"Siempre estamos atentos a escuchar al sector y hacer con lo que tenemos" IDARTES

La directora del IDARTES nos habla de cómo han reaccionado a la pandemia y de las estrategias de mitigación.

En marzo del año 2012 Bogotá fue declarada Ciudad creativa de la música por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). Con esto, la capital entró a hacer parte de una lista de alrededor de 30 centros urbanos que ponen a vibrar a sus habitantes con los sonidos que recorren sus calles. Una declaración que, hay que decir, obliga a generar una serie de estrategias, proyecciones e inversiones alrededor de la industria musical. 

Según la Cámara de Comercio de Bogotá, la capital tiene una participación dominante en la industria musical del país. La actividad de los espectáculos públicos de las artes escénicas -que incluyen conciertos- en esta ciudad abarca el 32 % del valor agregado nacional. Y aunque cada vez tiene una participación menor en el total nacional, en la capital se produce el 51 % del recaudo total del país en este tipo de eventos. 

Todo este movimiento se vio interrumpido por la llegada del coronavirus y el respectivo confinamiento, por lo que en Radiónica quisimos hablar con Catalina Valencia Tobón, directora del Instituto Distrital de las Artes (IDARTES) para entender cuáles han sido las acciones desde esta entidad, qué tipo de convocatorias se abren y qué pasará con políticas públicas tan emblemáticas como la de los Festivales al Parque.  

 

¿Cómo han buscado adaptar los estímulos a la actual coyuntura? 

Primero, nosotros migramos muy rápidamente a una plataforma virtual que es IDARTES en casa. Ahí estamos poniendo todos los contenidos para la ciudadanía, que es a lo que nos debemos también, no solamente al sector. 

En función del sector, salimos rápidamente con varias cosas: lanzamos una primera bolsa para contenidos virtuales desde todas las artes de mil millones de pesos. Al principio, cuando apenas comenzaba esta contingencia. Luego lanzamos también una bolsa de 800 millones de pesos con 200 estímulos, apoyos económicos para artistas adultos mayores en todas las artes y para justamente potenciar, no solamente la creación, la circulación y la memoria, sino también atender la contingencia del Covid. 

 

¿De qué manera estas acciones ayudarán a contrarrestar el impacto del COVID-19?

Hay dos líneas que buscan la mitigación del impacto. En música lanzamos nuestros festivales con dos propósitos: uno es que tendremos para la ciudadanía una programación de festivales virtuales, ya que no nos podemos encontrar en el espacio público y que estos son un patrimonio de la ciudad. Y en este sentido salió una bolsa de más de 2 mil millones de pesos, que es el presupuesto que tiene la gerencia de música para los Festivales al Parque este año. 

Ahí son varias cosas. Los nuevos estímulos reemplazarán y superarán en cantidad el portafolio contemplado originalmente. Se destinarán 416 millones de pesos para invertir en el acompañamiento a procesos de artistas y gestores de las localidades, las prácticas de la música y gestores territoriales. Otros 500 millones se usarán para la implementación de proyectos que estimulan la creatividad y el trabajo colaborativo, que ahora más que nunca es importante hacer estos trabajos en red. Y 400 millones de pesos para el Proyecto Reto.  

 

¿Qué es el Proyecto Reto?

El proyecto Reto es un nuevo proyecto que tenemos y que tiene como fin acompañar la reactivación y la sostenibilidad del sector desde la mirada del emprendimiento y las oportunidades de negocio que se puedan dar en este momento. Entonces son básicamente esas líneas. 

 

¿Esos estímulos fortalecidos son con presupuesto de los Festivales al Parque?

Todas las líneas que estamos lanzando justo ahora salen de Festivales al Parque, incluso enriquecido y favorecido por las conversaciones que hemos tenido con el sector: las Mesas de Música Nacional, las Mesas Distritales o el Concejo de Música. Todo lo que lanzamos es con esa interlocución, en donde ellos dicen ‘tenemos estas necesidades’. Y, claro, también mirando qué es lo que podemos hacer en medio de la contingencia.

Hay confusión a veces sobre la cantidad de recursos que tienen los Festivales al Parque y yo quiero decirle a la gente, de manera muy pedagógica y muy empática, que lamentablemente este año, por la crisis del COVID-19, muchos de los recursos que se usan para la producción de Festivales serán tanto para este fin como para la circulación y la creación. Pero otros recursos van a atender no solo a la música sino a todos los sectores de producción, porque la bolsa que tenemos desde IDARTES no solamente es para Festivales al Parque. 

Tuvimos además que dar gran parte de esos recursos, haciendo pedagogía para la Bogotá Solidaria en Casa, que es la bolsa en la que todas las entidades del Distrito y todas las Secretarías entramos a aportar para mitigar el impacto de la crisis. Ahí también hemos atendido a artistas que están en situaciones muy difíciles, hasta a veces con la Secretaría de Integración Social, con mercados y ayudas económicas. 

 

¿Qué pasará con los 25 años de Jazz al Parque?

Sí, este año tenemos los 25 años de Jazz al Parque y no nos podríamos ir con algo menor. Tenemos un presupuesto de 500 millones de pesos que serán destinados a la realización de Festivales al Parque en línea. La marca será el aniversario 25 de Jazz al Parque y será una celebración compartida. Con una inversión de 100 millones de pesos, vamos a revivir nuestros mejores momentos a través de un libro, de series web, de podcast y un compilado especial.

 

En lo que se refiere al Proyecto Reto que mencionaba, ¿qué tipo de propuestas están esperando que contribuyan a solucionar una coyuntura tan compleja?  

Es una pregunta muy difícil porque la reactivación de los espacios de encuentro tiene que ver con unas directrices nacionales. ¿Cuál es nuestra idea con el Proyecto Reto? Lograr que muchos agentes que hacen parte del sector, organizaciones sectoriales asociadas, músicos y sobretodo emprendimientos puedan tener una reactivación a través de estos estímulos. 

Básicamente la idea es hacer que las cadenas de valor de la música puedan tener una sombrilla. También es una apuesta nueva de IDARTES, porque entendemos que no solamente necesitamos atender a nuestros músicos, que son el corazón, sino a muchos agentes que hacen parte de esa creación, producción y circulación de la música.

 

¿Cómo se estructuraron y se dieron esos diálogos a los que hizo referencia anteriormente?

Nosotros tenemos unos consejos por área: Concejo de Música, Concejo de Danza, etc. Ahí tratamos de tener, en especial en esta administración, un diálogo muy acertivo y abierto con ellos. También hablamos con la Mesa Nacional de Músicos, con los músicos populares y hemos acogido muchas de sus propuestas. Propuestas que además no solamente estarán en función de esto que acabamos de lanzar, sino de la apuesta que tiene el IDARTES para este año y del Plan de Desarrollo.

Básicamente ese es el diálogo y lo que estamos tratando es tener espacios de conversación muy acertivos y muy abiertos con la comunidad musical, pero también con todos los sectores. Tenemos un Concejo de Arte, Cultura y Patrimonio en donde el Idartes participa y está muy activo. 

Por supuesto siempre estamos atentos a escuchar al sector y hacer con lo que tenemos, que no es tanto porque efectivamente hay una crisis que nos ha dejado con una reducción presupuestal a nosotros y a todos los sectores. 

 

¿Han tenido un diálogo con el Ministerio de Cultura para englobar la conversación alrededor de la crisis de la cultura a nivel Nacional?  

La verdad todo ese diálogo está dirigido a través a la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte, que es como nuestra entidad rectora. Desde IDARTES lo que hemos hecho muy activamente es pasar nuestras bases de datos de artistas que tenemos y hemos avanzado en un mapeo y en un sistema de información en el que hemos trabajado muy fuertemente. Precisamente esa era una de las falencias cuando llegamos a la administración distrital.

Creo que Bogotá siempre va dando pasos adelante, por la cantidad de personas y porque es una ciudadanía cultural muy activa y crítica. Es una maravilla tenerla. Estamos listos para el diálogo con el Ministerio de Cultura. Entiendo que desde la Gerencia de Música ya se empezó uno hace muy poco sobre cómo va a ser esta agenda para nuestro sector, pero estamos un poco a la espera de encontrar esos espacios con ellos. Realmente no ha sido fácil y entiendo que para el Ministerio tampoco.

 

¿Qué balance hace del golpe a la cultura? 

Es un momento muy difícil para el sector, no podemos negarlo. Nuestros equipamientos cerrados, nuestras galerías, nuestros teatros, todo cerrado… Efectivamente tenemos un tema importante que resolver. Pero yo creo que es importantísimo en este momento trabajar en el sector, en las instituciones y renovar muchas cosas que vienen con unos lenguajes muy antiguos. De hecho, en lo digital, nosotros desde el IDARTES no teníamos una plataforma lo suficientemente potente que pudiera hacer ver estas necesidades del sector. 

Nos hemos ido actualizando rápidamente, es un diálogo con todos con el fin de poder avanzar frente a muchos instrumentos de gestión, frente a muchos instrumentos de medir en qué está nuestro sector. No tenemos información lo suficientemente fuerte y potente para poder tomar decisiones de política pública importante y en eso estamos avanzando a gran velocidad. 

Por supuesto toca abrir un diálogo con el sector, realmente es un momento de empatía, de trabajo en conjunto, de trabajo en red, de fomento en red, de activar unas economías culturales y creativas, pero en función de un diálogo que nos permita pensarnos, no solamente desde la institucionalidad, sino la institucionalidad con los sectores y la ciudadanía. 
 

*(Esta entrevista fue realizada el 26 del mayo, por lo que ha salido a la luz más información sobre las acciones del IDARTES)

Visiten el especial completo dando clic en la siguiente imagen: 

¿Qué te pareció este contenido?