El papa Francisco con la camiseta de San Lorenzo. Foto: AFP.

La historia del papa Francisco y el club San Lorenzo de Almagro

A propósito de la venida del papa Francisco a Colombia, le contamos el por qué de su amor por uno de los equipos más importantes de Argentina. 

El fútbol argentino puede jactarse de tener una de las mejores aficiones del mundo. Los hinchas de los clubes de aquel país acuden cada domingo a la cancha incondicionalmente a alentar a su equipo. Sin embargo, hay uno diferente, hincha de San Lorenzo de Almagro y poseedor del carné número 88235N-0. Se trata del papa Francisco (o Jorge Mario Bergoglio, su nombre de pila), conocido por su afición al fútbol y, por supuesto, al ‘Ciclón de Boedo’ (como se le llama al equipo).

Desde 2008 Bergoglio paga ‘sagradamente’ su cuota mensual de socio del ‘Ciclón’ mediante débito automático. Gran parte de las visitas que recibe durante el año vienen acompañadas de obsequios relacionados con el deporte rey, convirtiéndolo de paso en un gran coleccionista de camisetas futboleras que le acercan día tras día.

El primer Papa hispanoamericano de la historia, desde pequeño, acudía a ver a su padre cuando este jugaba basquetbol en el ‘Viejo Gasómetro’, antiguo recinto deportivo del club. Fue ahí donde comenzó a cimentar la pasión por San Lorenzo. Ofreció en su debido momento la misa del centenario del equipo y era uno de los aficionados más reconocidos, pero lejos de la magnitud de hinchas como el actor Viggo Mortensen y el conocido presentador de tv argentino, Marcelo Tinelli.


Foto: Depto de Prensa Club San Lorenzo de Almagro.

Sin embargo, la historia y conexión entre el sumo pontífice y su equipo va más allá de la anécdota. Desde el día de su nombramiento como máximo jerarca de la Iglesia, el club de Boedo pasó de vivir uno de sus peores momentos en la historia, a vivir una de sus mejores etapas. A 10 meses de su nombramiento en marzo de 2013, San Lorenzo, dirigido por el hoy DT de la selección chilena Juan Antonio Pizzi, lograba el título de campeón del torneo inicial del fútbol argentino.

Directivos y jugadores del equipo lo visitaron tras esa conquista y le ofrecieron la Copa de campeón y la camiseta oficial. Pero lo mejor estaba por venir. En 2014 y bajo la dirección técnica de Edgardo ‘Patón’ Bauza, San Lorenzo se consagró campeón de la Copa Libertadores de América tras vencer a Nacional de Paraguay. Para el 'Ciclón' este título significaba el final de infinitas burlas de las que era objeto, por haber sido hasta ese día, el único de los 5 grandes del fútbol argentino en no haber ganado la Libertadores.

Cosas que hay que saber de la visita del Papa Francisco para moverse en Bogotá

El equipo superó un déficit cercano a los 20 millones de dólares, ganó posteriormente la supercopa de Argentina tras vencer al encopetado Boca Juniors y logró una gesta que parecía imposible: logró la cesión de los terrenos de Boedo, su antigua casa y de la cual tuvo que salir en 1979 por la crisis económica que vivía entonces la institución.


Foto: ElPaís.es

Conclusión: aunque Bergoglio no haya obrado un milagro directo sobre San Lorenzo, sí logró proyectar a nivel internacional la imagen del club y generó un ‘Efecto Francisco’ en redes sociales que tuvo trascendencia mundial. Hubo espacio inclusive para episodios curiosos cuando, en 1998, fue sacado del vestuario por el Técnico de entonces, Alfio Basile, por “distraer a los jugadores” cuando era sacerdote y pasaba a saludar. Una anécdota que el ‘Coco’ recuerda con algo de humor.

El papa Francisco ha recibido camisetas de parte jugadores como Messi, Maradona y Ronaldinho. De presidentes de países como España, Brasil, México y muchos más. Pero en el fondo, todo aquel que lo visita sabe que la única divisa que lo estremece y le hace cambiar su gesto facial, es de color azul y grana, la de San Lorenzo de Almagro.

¿Qué te pareció este contenido?

Para comentar debe Registrarse

Enviar