“El año del descubrimiento”, la peli premiada por Radiónica en el BIFF

Una representación de diversas visiones y realidades de la lucha por la dignidad humana de las últimas décadas.

En el marco del Bogotá International Film Festival, evento al que RTVC se sumó por segundo año consecutivo, junto a sus plataformas y canales de comunicación, Señal Colombia, Radio Nacional de Colombia, Canal Institucional, Señal Memoria, RTVCPlay y Radiónica, se llevó a cabo una fuerte labor por apoyar la divulgación de eventos nacionales que hacen parte del patrimonio fílmico del país, a través de distintas actividades.  

Paneles programados, charlas académicas, masterclasses, y reconocimientos, fueron algunos de los puntos que se hicieron visibles durante siete días en los que el séptimo arte fue protagonista.

Con el objetivo de apoyar y fortalecer los talentos emergentes, el comité del Premio Radiónica de la Juventud, decidió ofrecer reconocimiento especial a la película que más resonara con las preocupaciones y perspectivas del público joven y arriesgado.

Quince películas fueron las seleccionadas para participar en el proceso de deliberación; sin embargo, solo una de ellas fue la elegida para llevar el título de “Película del Año” dentro del BIFF en su versión número seis: “El Año del Descubrimiento”, del director Luis López Carrasco. 

Para quienes no conocían la historia, Cartagena (España) ha sufrido dos crisis fuertes en su historia: la de 1992 y la del 2008. Dos momentos marcados por el desempleo, el conflicto, y la violencia, que desde entonces deteriora el futuro de esa España en la que nació y aún reside el director. “Con esta película yo quería  conectar estas dos crisis a través de recuerdos y experiencias; que estuvieran contadas por distintas personas que comúnmente visitan el bar, es literal estar dentro de este lugar escuchando esas historias”, cuenta Luis López.

El bar, como se conoce en España, es un lugar para ir a tomar café, té y algún licor fuerte con el objetivo de entrelazar historias con los asistentes, allí se realizan tertulias de nunca acabar. Los temas de amor, desamor, tristeza y regocijo, son apenas la punta del iceberg, pues la religión, el fútbol y la política, se toman de lleno las mesas y permiten el conocimiento y la réplica de estas historias como las que se reflejan en la película.

“Cuando yo era más joven, asistía a un bar de una zona un poco marginal, me gustaba porque allí se juntaban diversos tipos de personas: funcionarios del museo, prostitutas, policías, familias, diferentes generaciones, etc. Cuando uno va a un bar, parece que es un espacio semipúblico donde incluso cuentas cosas que no te atreves a contar en casa. Eso era lo que yo intentaba recoger. Hay algo del ágora en este lugar de discusión donde, te salva de la política, o te permite hablar de política”, explica el director. 

Las realidades contemporáneas se hacen visibles dentro de este ajeno pero propio escenario social, económico y cultural que nos visita en forma de película y muestra una radiografía real de esa España de hace dos décadas hasta hoy, una que es casi idéntica a la de varios países del mundo. 

Finalmente, fue la quema del parlamento en Cartagena (España), lo que motivó a Luis López Carrasco a indagar más en la memoria de su país y contar una realidad que ataca a millones de personas a diario, esto en “El Año del Descubrimiento”.

¿Qué te pareció este contenido?