[Reseña] 'X-Men: Dark Phoenix'

Se estrenó la nueva entrega de la saga X-Men y al parecer no le fue tan bien. ¡Les contamos!

[Alerta Spoilers]

Dirigida por Simon Kingber, guionista de ‘X-Men: Apocalipsis’ y ‘X-Men: Días del Futuro Pasado’, esta nueva entrega se convierte en el cierre de la accidentada franquicia que inició en 2011 con ‘First Class’.

En ‘Dark Phoenix’, Kingber nos lleva de nuevo a la década de los 90 para contar la icónica historia de la transformación de Jean Grey en una de las fuerzas más poderosas del universo: Phoenix. Es importante recordar que esta entrega está basada en la saga del mismo nombre escrita por la leyenda de la industria Chris Claremont e ilustrada por el artista John Byrne en 1980, y que es uno de los arcos más conocidos de los X-Men. En esta historia, Jean Gray se transforma en una fuerza que ni siquiera su familia mutante puede comprender poniendo en juego la supervivencia de humanos y mutantes, y fracturando al equipo.

Este se convierte en el segundo intento de adaptar esta saga al cine después de ‘The Last Stand’ de 2006 y que curiosamente también cerraba con nota baja la primera franquicia que iniciaba 20th Century Fox en el año 2000.

Es lamentable pero ‘Dark Phoenix’ llega después de varios retrasos y cambios en post producción. Originalmente Fénix (en español) fue conceptualizada con una clásica estética de fuego para la película, pero fue renovada en post-producción para parecer más cósmico. También el rodaje fue rodeado de rumores en torno a su casting y la imposibilidad de determinar el tipo de Fénix que querían representar en la película. Esto sumado a la tediosa necesidad de extender la presencia del personaje de la actriz Jennifer Lawrence, Mystique, a la que trataron de darle un protagonismo que no tiene en los cómics. Estos problemas se fueron apilando hasta llegar a su clímax en ‘X-Men: Apocalypse’.

El resultado es una película agotada, casi de trámite en la que los realizadores cumplen con el arco prometido de ‘Dark Phoenix’ pero que, de nuevo como en la entrega anterior, falla en capturar el espíritu del personaje, su importancia e impacto para el universo de los X-Men.

A lo largo de la película vemos una serie de sucesos sin ritmo, con personajes planos y cuyo conflicto es tan frágil que parece ausente por momentos, complementados por escenas de acción que a pesar de contar con grandes efectos especiales no logran generar el asombro de otras entregas.

‘X-Men: Dark Phoenix’ cierra de esta forma una saga de cuatro películas, que se venden como siete con la línea de tiempo alterna, y que solo logra complicar aún más el ya cuestionable legado de X-Men en el cine. Se siente como un cierre sin ganas que deja la casa en orden para que Marvel retome desde cero en el MCU. Ya veremos.

Calificación: 2.5 / 5

¿Qué te pareció este contenido?