Oh'laville vuelve y demuestra su potencia en el escenario

Los bogotanos confirmaron que podemos estar ante la banda más interesante del rock nacional.

“Suena el cascabel”. La voz rasgada de Mateo París es inconfundible. Oh’laville está en la casa y ruge una vez más para dejar claro lo que es: una de las mejores bandas de rock del país; una que no ha dejado, canción a canción, disco a disco, de abrir nuevos horizontes despejando cada vez más ese camino que la llevará a convertirse en leyenda. 

Es bien sabido que esa complicidad que se siente en el escenario entre Luis Lizarralde, Andrés Sierra, Mateo París y Andrés Toro viene desde el colegio. Fue la música, y algunas malas notas, lo que los unió y convirtió en hermanos.

Mucho ha sucedido desde aquel disco, “Pedazos de papel” (2012), al que dieron luz cuando estaban en la universidad y que los llevó a algunos festivales como Rock al Parque o el  Estéreo Picnic. La disciplina, las tarimas y un segundo álbum como Anaranjado (2015), hizo que la agrupación encontrara un lugar dentro de la escena alternativa que le abrió las puertas no solo de varias ciudades de Colombia sino de países como Ecuador, México y Estados Unidos.

Artesanos de la canción han echado mano del folk, del pop y de un rock que en “Soles negros” (2019) suena más pesado, más oscuro y con una fuerza arrolladora. Y lo que se viene, que pudimos oír en el Concierto Radiónica 2020 con “Las Torres”, marca una ruta más experimental. Estamos ansiosos por conocer el material completo. 

Con otras piezas como “Sirenas”, “En el mar” -que nos permitió disfrutar de la voz de Andrés Sierra-, “Magia negra” o “Primitivos”, Oh’laville puso la vara arriba. Volvieron a demostrar uno de sus fuertes, de sus pilares: su potencia en vivo. Una que no habían podido explotar desde aquel 18 de diciembre cuando, luego de un abrazo, se lanzaron al escenario para grabar una versión en vivo de “Soles negros”. No sabían cuánto iban a extrañar a su público. Nadie lo sabía. 

Tenerlos de regreso en su casa, en Radiónica, así sea a la distancia, es motivo de alegría y de esperanza. Nos da ánimos para aguantar, porque ahí, en la música, nos reencontraremos. Por ahora nos dieron una dosis de su calidad y nos recordaron que Oh’laville podría estar convirtiéndose en la banda rock más importante del rock nacional.

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'No me gustó'.