¿Cómo educar en tiempos del Coronavirus?

Muchos profesores, alumnos y padres de familia no saben cómo enfrentar el modelo de educación virtual.

La decisión de suspender clases tanto en universidades como en colegios fue una de las primeras medidas implementadas en los países que confirmaron el virus. Si bien como portadores los niños no suelen presentar mayores complicaciones y salen adelante con facilidad, al igual que los jóvenes el excesivo contacto con objetos y personas los convierte en potenciales transmisores del COVID-19, propagadores del virus en potencia. 

En el caso de Colombia la medida tomó por sorpresa a docentes, muchos de ellos no habían hecho uso de herramientas digitales en sus procesos pedagógicos, y las nuevas dinámicas exigen nuevos retos, uno de ellos -quizá el más importante- captar la atención de sus alumnos, quienes probablemente tengan a su alrededor más de una distracción. 

Del otro están los estudiantes y padres de familiam quienes tampoco entienden muy bien en qué consiste este nuevo modelo educativo, muchos se preocupan porque su acceso a internet es reducido o porque no tienen suficientes computadores en casa para teletrabajar en el caso de los padres y estudiar en el caso de los menores y adolescentes. 

La tecnología será la mejor aliada en esta época de cambios y nuevas rutinas. Pero no todos estamos tan actualizados y preparados como quisiéramos para afrontar lo retos que esto exige, por eso algunas instituciones se han tomado más tiempo con el fin de conocer nuevas herramientas, capacitar a profesores y alumnos, y encontrar la forma más efectiva de dar continuidad al año escolar. 

Centros educativos que por años se han dedicado a la educación en línea han sido de gran importancia en estos días,  y aunque afirman que lo ideal sería poder capacitar a estos profesores con mucho tiempo para que puedan entender las nuevas dinámicas, son consientes que en este momento de contingencia se debe ayudar de la forma más ágil posible.

Albert Sangrá es catedrático de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC (Universitat Oberta de Catalunya) y uno de los expertos que está colaborando a nivel mundial para que tanto alumnos como profesores empiecen a entrar en este nuevo proceso educativo, por eso ha creado un decálogo para estudiar online en tiempos de coronavirus: 

1. Selección del sistema y las herramientas de trabajo más adecuadas

Es importante tener en cuenta la edad de los alumnos, pues de ello depende la facilidad que tengan para usar la plataforma, también es importante preguntar qué dispositivos usarían y buscar una compatibilidad con los mismos. Si puede realizar un tutorial, hágalo, eso facilitará el acceso. Desde el Ministerio de Educación se recomiendan algunas plataformas que pueden servir, estas las encuentran en el proyecto Aprender Digital. Contenido para todos.

2. Organización del alumnado

No solamente se debe pensar en dar la clase y ya. Este es un trabajo que se debe hacer en conjunto, por eso se recomienda que los profesores ayuden a los alumnos a crear unas rutinas en casa o ejercicios que tengan un principio y un fin, así ellos sabrán cuando terminan sus deberes escolares.

3. Rediseñar el curso

Tal vez este sea uno de los grandes retos a los que se enfrentan muchos maestros, no es cuestión de pasar a unas diapositivas todo lo que se dictaba en clase, sino re pensar todo el material de forma distinta. Para ello se sugiere generar secuencias de trabajo claras con una duración específica y que los estudiantes sientan un constante acompañamiento. Se recomienda estar pendiente de las dudas que puedan surgir por parte de los estudiantes para darles respuestas rápidas y claras. 

4. Elaborar un conjunto de actividades con recursos didácticos que ayuden a los estudiantes a resolverlas

Como lo hemos venido resaltado, estas clases no pueden ser en su mayoría diapositivas llenas de información. Los expertos recomiendan tener imágenes, esquemas o mapas que permitan captar la atención de los alumnos, incluso si pueden agregar actividades que promuevan la participación los resultados serán mejores. 

5. Asociar un conjunto de recursos a las actividades

Revisar todos los recursos que se encuentran en las plataformas y que tanto docentes como usuarios tienen a disposición. También pueden apoyarse en los recursos ofrecidos por el Ministerio de Educación en su plataforma colombiaaprende.edu.co, en donde encontrarán actividades para básica primaria, básica secundaria y media. 

6. Crear dinámicas de interacción activa en el entorno virtual para mantener a los estudiantes conectados y motivados

Pensar en herramientas que faciliten el trabajo colaborativo, por ejemplo las de Google. 

7. Explicar el modelo de evaluación que se llevará a cabo, así como los criterios de evaluación

Es importante desde el inicio tener muy claro esto. En estas situaciones es importante realizar evaluaciones continuas para facilitar el seguimiento del trabajo que los alumnos están haciendo en casa. 

8. Generar presencia social

Los alumnos están acostumbrados a sentirse acompañados en su jornada escolar, por eso estos nuevos espacios en casa les pueden hacer sentir algo de soledad. Es importante que se creen espacios en donde ellos puedan intercambiar mensajes entre sus amigos y familia. 

9. Desarrollar el espíritu crítico de los estudiantes respecto a la tecnología

Si bien la tecnología es un gran aliado en estos momentos, también es importante que ellos vean tanto el lado positivo como negativo. Para este ejercicio se recomienda analizar fake news, esto ayudará a que ellos sean consientes de que no todo lo que ven en redes es cierto. 

10. Aprovechar para trabajar de forma colaborativa con los docentes más cercanos

A medida que el tiempo vaya pasando seguro algunos maestros irán encontrando algunas herramientas que mejoren su experiencia en clase y en medio de esta contingencia, es bueno que se compartan entre ustedes toda esta información pues así se hará una enseñanza en línea mas eficiente.

 

Por su parte el Ministerio de Educación recomiendan a padres y cuidadores de niños:

- Crear hábitos de estudio en los menores.
- Tener horas específicas para cumplir con las actividades pedagógicas.
- Intentar que los menores no mezclen el ocio con sus responsabilidades escolares.
- Trabajar en equipo con ellos para que entiendan que no están solos en este cambio.

Sin duda, la educación convencional tiene varios retos por delante, pero es importante resaltar que esto no es solo responsabilidad de los profesores, los estudiantes y padres de familia también deben crear sus propias estrategias para lograr terminar este ciclo académico de la mejor forma. 

¿Qué te pareció este contenido?