La celebración doble con I.R.A.

La legendaria banda punk de Medellín se unió al festejo soplando las velas de sus 35 años de historia.

Ya son 35 años haciendo punk. 35 años de denunciar la violencia, la miseria, la corrupción. I.R.A. es sin duda uno de los grandes referentes de esta escena en Colombia, tanto por el tiempo y lo recorrido como por la contundencia aún intacta de sus mensajes. Su repertorio, además, ha logrado ir pasando de generación en generación, alimentando el espíritu crítico, influenciando el nacimiento de nuevas bandas y hasta siendo un ejemplo de autodeterminación y de caminos alternativos al ponerse a cultivar sus propios alimentos, cuidarlos, cosecharlos y disfrutarlos. 

Cuando aún era un adolecente, David Viola y tres amigos se nutrieron de los vinilos y casetes de punk y metal que pasaban de mano en mano, para empezar a componer sus primeras canciones en guitarras acústicas. Los integrantes fueron cambiando, así como el significado de las siglas, que pasó de Ideas de Re-evolución Adolescente a Infexión Respiratoria Aguda. Finalmente con Mónica Moreno en la batería y  Duván Ocampo se concretó la legendaria alineación. 

Su presentación en el Concierto Radiónica 2020 arrancó con “Deambular”, seguida de “Insostenible” y de “En contra de ellos”. Desde el Teatro Pablo Tobón de Medellín se abrió la ventana a una trayectoria que ha dejado decenas de trabajos, giras por Sudamérica y Norteamérica y muchos pogos -quizás alguno se animó a armarlo en casa este sábado-. Vinieron luego otras descargas como “Under bar”, “Sin monopolios”, “Sepultados”.

En medio del concierto, Mónica se tomó el tiempo de rememorar la historia que une a I.R.A y a Radiónica. Agradeció al medio y festejó ese impulso que abre las puertas a los artistas nacionales; “Son patrimonio de este país”, afirmó. Luego continuaron con la descarga de punk con piezas como “Sin alma”, “La del Cangu” o “Mi punk amor” -que Viola dedicó a Mónica y que invitó a que todos dedicaran a quien quieren o a sí mismos. 

Con I.R.A hay pasado, pero no hay melancolía frente a este. Luego de tanto tiempo, sigue siendo una banda con presente, una agrupación que le canta sin filtros ni tapujos al día a día, a lo bueno y lo malo, a lo que es posible. En Radiónica también nos unimos a su celebración de los 35 años. Que sean muchos más, que venga mucha más música y muchos momentos para compartir. 

¿Qué te pareció este contenido?