El final de Parásito explicado por su director: Bong Joon-ho

Con 6 nominaciones a los Premios de la Academia, Parásito se convierte en una de las películas más aclamadas de la temporada.

En mayo de 2019 Parásito se estrenó durante el Festival de Cannes y fue galardonada con la Palma de Oro, convirtiéndose así en la primera película coreana que ha recibido este importante premio. 

Ahora se prepara para competir en la edición número 92 de los Premios Oscar con seis nominaciones en las categorías de Mejor película, Mejor director, Mejor guión original, Mejor película internacional, Mejor montaje y Mejor diseño de producción. 

Parásito le ha dado la vuelta al mundo entero y más allá de una película se ha convertido en una reflexión sobre el modelo socioeconómico actual, pues hace una comparación entre las clases altas y bajas, y como bien lo dice su título finalmente esta se convierte en una relación de ‘parasitismo’. 

En este filme vemos cómo la familia Kim intenta sobrevivir mientras que vive en un sótano, ninguno de los miembros de esta familia tiene un trabajo estable y doblar cajas para pizza es la única forma que encuentran por el momento para tener un ingreso monetario. 

Por recomendación de un conocido Gi Woo, el hijo mayor de la familia Kim comienza a dar clases particulares a domicilio a Da-hye, una joven adinerada perteneciente a la familia Park, poco a poco todos los miembros de la familia Kim se van instalando en la casa de los Park, luego de cometer algunos actos anti éticos. 

Aunque pertenecen a dos mundos totalmente opuestos, ambas familias comienzan a tejer una relación dependiente que tendrá como resultado un desenlace bastante lamentable para ambas familias, pues ambos pierden seres queridos de su núcleo familiar. 

Así es a grandes rasgos Parásito, la obra maestra de Bong Joon-ho que ha estado en el radar cinematográfico tanto de la crítica como del público, y aunque su final pueda parecer obvio, muy alejado de la estética hollywoodense, su director ha explicado las razones para que este fuera el desenlace de la película. 

Durante una entrevista con el medio de comunicación Vulture, Bong Joon-ho habló sobre el final, y explicó por qué realizó el final de esta manera: “Tal vez si la película hubiese terminado cuando se abrazan y funde a negro, el público hubiesen imaginado, “Oh, es imposible comprar esa casa”, pero la cámara baja al semisótano. Es bastante cruel y triste, pero pensé que era real y honesto con el público. Tú lo sabes, yo lo sé, todos sabemos que ese chico no podrá comprar esa casa. Tan sólo sentí que la honestidad era lo correcto para la película, aunque sea triste”.

Esta es la explicación que ha dado Bong Joon-ho sobre el final de Parásito, un desenlace crudo, desgarrador pero real, es como un “tiro de gracia” dice el director, una muestra de lo difìcil y hasta imposible que suele ser progresar con el modelo socioeconómico actual.

Por otra parte el director presentará ahora Parásito en formato blanco y negro, la película se proyectará en selectas salas del mundo, en el Festival Internacional de Cine de Róterdam, en el Walter Reade Theater de Nueva York y en el Egyptian Theater de Los Ángeles.

“Estoy sumamente feliz de presentar Parasite en blanco y negro y poder proyectarla en pantalla grande. Será fascinante ver cómo la experiencia de visionado cambia cuando una película idéntica se proyecta en blanco y negro. Ya he visto la versión en blanco y negro dos veces, y por momentos el filme parecía más una fábula y me daba la extraña sensación de que estaba viendo una historia de los viejos tiempos”, dijo Bong Joon-ho.

¿Qué te pareció este contenido?