Imágenes: cortesía Carlos Elliot Jr.

Carlos Elliot Jr: la vuelta al mundo en 60 días

Desde el Río Otún que recorre un pequeño municipio en Colombia hasta el Río Gánges, que recorre desde el norte de la India hasta Bangladesh; Carlos Elliot JR llevó su ritmo y contagió a los ciudadanos del otro lado del mundo del buen blues de la montaña.

Durante 60 días el pereirano dedicado a reinventarse dentro de los ritmos de la comunidad afro americana, realizó una gira en China, India y Estados Unidos. Por primera vez Elliot se paró frente al público de otro continente y vivió una gran experiencia musical y personal...

Todo tuvo inicio en Shanghái, la ciudad más poblada de China, allí Carlos dio apertura a su gira Mystic el pasado mes de octubre. El viaje arrancó con una maleta llena de sueños y un poco de nervios, las tarimas eran algo difícil de conquistar, pero el lenguaje universal de la música fue más amplio y al final decenas de personas sin mayor reparo se lanzaron a la pista a bailar: “El público chino es al principio un poco tímido, alejado del baile, pero al entrar en calor, al ir sintiendo la música, rompen estas barreras y se arma el baile”.

La siguiente parada de la gira fue en la India, en Nueva Delhi, “Estar allí, desde la llegada al aeropuerto fue entrar a otro mundo. Este era un anhelo de hace mucho tiempo y lo logramos. Era un sueño hecho realidad. Allí todo fue reto y aprendizaje, era ver que todo puede fluir en una calle angosta: micos, vacas, motos, bicicletas, todo al mismo tiempo en una calle sin andenes, pero donde todo fluye. Esto es increíble, y es algo que sólo se logra comprender días después de que llegas a este país”.
 
En India, además de su capital, Carlos y su combo visitaron distintas ciudades del centro y norte del país. En unas vestían como turistas y en otras como artistas, recibiendo siempre el mismo trato amable por parte de los propios. “La gente en India es extremadamente afectiva, la gente es muy amorosa, muy amable y asimismo sienten con la música… tocarle al público hindú es llegarles al corazón porque ellos están esperando esa esencia detrás de la puesta en escena, esa esencia detrás de la música. Es un público muy inspirador, cautivador, allí a la gente le gusta el baile, aplaudir, gritar, y brincar. Es maravilloso”.
 
Luego de este asombroso paso por el continente asiático, Elliot volvió a América, esta vez a Estados Unidos, su segunda casa. Allí presentó su música en tarimas de Nueva York, New Jersey,  Pensilvania, Tennesse, y finalmente en Mississippi.

El 2016 se resumen para Carlos como un año místico, lleno de aprendizaje y buenos momentos musicales y espirituales. Recorrió el mundo pero también recorrió parte de la geografía colombiana, “La experiencia  en 2016 fue reveladora. Estoy ansioso de volver a Asia, por ejemplo, y poder llegarle a más gente. Se vienen cosas muy importantes, cerraremos el año con una fiesta en Pereira, así que esperen pronto más noticias”.
 
En el primer trimestre del año 2017 el músico planea hacer una gira latinoamericana e incluir algunos países en Europa como Francia y Bélgica. A mitad de año espera dar su gira en diferentes ciudades de Colombia a la vez que prepara su nueva producción.

¿Qué te pareció este contenido?