contaron con chaquetas y bolsos descansando, pues la gente estuvo de pie, de inicio a fin, como un ritual sonoro en el que no se puede descansar. El show estuvo repleto de una energía tan amorosa y contagiante, que solo se puede sustentar en la madurez de un artista que ha pasado por diversos momentos, desde el oscuro, hardcore, radical, hasta su actual momento, el de la energía transformadora y el mensaje positivo.

Kase.O no paró de sonreir. Sus ojos se cerraban cada que saludaba a la distancia a su público, al que se debe como artista desde entrados los años noventa. Las luces, y la sincronía del beat con el show, fue una constante que todo el mundo aplaudió, así como momentos de climax con canciones como Repartiendo Arte y Basureta, esta última, un encuentro a solas con el público, con dos luces apuntando a un personaje que sollozaba sin mentir, sentado en una silla, con un micrófono en la mano y una piedra preciosa de corazón.

Al final, luego de las canciones, de los aplausos, las risas y el agradecimiento. Kase.O terminó hablando de manera natural al público, ofreciéndoles cariño y recordándoles que la salida, más allá del éxito, está en hacer las cosas bien y con amor.

Kase.O llenó el Teatro Metropolitano de la ciudad de Medellín, en dos oportunidades un mismo fin de semana. Eso ya dice mucho de los cambios culturales y de consumo de una ciudad como Medellín ¿No?

Aplausos de pie para Kase.O, pues demuestra con cada rima, el lugar que le han dado en la escena musical mundial.

¿Qué te pareció este contenido?