La música en clave de cuarentena

Giras, conciertos y espectáculos en vivo, fueron de los primeros eventos cancelados y todo parece indicar que serán los últimos en regresar.

La música es algo que va más allá del entretenimiento, es necesaria para la sociedad; sienta un precedente y al verla en retrospectiva es posible entender qué sucedía en el mundo en determinado momento. Se ha convertido incluso en un acto político, desde elegir qué sonidos, bandas o artistas escuchar, hasta la construcción musical que hay detrás de una canción o un disco, pero, en medio de una pandemia donde el distanciamiento social es necesario ¿qué le depara a la industria musical y, específicamente, a sus artistas?

El panorama a nivel global es desalentador, según entidades como el Fondo Monetario Internacional la pandemia generaría un decrecimiento de la economía mundial para el 2020 del -3 %, la tasa más baja en décadas. Y según una encuesta realizada por el sindicato británico La Unión de Músicos el 90 % de sus miembros tuvo que afrontar la cancelación de sus shows, estimando pérdidas de alrededor de 14 millones de euros.   

Por otro lado, según ABC, tan solo en Australia, la industria de conciertos ha perdido más de 100 millones de dólares y de acuerdo con datos del Live Nation Entertainment, una de las productoras de eventos más importantes de Estados Unidos, recientemente tuvo una caída en el valor de sus acciones de más del 15 %.

La aparente y rápida solución hasta el momento ha sido organizar eventos que se transmiten vía streaming; los conciertos digitales cada vez son más populares, como fue el caso de "One world: Together at home", un evento organizado por Lady Gaga con el fin de recaudar fondos para organizaciones que trabajan para combatir el coronavirus. 

Con un cartel de lujo que incluía a The Rolling Stones, Paul McCartney, Billie Eilish, Bruno Mars, Lady Gaga, entre muchos otros, el concierto recaudó en total $127.9 millones de dólares. Los artistas no recibieron ninguna retribución económica por sus presentaciones, este tal vez es un lujo que se pueden dar algunos músicos, organizar o participar en eventos benéficos sin recibir dinero a cambio, tocar en transmisiones en vivo sin necesidad de recibir remuneración alguna, pero para los artistas independientes la situación es totalmente diferente. 

Sin festivales, conciertos o pequeños toques, hacer shows digitales ha sido una manera rápida de afrontar la crisis; nadie tenía en su calendario una pandemia y luego de varias ediciones de estos eventos vía streaming quedan algunos puntos para analizar. 

 

¿Qué reciben los artistas a cambio por este tipo de eventos?

La mayoría de conciertos virtuales son gratuitos, sin ingresos para los artistas ni sus equipos, sin la comercialización de las sesiones o toques en vivo estos se terminan convirtiendo en una alternativa para acompañar sus seguidores durante la crisis, más allá de mitigar el impacto económico de los artistas. 

Por ejemplo, para los artistas colombianos Nina Rodríguez y Nanpa Básico, la mayoría de sus ingresos son gracias a los shows en vivo, por esta razón el equipo que trabaja con ellos ha optado por fortalecer las acciones encaminadas a lo digital. Al respecto dice Jorge Jiménez, mánager de ambos artistas: “nuestra estrategia está dirigida a fidelizar a los fans, acercarnos a ellos generando más contenido; no parar de sacar música. Tratamos de tener al menos una canción mensual para mantener su expectativa siempre arriba. Además, estamos tratando de buscar algunos “venues” digitales de conciertos o festivales donde nos permitan cobrar boletería”. 

En el caso de Aterciopelados, la banda busca alternativas y opciones de negocio para generar otros ingresos, como fue el caso de la canción que se utilizó para la serie Los 90. “Tenemos como artistas dos principales ingresos, el primero es por parte de shows y la otra es lo que se puede lograr a través de streaming y la cuestión de derechos, pero en estos momentos la parte de conciertos es completamente incierta”, dice Humberto Calderón, mánager de la agrupación.

 

¿Cómo lograr que el contenido no se pierda entre un mar de transmisiones en vivo?

Cuando la cuarentena se comenzó a decretar en diversos países, las transmisiones musicales en vivo y desde casa, aumentaron. Los artistas, para acompañar a sus seguidores, compartían música, pero algunos no pensaron que esto se podría convertir en un arma de doble filo. 

Olivier Maligorne (Mánager de Crew peligrosos y Gettho Kumbé) explica también que todos los toques online que han hecho hasta el momento han sido gratis, pues todo el mundo lo está haciendo de esta forma; sin embargo, considera que este formato debe cambiar para que la industria de la música y de los creadores puedan sobrevivir a la pandemia.

Además de los conciertos o toques digitales, también está el tema de los streams en las plataformas, formato al que los músicos se han adaptado desde hace una década aproximadamente; sin embargo, ganar dinero a través del streaming no es una tarea fácil.

Según Digital Music News, uno de los portales más importantes para los ejecutivos de la industria musical hay que acumular muchas reproducciones para ganar dinero, por ejemplo, para el 2019 Spotify pagaba tan solo $0.00397 dólares por reproducción, Deezer $0.00624 dólares y Apple Music $0.00735 dólares.  

“Los músicos tienen una forma de promocionarse digitalmente, pero la monetización en el sector independiente es difícil, sabemos todos que por plataformas y por descargas logran facturar los grandes artistas, los mainstream.”, dice Ana Uribe, directora de Garra producciones que tiene 15 años de trayectoria en la industria. 

 

¿Y la calidad?

A la falta de retribución económica en conciertos digitales, la precariedad que devengan los artistas por los streams en plataformas, y la falta de políticas públicas para el sector, hay otro tópico que vale la pena analizar: la calidad, un factor que afecta tanto a quienes hacen parte de la industria cultural como al público. 

Algunos eventos digitales realizados a nivel internacional como "One world: Together at home" o nacional como “Colombia Cuida a Colombia” cuentan con el mismo formato, uno o varios presentadores son el hilo conductor de una transmisión que involucra a varios artistas, los cuales previamente han enviado sus respectivos videos interpretando una canción. 

Así que básicamente estos “conciertos digitales” son la unión de varios videos de artistas que, en su mayoría, interpretan solamente una canción y ambos eventos, a nivel nacional e internacional, han tenido puntos en común, como algunas presentaciones de baja calidad. 

Por ejemplo, en la presentación de Billie Eilish en "One world: Together at home", la artista no tenía micrófono y su voz fue casi imperceptible, este no es un caso aislado, porque también hay artistas que no cuentan con los equipos adecuados en su hogar y deben realizar sus grabaciones de forma rústica. 

¿Cómo afronta la crisis la escena independiente en Colombia?

Históricamente en Colombia la industria musical y cultural ha sido un sector fracturado, sin duda, la crisis generada por la pandemia es una de las más perjudiciales en años, pero también evidencia la falta de apoyo que ha tenido el sector durante décadas, como dice Coco, mánager de Puerto Candelaria “el sector musical y cultural siempre la ha tenido muy difícil en el país; se vive de crisis en crisis”, y en ese sentido los artistas siguen teniendo que arreglárselas con las uñas y tienen que competir en una industria monopolizada por la música comercial.

Algunos espectáculos como las 16 fechas programadas en México por Nanpa Básico; las 41 fechas de la gira mundial más grande y ambiciosa de Puerto Candelaria, y los 18 shows por Estados Unidos de Aterciopelados, entre muchos otros, fueron cancelados. 

Y como lo dice Jorge Jiménez, mánager de Nanpa Básico, Nina Rodríguez y miembro de la oficina De la Piña (casa de artistas como Esteman, Juan Pablo Vega y Soy Emilia) “ha sido un proceso muy complejo ya que la mayoría de los ingresos de los artistas tienen directa relación con los shows”.

Por esta razón los músicos y artistas en Colombia siguen adaptándose, buscando nuevas formas de conectar con su público y aunque no tengan retribución económica, siguen explorando sus niveles creativos para darle vida a nuevos productos. Desde una banda de clones hasta covers y tutoriales son algunas de las iniciativas que han hecho los músicos durante la cuarentena. 

 

Reacciones a la crisis: las iniciativas de los artistas en medio del ailsamiento preventivo
 

The Quarentins
(Dizee - Diego Cáceres) 

Diego Cáceres es teclista de The Mills, también tiene proyectos musicales en solitario y regularmente hace música para comerciales. En tiempos de confinamiento el artista creó The Quarentins, una banda de clones. 

“Una banda tocando pero que en realidad es la misma persona”, así es como Diego explica en pocas palabras su proyecto que consiste en que el artista hace la versión de una canción. Por ejemplo “All You Need Is Love!” de The Beatles, hace la producción, toca y graba los instrumentos para posteriormente convertir su hogar en una especie de set. 

Con la canción lista lo que sigue es grabar el video, para el cual realiza entre cuatro y cinco repeticiones, en cada una interpreta un instrumento diferente para que al final, con la magia de la edición, sea un solo corte con todos los músicos en escena, que en realidad es solamente una persona: Diego. 

El artista visual Andrei Pikieris es el encargada de editar y ensamblar el video final, de darle vida a esta banda de clones.

“Lo hago porque me emociona seguir haciendo música con show y todo, que la gente, al igual que cuando lo grabo, se emocione al verlo. Quiero que The Quarentins se sienta como un concierto, como una presentación, un grupo. Es una experiencia musical y visual, que también es muy importante, hay que hacer cosas que se vean novedosas”, comenta Diego.

 

Delfina Dib 

El día antes de declarar el simulacro de cuarentena en Colombia Delfina Dib grabó el capítulo final de su miniserie, una producción audiovisual de seis capítulos de aproximadamente un minuto de duración cada uno, y que tiene como eje una frase y un concepto imprescindible para la artista: “creer en nosotras mismas”, un mantra desde el feminismo y el arte que demuestra que la unión hace la fuerza. 

Esta miniserie fue una idea original para Instagram con la que Delfina quería compartir con sus seguidores otro tipo de contenido, que no fuera foto o video; también buscaba generar una mayor conexión con la audiencia, darse a conocer no solo como artista, sino como ser humano y, aunque los capítulos son cortos, en cada uno la artista muestra otras facetas de sí misma, como su lucha por los derechos de la mujer. 

“Soy Mujer” es el nombre del último capítulo de la miniserie, en palabras de Delfina “es el que más representa las cosas que me inquietan como artista, tiene que ver con el feminismo y con la militancia feminista, estoy intentando involucrarme en movimientos feministas para poder accionar y construir algo. Si soy artista y tengo una voz, subo al escenario, tengo el poder de tener un micrófono en mano y compartir cierta información, de eso se trata el mensaje que quiero dar en la serie: 'creer en nosotras mismas'”.  

Esta miniserie es una pincelada rápida para conocer más sobre Delfina Dib, la persona, la artista, la mujer que lucha a diario por defender sus derechos, su arte y que trabaja incansablemente para que su trabajo sea valorado. También fue el preámbulo para el lanzamiento de la canción “Mirarte”, que tiene un videoclip que fue rodado en su casa durante la cuarentena. 

 

LosPetitFellas 

Aunque la idea del Museo de la Testa no nació precisamente durante la cuarentena, sí se convirtió en un referente sobre la situación actual, una mirada en retrospectiva sobre la carrera de la banda, pero también sobre el papel de los músicos y los artistas en la sociedad. 

Cuando Nicolai Fella, líder y vocalista de LosPetitFellas, encontró en su biblioteca el libro “El Museo de la Inocencia” pensó que sería interesante hacer un museo de la banda, compartió la idea con los demás integrantes y así fue como se creó el Museo de la Testa, un espacio para que las personas puedan conocer las historias que hay detrás de las canciones y los discos de la agrupación. 

El Museo de la Testa es un recorrido por el 99 % de las canciones de LosPetitFellas, es también, un preámbulo para el lanzamiento de su próximo trabajo discográfico “777”, un álbum que va a estar dividido en tres capítulos y que según dice Nicolai “es un disco distinto, propone lugares más libres, más alegres, más positivos, menos complejos, más para la gente”. 

Esta iniciativa también se convirtió en una excusa para tener memorias en tiempos de cuarentena, para repensar el papel de los artistas, “nuestra intención como artistas es retratar el contexto en el que vivimos y creo que eso propone una lectura sobre el mundo en este momento. Como hay tanto afán, entonces todos tienen que leer y hacer un montón de cosas y si no lo haces, te faltaron ganas, todas esas expresiones para mí son como 'dejen de fastidiar'”, porque al final, dice Nicolai, “cada quien lidia con momentos tan difíciles como una pandemia como puede” y ellos como banda buscan acompañar a las personas con su música. 

Cada una de las piezas del museo fue publicada como si fuera una pieza de un rompecabezas, entendiendo las emociones de cada uno de los días, porque un lunes no es igual a un viernes, y hacerlo de esta manera era crucial para conectarse con las personas.

Con toda la situación actual Nicolai Fella cierra con una frase que le ronda la cabeza durante estos días de confinamiento: “las palabras se volvieron muy poderosas, ahora tenemos que tener más cuidado con lo que se escribe”.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por LosPetitFellas (@lospetitfellas) el

 

Telebit 

Las opciones para acudir a un estudio profesional eran cada vez más limitadas, así que la banda decidió hacer versiones, desde casa, de algunas canciones que han acompañado a sus integrantes a lo largo de su vida. 

Al enfrentar la cuarentena como ‘modo de vida’ Telebit tomó la iniciativa de hacer covers, de una manera muy rústica, aunque sus integrantes: Daniel Acosta, Felipe Rondón y Nicolás Zaldúa tienen en su casa algunos equipos para grabar, no se comparan con los que hay en un estudio. 

Esta es una idea que nace por el simple gusto de hacer música y como lo dice Daniel: “enfrentarse al reto de reinventar esas canciones que ya conocemos de una manera muy fácil y precaria pero con mucha actitud”. Aunque las grabaciones se realicen de manera rústica, tienen un proceso un poco más complejo al de sentarse y simplemente grabar: luego de que cada integrante realiza su parte, Javier Rodríguez, el ingeniero y productor de Telebit, es el encargado de mezclar los tracks, para brindarle a sus seguidores -en la medida de lo posible- la mejor calidad.

También, la banda quería salir de su zona de confort y por esa razón, hasta el momento, ha realizado covers de canciones como “Un Peso” de Bad Bunny o “Cariñito” de Rodolfo Aicardi

 

Pedrina

Desde antes de la cuarentena Pedrina se estaba preguntando sobre la interacción de los artistas musicales en redes sociales, teniendo como punto de partida su cuenta personal, y al analizarla se percató de que había fotos con una estética muy bonita, pero no tenía casi contenido musical, no con la frecuencia con la que quería compartirlo, así que cuando comenzó la cuarentena, ésta se convirtió en la ‘excusa perfecta' para lanzar “A Capela en Cuarentena”.

Al comienzo el formato consistía en realizar versiones a capela con algunas de sus canciones favoritas, de hecho desde antes del confinamiento la artista venía realizando algunos covers, pero encerrada en su casa decidió compartir a diario una canción con sus seguidores. Lo que comenzó con un formato simple: cámara y voz, comenzó a evolucionar, pronto Pedrina empezó a implementar una pista para acompañar la canción y ahora le da paso a una nueva etapa con artistas invitados. 

El formato de “A Capela en Cuarentena” inició como un proyecto rústico y simple, ya que en su hogar la artista no cuenta con equipos de alta calidad como en un estudio, tanto el audio como el video los grababa con su celular y transitaba cada rincón de su casa para encontrar un lugar en el que la acústica fuera perfecta. 

“Ha sido una experiencia linda de compartir música y me deja esa reflexión de que uno no necesita equipos costosos… ‘no es la flecha sino el indio’, uno a veces lo olvida porque estamos acostumbrados a tener muchas comodidades” dice Pedrina, para quien ha sido importante compartir música por gusto y estrechar lazos con otros artistas, como lo hizo en la canción “Estamos Juntos” que realizó en compañía de Diana Gameros y Cortuah

Para Pedrina la estética de un artista es muy importante y por esta razón ella es la que se encarga de editar los videos que hacen parte de su proyecto. “A Capela en Cuarentena” ya no sale diarimaente, pero cada uno tiene un significado especial para ella.

 
 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Pedrina (@holapedrina) el

 

Doctor Krápula 

Con el fin de apoyar la industria musical y cultural, Doctor Krápula se unió a varios medios y aliados para realizar el festival musical digital "Saldremos Adelante", una iniciativa para recoger donaciones con el fin de apoyar a "La Raza Que No Se ve”, un colectivo de personas que representa al personal que trabaja tras bambalinas.

Es decir, roadies, riggers, stagehand, productores, luminotécnicos, personal de staff, entre otros, que aunque no estén frente a la tarima son igual de importantes para que se puedan llevar a cabo los eventos y conciertos. 

“Al no haber conciertos ni presentaciones masivas, estas personas se han visto muy afectadas, aún más que los artistas, y queríamos buscar una manera de apoyarlos. Llamamos a nuestros amigos de bandas cercanas, desde Apolo7 hasta Alfonso André (Caifanes - Jaguares) o San Pascualito Rey (México), hicieron parte del festival”, dice Niko Cabrera, baterista de Doctor Krápula

Por ahora Doctor Krápula sigue haciendo música, sesiones en línea y tienen varios proyectos en mente para mitigar el impacto que ha tenido la pandemia en la industria musical colombiana. 

También, otras agrupaciones como Lika Nova, Margarita Siempre Viva, Piel Camaleón o Hermanos Menores, solo por nombrar algunas, han realizado a través de sus redes sociales tutoriales, versiones especiales de canciones o han sacado a la venta productos para mantenerse vigentes y no perder la conexión con su audiencia. 

En el caso de Lika Nova, sigue produciendo contenidos digitales y grabando las canciones que harán parte de su nuevo trabajo discográfico, “No hay mal que dure una vida” (2020), un nombre bastante acertado para la situación que vivimos actualmente. 

A través de sus redes comparten tutoriales de canciones como Se que fallé”, “Manos al fuego" oDónde quedó el amor", y aunque sueñan con volver pronto a las tarimas, por ahora seguirán haciendo sesiones musicales desde casa. 

Por otra parte Margarita Siempre Viva ha buscado recursos muy diferentes a tocar en vivo, porque si hablamos de bandas independientes cabe destacar que hay agrupaciones que ‘viven del diario’, de lo que les pagan por tocar una noche en determinado lugar, ingreso que evidentemente ahora no tienen.

La agrupación paisa retomó los tutoriales que comenzó a hacer hace un año bajo el nombre Tutorial Siempre Viva. Mateo Vanegas “Margaro” es el encargado de hacerlos y aunque confiesa que puede ser tedioso, considera que es una manera de seguir estableciendo conexión con la audiencia. 

También la banda se encuentra preparando una sesión en vivo de su más reciente trabajo discográfico “Letanías del Jardín” (2020), pues nunca pudieron tocarlo en vivo y con público, por esta razón quieren dejar un registro en vivo del álbum, además planean sacar algunos remixes del disco. 

Bandas como Piel Camaleón tienen la ventaja de que varios de sus integrantes son también familiares, y además cuentan con equipos en casa, así que por ahora la banda se encuentra creando y produciendo nueva música, canciones que harán parte de su próximo trabajo discográfico. 

También tiene un proyecto titulado Cuarentena Sessions con el que comparten con la gente algunas de sus canciones más destacadas, cada uno de los integrantes se graba por aparte y luego Daniel Moreno, vocalista y también ingeniero de sonido, mezcla el audio en una sola pista, mientras que su hermano Jacobo, bajista de Piel Camaleón, es el encargado de editar el video. 

Otros artistas han optado por crear un nuevo modelo de negocio a nivel digital, este es el caso, por ejemplo, de Puerto Candelaria y Hermanos Menores, quienes le ofrecen a los usuarios contenido diverso y creativo.

Puerto Candelaria

El equipo de la agrupación Puerto Candelaria dio un giro hacia la distribución digital y la generación de contenidos exclusivos para mudar al público de los conciertos a sus plataformas virtuales; eso sí, promoviendo la compra, la descarga, el consumo por streaming y las suscripciones o membresías que pueden dejar más ganancias.

Desde la disquera de la agrupación, también se han enfocado a componer, producir y grabar música para otros artistas, canales de televisión y productoras de cine buscando así nuevas oportunidades para aumentar los ingresos. “Al ser parte de las industrias creativas es el momento de poner en marcha toda esa creatividad; nosotros todo el tiempo estamos generando iniciativas, proyectos y siguiendo un poco las tendencias”, comenta Juan Felipe Arango, gerente general de la disquera independiente Merlín Estudios Producciones y mánager general de la agrupación Puerto Candelaria.

“Estamos comercializando conciertos virtuales pagos para teatros, cajas de compensación y empresas privadas, pues tenemos una oferta de presentaciones variada de 5 shows diferentes, de 8 producciones discográficas. A la fecha hemos vendido un par de shows y no hacemos eventos gratuitos, pues cuidamos muchísimo ese contenido monetizable porque entendemos que ahí están las oportunidades de los artistas”, comenta Juan Felipe.

 

Hermanos Menores

Para comienzos del 2020 la banda tenía planes ambiciosos, un festival y una gira que incluía un toque con una agrupación argentina; pero el coronavirus llegó y todo se tuvo que cancelar. Con Alejandro, uno de sus integrantes en Valledupar, y Juan Manuel, quien vive fuera del país pero tuvo que quedarse en Bogotá por la cuarentena, la banda sigue buscando nuevas formas para mantenerse vigente. 

Por ahora Hermanos Menores sacó a la venta alguna de su mercancía oficial con una particularidad, la mayoría de sus discos están disponibles en casete, su debut discográfico “Entonces ví dos medusas” (2016), “Inversión Interna De La Tibia” (2019), “Las Ciudades Devoran Pueblos” (2019), que también está disponible en CD, y el LP de su disco "Campoamalia" (2017). 

El proceso de la edición del casete de “Inversión Interna De La Tibia” (2019) se comenzó a realizar antes de la cuarentena, este disco se grabó a finales de 2019 y es la primera publicación que realiza la banda con Juan Manuel en la batería. Inicialmente la banda quería sacarlo en vinilo de 7 pulgadas, pero por problemas de dinero no se puedo hacer. 

Hermanos Menores decidió entonces hacer una inversión para sacar una edición especial en casete, cabe resaltar que la cinta fue duplicada en el taller de Daniel Piedrahita, guitarrista de la banda.  

Esta edición especial cuenta con una particularidad y es que originalmente el disco fue grabado directamente a la cinta de cassette, por esta razón para la banda era tan importante que su versión física fuera como la de grabación original, para capturar esa esencia porque según dice Daniel “es un disco agresivo y crudo y la mezcla conserva mucho de eso, además se grabó en bloque”.

Luego junto a la editorial El Futuro (de Rafael García, baterista de Espinosa) finiquitaron los detalles gráficos, el 13 de marzo los casetes estaban listos, pero el coronavirus evitó que se hiciera el lanzamiento adecuado, así que por ahora lo promocionan a través de sus redes sociales y en BandCamp, donde tienen un espacio dedicado a vender su mercancía, su música, su arte. 

 

Iniciativas para apoyar a la industria musical

Frente al incierto panorama a nivel nacional e internacional se han creado diversas iniciativas para ayudar a los artistas y a quienes hacen parte de la industria musical en general (profesionales de logística, iluminación, vigilancia, fotógrafos, staff, entre otros), algunas de estas iniciativas buscan incentivar la unión y el apoyo en tiempos difíciles.

  • Sweet Relief Musicians Fund: el fondo brinda asistencia financiera a todo tipo de músicos profesionales y trabajadores de la industria de la música que luchan para llegar a fin de mes mientras enfrentan enfermedades, pérdida de trabajo, discapacidades, problemas relacionados con la edad o la pandemia actual. A través de donaciones, los fondos recaudados se destinarán a médicos, alojamiento, ropa, comida y otros gastos vitales. Aquellos que deseen pedir ayuda deben llenar un formulario y subirlo aquí.
     
  • Bandcamp: esta tienda de música online ha promocionado fechas específicas para la compra de música renunciando a todos sus ingresos y permitiendo que las ganancias vayan directamente a los artistas. Entre los dos días que han gestionado a la fecha (20 de marzo y 1 día de mayo) recaudaron $11. 4 millones de dólares. Mientras el impacto continúa ya se fijaron dos fechas más para el próximo 5 de junio y el 3 de julio (el primer viernes de cada mes). ¡La invitación es a comprar música en esta plataforma y en esas fechas!
     
  • Spotify Music Relief: además de crear una nueva función para difundir campañas de recaudación de fondos en los perfiles de los artistas, la plataforma de streaming está trabajando en alianza con una lista en continuo crecimiento de organizaciones que ofrecen ayuda económica a artistas de todo el mundo. Con cada donación aquí, Spotify igualará el monto a las organizaciones aportando la misma cantidad, hasta llegar a un valor total de 10 millones de dólares en recaudación.
     
  • MusiCares Relief Fund: la Academia, mejor conocida por ser la organizadora de los premios Grammy, junto a su fundación benéfica han establecido un fondo de ayuda específico en tiempos de COVID-19 para ayudar a los artistas en la comunidad musical afectados por la pandemia. El fondo comenzó con un monto inicial de $ 2 millones de dólares y a la fecha ha recaudado más con otras donaciones de grandes empresas del mundo. Se puede encontrar más información aquí sobre cómo ser beneficiado.
     
  • Bandsintown: la plataforma de artistas y fanáticos ofrece a los músicos que se han registrado acceso gratuito a las herramientas de monetización de Twitch a través de suscripciones pagas y transmisiones. Twitch es una plataforma que ofrece un servicio de streaming de video en vivo para los amantes de los videojuegos, la música y otras artes.
     
  • Mixcloud: el servicio de transmisión de música está renunciando a su participación en los ingresos de cuentas “Select” durante los próximos 3 meses, dando a los creadores de canales el 100 % de las regalías. También están ofreciendo nuevas versiones de prueba extendidas de 3 meses de actualizaciones de cuenta pro que permiten activar “Select” a los canales ya existentes.

 

En Colombia

  • #LaRazaQueNoSeVe: es un colectivo de trabajadores de la industria de las artes y la cultura en Colombia (productores, músicos, actores, artistas y personal humano) que hoy se solidarizan con los afectados por el aislamiento obligatorio en el país que viven del día a día y que han perdido su trabajo. Para conocer más formas de cómo ayudar se puede revisar más información aquí
     
  • La Morada: un espacio de entretenimiento digital gratuito para ayudar a las más de 2.500 personas que hacen parte del grupo de apoyo de los artistas del país, quienes se han quedado sin el sustento diario. El objetivo es recaudar un mercado para cada familia. Hasta el próximo 21 de junio los colombianos podrán ingresar a www.lamorada.com.co y disfrutar de más de 300 horas de contenido y 12 horas diarias de programación para pasar la cuarentena desde casa y ayudar así quienes lo necesitan.
     
  • #LaMúsicaCura: Cusumbo, la productora caleña de shows en vivo, creó esta iniciativa para recoger fondos y así ayudar a músicos y artistas de Cali a pagar sus obligaciones. La idea es apoyar a quienes no tiene con qué llevar un sustento a sus hogares recaudando 150 millones de pesos, dinero que será administrado a través del programa Educambio en Cali. Quienes puedan realizar una donación lo pueden hacer aquí. Más información en las redes sociales de @CusumboColombia.

Por lo pronto los artistas deben adaptarse a la reinvención de los formatos, encontrar diversas maneras para distribuir su música, y lograr que el público no solo la consuma, sino que también la compre. Como ciudadanos y amantes de la música podemos apoyarlos, pero también es momento de repensar en las políticas públicas o más bien en la falta de ellas. 

Por el momento en Colombia el Gobierno Nacional a través del Decreto 475, firmado el pasado 25 de marzo, se comprometió a destinar $120.000 millones de pesos al sector cultural colombiano. La exministra de cultura Mariana Garcés, la Sociedad Colombiana de Actores (ACA), la Mesa Amplia por el Arte y la Cultura (MAAC), entre otros, expresaron la insuficiencia de la medida frente a la gran industria cultural del país.

Y aunque haya distintas maneras de ayudar a los artistas, desde escucharlos en plataformas de streaming hasta comprar su música o mercancía (merch), finalmente si la industria musical dependiera solamente de los ciudadanos o del público, la cultura y el entretenimiento solo la podría disfrutar un grupo selecto, aquel que tiene los recursos para entretenerse.

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'No me gustó'.