Religar, la primera pista del nuevo disco de Mateo Kingman

En su nueva era musical, Mateo Kingman se convierte en serpiente y cambia constantemente de piel.

Después de la exploración musical y amazónica de Respira (2017), el músico ecuatoriano Mateo Kingman regresa con más potencia vocal y poética a presentarnos Religar, el primer vistazo a un Mateo más maduro, honesto y que se mira adentro para llegar a nuevos destinos sonoros.

En este track el artista experimenta, rima, hace y deshace. Conmueve, mueve y llega a las capas más profundas de las emociones.

Religar es el primer sencillo del nuevo álbum de Mateo que verá la luz en 2019. Es la mezcla de letras profundas y cósmicas con una producción vanguardista y ecléctica que explora con sintetizadores, ​beats y melodías de raíz. Religar es "reincorporar las partes, volver a la unidad después de haberse desintegrado”.

El video de la canción fue dirigido por la cineasta Ana Cristina Barragán a quien Mateo se acercó porque “​tiene una mirada sensible para abordar temas fuertes, con sutileza. Tuvimos una conexión muy profunda a la hora de escribir el guión y también al momento de editar el material. Ana dirigió tres minutos y medio de sentimientos fulminantes y auténticos sobre el regreso a la esencia de uno mismo”.

El video fue grabado en Quito y en el Valle de los Chillos, Ecuador, y según Ana Cristina “es el retrato de un grupo adolescentes que, en sus rostros y cuerpos, delatan una herida interior que no se ve, pero se intuye. A través del cuidado del otro, del baile, de los juegos perturbadores y las serpientes, los adolescentes se desahogan en una sensación de abandono y libertad, llegando a un nuevo estado de euforia, religando entre sí y con su propia esencia”.

Acerca de cómo fue trabajar con Mateo, ella mencionó que “él me invitó a dirigir este proyecto. Es un artista muy sensible, perceptivo. Escribimos juntos el guión y tuve la libertad que necesitaba en el proceso de dirección. Se creó una fuerte confianza entre los dos. Dirigir un videoclip es distinto a dirigir una película, pero me gustó trabajar a partir de la sensación provocada por una melodía y una letra tan poderosa. Además de la creación del universo visual, existió un trabajo de ensayos profundo y una búsqueda de sentimientos auténticos que traspasarán de alguna manera al espectador.”

El segundo disco de Mateo Kingman será un viaje sonoro profundo, pues busca hacer un trayecto que va desde la concepción del ser humano separado del todo y luego pasa por la ardua tarea de aceptar que uno no tiene ni el control, ni la responsabilidad de la existencia. Y, después, llega al momento cúspide de la desaparición del 'Yo' volviéndose parte del cosmos, parte del todo, para al final, volver al mundo terrenal, nuevamente como ser humano, pero más presente, vital y con un nuevo conocimiento: “somos un ínfimo hilo de colores en el tejido del gran proyecto”. 

¿Qué te pareció este contenido?