Literatura siria contra el olvido

“No soy musulmán, tampoco cristiano, druso o judío, mi religión es el amor”. Una reseña del libro “Sofía o el Origen de Todas las Historias” del autor sirio Rafik Schami.

Diferentes historias entrelazadas entre sí, desde los años 30 de siglo XX hasta 2011, en Siria, Líbano, Alemania e Italia, crean un catálogo de relatos que evidencian la fragilidad de la vida y la fortaleza del amor como respuesta ante la muerte y el olvido. Así se podría describir “Sofía o el Origen de Todas las Historias”, del escritor sirio Rafik Schami.

“Si te marchas, no regreses, pues tu lugar se va contigo”.

La historia del libro se concentra en Salman, un joven sirio que debe huir a Europa a finales de los años 60 por su activismo político. 40 años después, habitado por la melancolía y sus respectivos fantasmas, decide regresar a casa. En el texto, además de Salman, una serie de personajes, entre ellos Sofía, la mamá del protagonista, nos cuentan las diferentes historias de Siria, desde sus legados hasta sus propios imaginarios, algunos de ellos vestidos de sueños e ilusiones.

“En el atrevimiento se halla la salvación frente a la muerte”.

La extensa cronología del libro nos ubica ante diferentes momentos de la compleja historia de Siria. En medio de esos fragmentos del tiempo, diferentes tradiciones, sensibilidades, pensamientos y sueños se atraviesan en el libro proyectados en seres humanos que nos recuerdan que los problemas de los sirios son los problemas de toda la humanidad, y que tanto en nuestros defectos como en nuestras virtudes nos parecemos, más allá de nuestra procedencia, origen, raza o religión. Sí, somos una sola humanidad.

“El amor significaba rebelarse contra la muerte”.

Rafik Schami, desde mi pasión como lector, debería ser el próximo premio Nobel de Literatura. “Sofía o el Origen de Todas las Historias” nos identifica en la universalidad del horror, pero también nos recuerda el poder del amor y del afecto como respuesta a la muerte. Sin duda, uno de los mejores textos que he leído en la presente década. 

“No tienes que buscar a nadie, sino abrir tu corazón”.

¿Qué te pareció este contenido?