¡Gracias Valledupar! Así comenzó la Caravana Radiónica Caribe

La primera jornada de Caravana Radiónica Caribe ya es historia y aquí les contamos detalles de nuetra ruta. ¡No nos vamos a querer ir!

¡Llegamos al Caribe colombiano! Sin duda una de las tierras más bonitas que tiene nuestro país (aunque decidirse por una sería casi que imposible). Iniciamos el recorrido de la Caravana Radiónica Caribe 2017 el miércoles 1 de noviembre en la tierra del vallenato, la tierra del Cacique Upar: Valledupar.

De mañanas frescas y soleadas. De personas amables, tranquilas y sencillas. De paisajes admirables y lugares misteriosos. Valledupar nos recibió con el calor de su gente quienes con extrañeza pero fraternidad nos presentaron el Río Guatapurí, su sirena, la Plaza Alfonso López, el Eccehomo (que cuida a todos los muertos de la ciudad), su comida, su tranquilidad, el Parque el Viajero, sus dichos, un nuevo festival de rock y, por supuesto, el vallenato.

Historias de juglares vallenatos mezcladas con el naciente Festival KZ Rock, nos demostraron que en el Valle de Upar se están contando nuevas historias, y que más allá de sus costumbres arraigadas, los sonidos de guitarra, bajo y batería tambien tienen su espacio y su lugar.

Se come bien, como en todo Colombia, pero hay algo en la sazón de las manos caribeñas que hace que el saborde sus comidas se quede en las papilas gustativas por mucho tiempo más de lo normal, como pidiendo nunca acabar. Sopa de guineo, patacón, arroz, más patacón, carnes, jugos naturales multicolor, amor... Comimos bien, pa' qué.

En nuestro recorrido, alguien en la Plaza Alfonso López dijo: "Bienvenidos a la tierra de Dios", y tiene razón, pues lo tienen todo, no les falta nada y la brisa que baja de la serranía, es la prueba real de su bienvenida.

¡Gracias Valledupar! Gracias por enseñarnos que en lo simple también está lo importante. Gracias por acogernos y regalarnos sonrisas. Gracias por el KZ Rock, el primer festival rockero de la ciudad (dato importante). Gracias por contar nuevas historias a partir de las vivencias de sus habitantes. Gracias por la hospitalidad, la buena comida, los bellos paisajes, la sencillez, la mística, el sonido de los pájaros vallenatos y la efusividad en cada esquina. 

Volveremos, y esperamos sonar más fuerte. El primer día de la Caravana Radiónica Caribe (Grupo A), no pudo iniciar mejor. Llegamos a Riohacha, en donde seguro habrá más historias por contar.

¿Qué te pareció este contenido?

Para comentar debe Registrarse

Enviar