"Crecimos con rabia, pero esta se convirtió en un canal" Juan Carlos de Nepentes

La banda paisa se presenta el 14 de septiembre en el Concierto Radiónica 2013 en Medellín. "Gallina", su baterista, habló con nosotros sobre su expectativa de la presentación en 'la casa'.

Con planes de lanzar nuevo EP, la banda integrada actualmente por Juan Fernando Álvarez (Nano) en la voz, Juan Carlos Botero (JuanK) en la guitarra, Juan Carlos Sánchez (Gallina) en la batería y Krbass en el bajo, se presentará por segunda vez en el Concierto Radiónica.

Todavía no se conoce el nombre que tendrá su próximo trabajo, pero con la experiencia que les han dejado las giras internacionales, Nepentes explora una etapa en la que no se habla de evolución y de madurez, pero sí de composición y lírica. 

"Gallina" nos cuenta en esta entrevista el deseo de conservar el sonido básico, el bajo, batería y guitarra, y de lo importante que es ser parte del proceso en la construcción de un país mejor.

La presentación de Nepentes en el Concierto Radiónica 2013 será el 14 de septiembre en el Teatro Pablo Tobón Uribe de Medellín, allí compartirán tarima con Crew Peligrosos, Superlitio y The Clocks. 

Además de tocar las canciones que han marcado la carrera artística de Nepentes, la banda celebrará con Señal Radiónica sus 15 años de carrera musical y nos adelantan que seguramente el público escuchará temas inéditos. 

Lean la entrevista a continuación:
 

 

¿Qué significa para Nepentes ser parte del cartel del Concierto Radiónica 2013 en Medellín? 

Es un orgullo muy grande poder estar en el grupo de bandas que suenan en la emisora pública del país. Nos llena de orgullo que Señal Radiónica mire las regiones, también en Antioquia y en otros lugares del país estamos creando. Es muy importante que la emisora le dé a Medellín la posibilidad  de tener un concierto propio, porque la gente pensaría que Bogotá es el gran epicentro del evento, pero nos llena saber que se han descentralizado los contenidos de la emisora y que le hacen un reconocimiento a Medellín, una ciudad que tanto quiere a Señal Radiónica. La ciudad también ha crecido con la emisora, así como Radiónica ha crecido con Medellín.

Hicieron parte del Concierto Radiónica 2010 ¿Qué recuerdan de esa presentación? y ¿qué le ha pasado a la agrupación en estos 3 años?

Realmente tenemos recuerdos muy bonitos de esa presentación, fue la primera vez que tocamos en La Media Torta de Bogotá. Fue una tarde muy bella, hizo un clima muy especial. Ése día sentimos un poco de susto, era un ciudad diferente, pero compartimos con unas bandas hermanas muy importantes. El concierto de este año representa un volver, pero desde la casa. Este año vamos a estar con Superlitio, hermanos de Cali. En estos años, hemos podido comprender otro momento de la música, de lo que llaman la industria musical. Hoy lo entendemos de otra manera, tenemos otra forma de construir, de sostenernos, ahora tenemos un proyecto cultural y ha sido fundamental estar acompañados de Señal Radiónica. Nos hacen un reconocimiento y nos dan una oportunidad para estar nuevamente. 

¿Cómo surgió Nepentes, de qué hablaban las primeras canciones?

La nuestra es una banda de rock duro de barrio. Somos de la Comuna 3 de Medellín y este proyecto nació en un momento muy difícil de la ciudad. Pasábamos por un derramamiento de sangre muy profundo, algo que nos da mucho dolor recordar. En ese momento nos unimos cuatro jóvenes para cantar lo que sentíamos por la ciudad. No teníamos la intensión de hacer señalamientos o cuestionamientos, pero sí queríamos desahogarnos de la realidad que vivíamos en los años 90. Medellín todavía tiene rabia, y nosotros crecimos en una ciudad llena de desolación y desesperanza. Pero la rabia se convirtió en un canal que desde el hip hop y el metal nos permitió cantar la percepción que teníamos del mundo en ese momento.

¿A qué le cantaban cuando empezaron y a qué le cantan ahora?

En algún momento señalamos al Estado y a las instituciones como culpables de lo que le estaba pasando a ciudad. Hoy, Nepentes le canta no a los culpables, sino a las razones. Queremos entender el conflicto y las razones de la rabia. Hoy estamos buscando entender lo que le pasa al país. Hay temas de inequidad, de justicia social; el tema de la libertad, de la participación de los jóvenes en la construcción del país. Eso es fundamentalmente a lo que le cantamos hoy. Queremos animar a los jóvenes para que entiendan que es necesario participar en las decisiones y en la cosntrucción de un nuevo país desde la educación, la ciencia, la tecnología, la innovación, desde la cultura. Los jóvenes hoy somos responsables de nuestro futuro, no puede estar ni el presidente Santos ni en Uribe. Este sentimiento está en los jóvenes, en los conciertos, en las letras. Tenemos que permitirnos estar en la transformación del país y por eso Nepentes hoy le canta a eso, a empujar, estimular la búsqueda de razones y no de culpables. 

¿Qué hizo Nepentes  para encontrar un lugar propio en la escena nacional? 

Nosotros en algún momento teníamos la banda simplemente como un parche. Cuando empezamos lo vimos como un pasatiempo, por razones que tienen que ver con la vida de cada uno, sobre todo Nano (vocalista) que trabajaba con Juanes, y yo que en ese momento estaba en mi período universitario. Los demás tenían sus obligaciones personales y no teníamos un disco grabado. A cualquier lugar que llagábamos nos exigían tener un disco. Vivimos muchos años así, y el algún momento, en el 2006, decidimos apostarle a una organización, a organizarnos alrededor de una empresa. Era importante tener un representante, un coordinador de la parte administrativa, de la parte de comunicación y así empezamos a organizarnos, a tratar de producir audiovisualmente contenidos para la banda, es decir, documentales, vídeos; empezar a narrar nuestra presencia en las ciudades y en los barrios, hablar de la visión política que tiene la banda. Y así comenzamos a reflejar la participación de la banda en la organización interna y eso nos ha permitido tener giras internacionales, tener rotación en la radio pública y privada, en medios alternativos, y posicionarnos en la música comercial. Todo eso se hace con mucho esfuerzo; el dilema es saber para qué sirve tener una banda hoy en Colombia y qué nos genera eso a nosotros como seres humanos. Cuáles son esas riquezas del alma que nos deja hacer música hoy. 

Estuvieron en Cuba.  ¿Qué les dejó esa experiencia a nivel personal y profesional? 

Nosotros hemos sido una banda con una tendencia política fuerte y profunda. Llegamos a conocer un país con una historia que nos permite entender a Colombia y a Latinoamérica a través suyo. Llegamos a aprender. En ningún momento llegamos a justificar ni a tomar posición de lo que pasa o deja de pasar allá. Simplemente fue un aprendizaje enriquecedor en una isla con una riqueza cultural enorme, con una historia, con un presente y futuro del que también serán ellos mismos los responsables de construir, pero alrededor de los temas políticos, de transformación, de economía y de justicia social, también tuvimos aprendizajes. Entendimos parte de la historia de nuestro continente, de socializarlo con la gente, con los artistas, con esa gran riqueza patrimonial y cultural que tiene Cuba. 

Vimos cómo los cubanos cuentan desde su posición y visión lo que piensan del continente, lo que sienten frente al modelo de desarrollo que está llegando hoy a Latinoamérica y de lo que pasa en países como Venezuela, Nicaragua, Ecuador, Perú y Colombia. También observamos lo que pasa con la música cubana, porque allá hay mucho rock. Uno siempre se va pensando en que va a encontrar son cubano, salsa y otros tipos de ritmos del Caribe, pero nosotros no encontramos solo  eso; encontramos muchas bandas de metal, de punk, hay mucha gente que está haciendo música. 

También nos quedaron muchos recuerdos que nos duelen. La realidad allá es difícil para algunas personas. El concepto de libertad se desdibuja mucho y eso también fue importante vivirlo, para empezar a valorar con mucho más amor lo que nosotros vivimos en Colombia, pese a las dificultades sociales que vivimos.

Y en cuanto a la academia musical...

Tuvimos la posibilidad de estar en algunas escuelas, con algunos maestros y agrupaciones de perfil internacional bastante amplio. Estuvimos en algunos conciertos con bandas que nada tenían que ver con nuestro género y compartimos con grandes maestros de la música cubana. Les hablamos de lo que sentimos con lo que pasa en la escena musical colombiana. Ellos definitivamente son una potencia alrededor de la creación musical  y tenemos mucho que aprenderles. El tema de la disciplina es una fortaleza grande que tienen, además de las oportunidades académicas para potenciar la formación musical.
 

 

¿Qué otros países incluye este proceso de internacionalización de Nepentes? 

Hemos estado en Cuba, Ecuador, Panamá, y ya estamos preparando nuestra ida a Chile, lo que nos tiene muy contentos. Tenemos muchas ganas de llegar a México. Y en este momento también estamos planeando nuestra gira al interior del país.  

Y a nivel musical, ¿en qué trabajan en este momento?

Estamos desarrollando un nuevo EP, un trabajo con 3 canciones que también llegarán a la radio próximamente. Son canciones en las cuales no perdemos los patrones cívicos de a banda; nosotros no hablamos de evolución ni de madurez, queremos conservar el sonido básico, el bajo, batería y guitarra, pero sí creo que es importante, alrededor de la lírica, empezar a tocar temas que tengan que ver con quizá el post conflicto.

Nosotros somos una banda que apoya de manera firme el proceso de paz en la Habana y creemos que podemos llegar a acuerdos entre las Farc y el gobierno. El país va a llegar a un nuevo momento y la inversión militar va a tener que bajar y la inversión social se va a tener que incrementar. Es desde la música y desde el arte donde nosotros tenemos escenarios para construir un nuevo país.

También, nos estamos enfocando mucho en escribir para entender un nuevo momento, que posiblemente llegará con un proceso de paz que nosotros celebramos teniendo como referencia a nuestros hijos. Tanto Nano, como Juan Carlos, nuestro guitarrista, son padres de familia que queremos que los niños vivan en un país diferente al que nos tocó a nosotros, un país donde se pase la página de la violencia, y desde las mismas canciones queremos que los niños entiendan que queremos pasar la página de la destrucción para que ellos vivan en un país diferente.

¿Qué pueden esperar los radiónicos de Medellín de su presentación en el Concierto Radiónica el 14 de septiembre?

Un concierto con toda la energía, con una cercanía con el público que se da en el marco de los 15 años de la banda. 15 años no se cumplen todos los días y los vamos a celebrar con Señal Radiónica. Tendremos canciones de todos los momentos de la banda y quizá lanzaremos algo nuevo. También estamos preparando un show muy enérgico y de mucha fuerza y potencia para celebrar con Señal Radiónica en la casa. 

¿Muchas bandas dicen que el público de Señal Radiónica es diferente, especial. Nepentes sintió lo mismo en su presentación del 2010?

Sí, Señal Radiónica va más allá de la música y le enseña a la gente a escuchar la música; ahí la emisora cumple un papel pedagógico muy importante, porque es capaz de montar varios ritmos en un solo escenario y seguramente hay gente que irá a ver a Superlitio y no le gusta Nepentes, pero se dará cuenta de que hay una curaduría importante. Podrán entender por qué estamos ahí participando. El Concierto Radiónica es muy diferente a otro tipo de conciertos y de organizaciones que promueven la cultura y los espectáculos. No es solo un concierto, sino una manera de entender la música y disfrutarla; permitirse la convivencia durante el show y conocer la calidad de cada uno de los procesos alrededor del país. 


nepentes.net

¿Qué te pareció este contenido?