Foto:  Molly Belle en Unsplash

Honduras busca blindar su ley contra el aborto

"Escudo contra el aborto en Honduras" es el nombre de la iniciativa que fue presentada el pasado 11 de enero.

Antes de 1997 el aborto en Honduras era permitido por razones terapéuticas, eugenésicas y jurídicas; sin embargo, a partir de ese año los artículos que lo permitían fueron derogados y también se estableció una pena de 10 años de cárcel para las mujeres que interrempuieran el embarazo. 

Así las cosas, hoy por hoy, Honduras hace parte del grupo de países más restrictivos en cuanto al aborto en todo el mundo, puesto que ni siquiera contempla la interrupción del embarazo si la madre se encuentra en peligro. 

Pero esta ley no ha hecho que el número de abortos en el país centroamericanos haya bajado, al contrario, los abortos clandestinos han aumentado y como consecuencia las vidas de las mujeres también se encuentran en peligro. 

Según un informe publicado en el año 2019 por Human Rights Watch titulado “Honduras. Las dramáticas consecuencias de la prohibición del aborto”: “La prohibición total del aborto hace que sea imposible saber cuántas mujeres y niñas se han practicado un aborto en Honduras. Según estimaciones de una organización no gubernamental hondureña, cada año se realizan entre 50.000 y 80.000 abortos. Investigaciones confiables indican que la existencia de leyes restrictivas y sanciones penales no disminuye la incidencia del aborto”. 

El informe presenta entrevistas de varias mujeres que se enfrentan a las radicales leyes, entre estas mujeres que han tenido que ir a la cárcel por presentar abortos espontaneos o quienes han tenido que dar a luz los hijos de sus violadores. En el año 2018 el diario El País publicó "Entre rejas por abortar en Honduras" un reportaje con los casos de tres mujeres en cárcel por haber abortado, aún cuando no sabían que estaban en embarazo. 

Teniendo en cuenta el peligro que corren las mujeres en Honduras, hace más de 20 años las organizaciones feministas han llevado acciones para despenalizar el aborto aunque sea por causales (cuando peligra la vida y la salud de las mujeres y en casos de violación sexual) sin embargo, esas propuestas no han llegado lejos. 

El pasado jueves 21 de enero, se aprobó en el congreso un proyecto de ley que busca endurecer, aún más, esa ley. Se trata de una reforma de la Constitución que blinda la prohibición absoluta del aborto que ya existe en el país, esto quiere decir que se evitaría que el aborto pueda ser legalizado en el futuro en Honduras. 

"Escudo contra el aborto en Honduras" es el nombre de la iniciativa que fue presentada el 11 de enero por el Vicepresidente del Parlamento hondureño, Mario Pérez, diputado del Partido Nacional.

Según el Vicepresidente del Parlamento: “esta reforma surge por la ola de reformas constitucionales en países de América Latina, impulsados por gobiernos de izquierda dirigidos a legalizar el aborto, como sucedió en Argentina recientemente, y eso no se puede permitir en Honduras”

Hay que recordar que Honduras tiene una de las tasas más alta de embarazos adolescentes en América Latina, donde uno de cada cuatro partos es de una menor de 19 años, según la ONU. Así que mientras una buena parte del país celebra, no son pocas las organizaciones feministas que declaran la decisión como un retroceso. 

“El aborto ya está totalmente criminalizado en el Código Penal. La modificación de este artículo haría que cualquier discusión en torno al aborto sería inconstitucional, así como cualquier opinión que pudiera presentar la CorteSuprema de Justicia relativa a este tema. Se está atacando la libertad de debate y clausurando que pudieran existir otras conciencias alrededor de las maternidades en Honduras” explicó Nessa Medina, activista feminista hondureña e integrante de la Plataforma Somos Muchas, al portal LatFem 

 

¿Qué te pareció este contenido?