James Bond: Daniel Craig se despide con el trailer de No Time to Die

Luego de 14 años en el papel de su carrera, con el estreno de No Time to Die, Daniel Craig cuelga el smoking para siempre.

Cuando la productora Eon anunció en 2005 el casting de Daniel Craig como el nuevo rostro de James Bond, luego de la interpretación de Pierce Brosnan en Goldeneye (1995), Tomorrow Never Dies (1997), The World is Not Enough (1999), y Die Another Day (2002), los fanáticos de la saga no se hicieron esperar con su descontento sobre la noticia, argumentando la relativa poca experiencia actoral de Craig y las diferencias físicas del actor con el personaje como lo concibió Ian Fleming y como había sido representado desde 1962, con la actuación de Sean Connery.

14 años después, el legado de Craig en el papel habla por sí solo. Además de ser el protagonista en las dos de las películas más recaudadoras de toda la serie, Casino Royale (2006) y Skyfall (2012), su paso por la franquicia causó una resignificación del icónico personaje, más aterrizado, frío y calculador, luego de varios años en los que los villanos caricaturescos, los gadgets imaginativos y las narrativas de proporciones apocalípticas se convirtieran en algo constante.

En Casino Royale, tercera adaptación cinematográfica de la primera novela de la serie que Fleming escribiría en 1953, Craig interpreta a un James Bond joven, con poca experiencia, que es más músculo que mente y que apenas acaba de conseguir su doble 0, su licencia para matar. Esto lo hace mucho más peligroso tanto para sus contrincantes, Mads Mikkelsen como Le Chifre, como para sus superiores del MI6 representados por M (Judi Dench).

Luego del resonante éxito de Casino Royale vendría Quantum of Solace (2008), que aunque no sería tan bien recibida por la crítica o por los fanáticos, reforzaría la caracterización de Daniel Craig en una representación actoral difícil de lograr, la de mostrar ira, odio o dolor con un rostro que a momentos pareciera inexpresivo. Lo anterior le daría pistas al director Sam Mendes para explorar la historia trágica tanto de James Bond como de M en la que puede ser la película más personal de toda la serie, Skyfall (2012), en donde adicionalmente volverían a aparecer personajes clásicos como Q (Ben Wishaw), Miss Moneypenny (Naomie Harris) y un nuevo M (Ralph Fiennes).

Tres años más tarde, Mendes seguiría por el camino de unir la historia reciente de James Bond con su legado de más de 50 años al reintroducir al villano más icónico de toda la serie, Ernst Stavro Blofeld, interpretado por Cristoph Waltz en Spectre (2015). Este nombre representa a la organización malévola de la que hace parte Blofeld y que se revelaría, estuvo detrás de todos los villanos y hechos nefastos ocurridos desde Casino Royale.

Luego de varios retrasos en los que influirían el lugar de una de las compañías productoras después de la finalización del contrato entre Sony y MGM junto a Eon, y varios posibles directores que se apartaron del proyecto, como Denis Villeneuve y Danny Boyle, el próximo año podremos ver la que será la última aparición de Daniel Craig en el papel más importante de su carrera, después de que anunciara su retiro luego del estreno de Spectre. 

En No Time to Die (2020), dirigida por Cary Joji Fukunaga (True Detective, Maniac) y que cuenta entre su talento en la escritura del guión a Phoebe Waller-Bridge (Killing Eve, Fleabag), veremos la que parece ser una historia bastante oscura, en donde un nuevo villano interpretado por Rami Malek (Mr. Robot, Bohemian Rhapsody) buscará desenterrar secretos del más reciente interés amatorio de James Bond, la doctora Madeleine Swann, interpretada por Lea Seydoux, quien regresa después de su aparición en Spectre, al igual que el reparto principal de esta película. Adicionalmente podremos ver por primera vez en la serie a las actrices Lashana Lynch (Captain Marvel) y Ana de Armas (Blade Runner 2049). 

No Time to Die tendrá su estreno el 2 de abril de 2020.

¿Qué te pareció este contenido?