Inmigrantes: “nosotros vamos a seguir haciendo música toda la vida”

Ya Turistas en el paraíso (2007) cumplió 10 años, y recientemente la banda argentina publicó un EP, hablamos con ellos -a propósito del lanzamiento- de la historia de Inmigrantes. 

Pablo SilberbergCarlos Silberberg son Inmigrantes, una banda argentina que se dio a conocer en Latinoamérica con un debut discográfico que ya cumplió su primera década.

En Argentina, tanto Pablo como Carlos fueron conocidos mucho antes de que Inmigrantes diera a la luz su primer larga duración, ellos tenían una banda de hard rock llamada Desire con canciones propias y hacían covers de agrupaciones como Deep Purple, Led Zeppelin o Iron Maiden; luego Pablo fue seleccionado a través del reality show 'Popstars' para integrar una boy band llamada Mambrú y en ese proyecto grabó tres discos con varias giras por el interior del país y Latinoamérica. Carlos también hizo lo suyo, de 2003 a 2004 conformó el dúo Gamberro, nacido del programa televisivo 'Escalera a la fama', con el que grabó el disco homónimo en los míticos estudios de Abbey Road en Londres, con Pappo y David Lebón como invitados.

Tras la disolución de esos proyectos nació Inmigrantes en 2004 y tres años después a través de Sony BMG salió Turistas en el paraíso (2007), un álbum con una repercusión importante en Latinoamerica y fuerte exposición mediática. Virgilio Rodríguez, melómano y seguidor de la banda en Santa Marta, Colombia, recuerda haber escuchado por primera vez Graffiti en un canal de televisión argentino en 2007, "me sonó a Franz Ferdinand o algo de la época y se me pegó el estribillo. Corrí a escribir lo más que pude de lo que recordaba de la letra de la canción y salí a buscarlos en una sala de Internet. Fue una búsqueda infructuosa, pero luego los escuché de nuevo y anoté su nombre, quise comprar su disco, mAs no lo tenían disponible, sin embargo leí los créditos y empecé a bajar los tracks que encontraba por Ares, después vino Myspace y empecé a ponerlos en la emisora donde hacía un programa aquí y mucha más gente los conoció en estos lados. Aquí en Santa Marta son populares". 

Algo parecido le pasó a Mariana Montoya en Pereira, Risaralda, los conoció a través de un canal regional donde pasaban videoclips y luego buscó su música en las nacientes plataformas y redes digitales, Myspace tenía solo 4 años de fundada y Facebook llevaba al aire lo mismo que la banda, 3 años. En Pereira sonaron en bares y también allí son populares. 

Lamentablemente luego de la gira promocional del disco, que duró aproximandamente un año, no tuvimos noticias de la banda de los gemelos Silberberg, y en el aire quedó una posible ruptura, una latente desaparición de la escena. Seis años después de publicado Turistas en el paraíso (2007) Immigrantes reapareció con un EP de 5 canciones llamado SurPlus, y hace algunos meses hicieron otra entrega discográfica: Máquinas de amor (2017). Con motivo de este nuevo EP contactamos a la banda y tuvimos una charla con Carlos Silberberg, una entrevista reveladora para quienes seguimos de lejos los rastros de Inmigrantes hace más de una década.

A mí -a quien leen- Inmigrantes, al igual que a Virgilio, me cambió la vida; los invito a leer la conversación que tuve con Carlos, una charla que me ayudó a comprender los motivos de aquella inesperada desaparición y un retorno tardío que trajo más preguntas que respuestas.

(La pueden escuchar acá o leer abajo)

 

¿Hay un Carlos y un Pablo antes y después de Inmigrantes? 

Sí, en verdad es como que nunca dejamos de componer canciones, eso era lo que más nos gustaba, estar en la parte de componer, de imaginar, de pensar, de crear canciones, las historias. Quizá los proyectos anteriores eran más pensados desde un lugar de trabajo porque esos proyectos tenían una estética y una manera de ser que no estaba ideada por nosotros, entonces teníamos que seguir ciertos esquemas, pero bueno, fue un buen aprendizaje. 

Cuando éramos más chicos hacíamos canciones que tenían que ver con lo que nos gustaba, entonces también éramos otros, pero espiritualmente siempre estuvimos pensando en canciones y en querer decir algo. 

 

¿Qué representó para ustedes 11 años atrás Turistas en el Paraíso (2007), su álbum debut? 

Cuando estábamos en los proyectos de reality nosotros ya veníamos trabajando con multinacionales, es por eso que pudimos editar Turistas en el Paraíso a través de una multinacional que en ese momento (2007) era Sony BMG, lo que es hoy Sony Music.

Nosotros ya veníamos trabajando con discográficas y con ese ritmo, pero los productos de reality eran como trabajar bajo relación de dependencia y cuando empezamos a pensar Inmigrantes la idea era como ‘vamos a hacer lo que queremos, lo que a nosotros nos parezca que tenemos que hacer y hacer la música que nos gusta’ -o que nos gustaba mucho en ese momento- porque Turistas tiene un color y tiene una manera de ser que después nosotros no lo continuamos, pero bueno, el espíritu de Turista era un poco ese, hacer lo que queríamos, y trabajar con la discográfica fue increíble, por eso Turista llegó a donde llegó, fue gracias a la discográfica. 

Después la relación con la discográfica se truncó y decidimos tomar el camino de ser independientes porque iba a ser lo mejor para todos, la verdad. Teníamos muchas diferencias, pero a nivel de experiencia fue increíble, ese disco se dio de una manera muy mágica, teníamos todas las de ganar, toda la suerte de nuestro lado, y trabajamos mucho también, así que sin eso quizá no estaríamos hablando ahora nosotros (risas). 

 

¿Qué representa para ustedes Turistas en el Paraíso (2007) desde la perspectiva musical que tienen hoy? Ya publicaron dos EPs con propuetas distintas... 

Es increíble, hace justo una semana coincidíamos acá en Buenos Aires con Ettore Grenci que es el productor del disco, vive en Los Angeles pero justo tenía que venir a Buenos Aires y pudimos compartir un par de días con él, fuimos a comer, conversamos y escuchamos el disco, normal, estamos todo el tiempo en contacto pero justo se dio que venía y fue increíble recordar.

El disco fue espectacular, nosotros veníamos trabajando mucho, veníamos haciendo muchas cosas para poder llegar a eso y atravesamos por muchas etapas para poder llegar al disco y poder llegar a estar en el estudio con él, con los músicos que tocaron. Todo se dio de una manera muy mágica y también muy difícil porque pasaron diferentes cosas, pero la verdad es que el resultado musical es espectacular, siempre nos quedamos muy contentos con ese disco porque era lo que queríamos hacer.

Los otros EPs que hicimos, SurPlus (2013) y Máquinas de amor (2017), fue en otras circunstancias, en otras maneras de trabajo. Nosotros teníamos ganas de experimentar otro tipo de grabaciones, otro tipo de canciones, otro tipo de géneros que lógicamente dentro de la discográfica no se podía, entonces por eso el rumbo que tomamos, que de todas maneras nosotros sabemos y sentimos que ningún rumbo es definitivo para con nosotros porque la verdad es que somos personas bastante inquietas. 

En el momento que grabamos Turistas nuestra vida era de una manera, pensábamos de una manera e íbamos por ese lado y después fuimos teniendo diferentes cosas y terminamos donde estamos hoy que es una propia elección; los resultados son siempre diferentes, pero lo disfrutamos mucho, la verdad.

Seguramente volvamos a hacer cosas con Ettore que es el productor, obviamente siempre hay cosas interesantes para hacer, y canciones para desarrollar con él, y eso es lo que estaría bueno volver a repetir. 

 

¿Qué pasó con Natalia Perelman? Estuvo ella, además de Ettore Grenci, trabajando con ustedes en el Turistas en el Paraíso... 

Nati Perelman fue espectacular porque fue la ingeniera del disco y también fue ingeniera de mezcla, ella era la cuarta pata de la mesa, básicamente, porque estaba Ettore que era el productor, nosotros que éramos quienes estábamos creando las canciones, y Nati que estaba equilibrando todo eso. Con ella pasó algo genial: teníamos que hacer la mezcla del disco y la gente de la discográfica venía y nos preguntaba que dónde queríamos ir a mezclar y nos proponían Río de Janeiro, Madrid, y no sé cuántos lugares más con no sé cuántos personajes en Nueva York, y nosotros dijimos ’No, no, no. El disco lo tiene que mezclar Nati y Ettore acá en el estudio porque ellos lo hicieron, ellos lo grabaron, lo llevaron a cabo, lo tienen que mezclar ellos’, así que esas también fueron unas sesiones increíbles, nosotros no habíamos estado nunca en una sesión de mezcla y fue espectacular, Nati fue muy importante, la verdad, fue muy importante también en otras cosas, en la búsqueda de músicos y etc., fue como una pata de la mesa.

 

¿Qué pasó con la distribución de ese disco? ¿Qué papel jugaron en la difusión plataformas como MySpace? Consideran ustedes que el 'éxito' o popularidad que 'Turistas en el Paraíso' tuvo en lugares como Colombia fue parte de esa nueva ventana digital?

No, la verdad es que la discográfica fue muy importante en al distribución, nosotros éramos la prioridad regional de la discográfica entonces tuvimos la suerte de que el disco se editó en un montón de lugares, así que fue trabajo de la discográfica porque finalmente al ser una multinacional tiene sedes en muchos sitios de América.

Poder llevar el disco ahí (a Colombia) fue producto de la discográfica, las redes sociales en esa época no eran tan fuertes, incluso MySpace, que creo que era la única en la cual se podía cargar el disco, creo que no estaba ahí, o quizá un par de temas, no recuerdo; Facebook apenas aparecía y apenas en YouTube había algo, todo ocurrió por la disquera, tuvimos la fortuna de que apostaran por el disco y pudimos ir a México, Venezuela, Colombia, Chile, Uruguay, España y tocamos en Las Vegas. 

 

¿Cuánto tiempo duró la promoción del disco?

La promoción fue fuerte, duró un año y después nosotros empezamos a tener una serie de conflictos pero sabíamos que la promoción seguía ahí y lo más importante era que a la gente le hubiera gustado, que también es lo más complicado, pero nos escriben y nos escribían de muchos lugares, pero nuestra relación con la discográfica se fue poniendo cada vez peor, hasta que terminamos de salirnos. 

 

¿No tenía comprometido un disco más ni nada por el estilo? 

Estaban esas cosas contractuales pero salimos bien, no quedó nada pendiente ni nada de eso, a parte son cosas que manejan los contadores y los abogados, nosotros mucho no nos metíamos, pero todo bien, nosotros teníamos la necesidad de salirnos de ahí porque no estábamos avanzando. 

 

¿No avanzaban como artistas? 

Claro, nosotros somos personas muy inquietas, nos fascina estar todo el tiempo probando nuevas cosas, escuchando música, haciendo canciones, llevarlo por una lado y luego por el otro, y a la discográfica como que solamente le interesaba agarrar una parte y explotarla al máximo, y nosotros la verdad es que teníamos otra idea, no nos gustaba tanto que estuviera ahí encima diciendo cada cosa y hablando de la 'estrategia', al fin y al cabo lo que nos impulsa a nosotros a hacer esto es la misma música, la música que nos sale de adentro, la que nos conmueve, que nos da ganas de hacer. 

A nosotros nos gusta tratar con todos esos sentimientos que de verdad son legítimos, únicos, es la musa que nos inspira a hacer cosas, y la verdad que someterla a una estrategia X o a un presidente de una discográfica, o a un capricho o a una cosa, nos parecía como triste, porque al fin y al cabo Turistas no fue hecho desde ese lugar, fue hecho desde un lugar completamente honesto y legítimo, por eso fue lo que fue. 

No estábamos dispuestos a hacer discos de esa manera, nos parecía un poco ir en contra nuestro, a la discográfica claramente eso no le servía porque ellos necesitaban que nosotros siguiéramos al píe de la letra lo que ellos planificaban y no nos poníamos de acuerdo, entonces era perder el tiempo para ellos y perder el tiempo para nosotros. 

 

¿En qué año terminó esa relación contractual?

La verdad es que no recuerdo el año puntual, hubo diferentes rupturas, pero fueron un par de años donde nosotros también hicimos un voto de silencio, no hicimos nada, todo lo que hacíamos lo hacíamos acá, de puertas para adentro de nuestro estudio, hacíamos canciones y pequeñas producciones pero para nosotros, no habíamos editado nada, hasta que pudiéramos salirnos. No recuerdo el año pero igual nunca estuvimos en inactividad musical, por una cuestión de contratos no podíamos hacer muchas cosas pero siempre estuvimos haciendo. 

 

¿Cómo vivieron todos esos años? Influyeron todas esas dinámicas en el cambio musical del primer disco al EP que publicaron en 2013, 6 años después? 

Sí, las dinámicas cambiaron, primero porque pasamos a ser una banda independiente, entonces al empezar a manejar ese tipo de estructura es como que tuvimos que empezar a hacernos cargo de todo.

A nivel artístico fue muy bueno porque nos ayudó a ver cómo nos esenvolvíamos, porque de alguna manera nos pusimos la meta de grabar un EP que editamos en el 2013 y ya veníamos un montón de años sin hacer nada, sin entrar a grabar, componíamos en nuestra computadora y se llenaban los discos duros de canciones pero no editábamos hasta que decidimos editar algo y obviamente no teníamos un presupuesto como el que teníamos para hacer Turistas, entonces decidimos hacer todo lo contrario a Turistas.

Para Turistas habíamos llamado a unos músicos espectaculares y habíamos ido a diferentes estudios, pero para SurPlus (2013) hicimos todo lo contrario, lo grabamos íntegramente acá en nuestro estudio, tocamos la mayoría de los instrumentos nosotros, solamente llamamos a un baterista y un bajista, pero la guitarra, los teclados… todo lo hicimos nosotros, y sí nos acompañó Natalia Perelman que era la que había estado de ingeniera en Turistas, y bueno, tomamos ese camino y el resultado fue bueno, fue una gran experiencia, por eso te decía que era como circunstancial, lo hicimos con las herramientas que teníamos acá, con la computadora nuestra, creo que alquilamos sólo un equipo y tres días de estudio para poder mezclarlo, pero fue una experiencia espectacular, también nos impulsó a hacer el EP que editamos ahora en diciembre, Máquinas de amor (2017),  que lo hicimos de alguna manera de la misma forma, todo acá en nuestra casa, sí tocamos todos los instrumentos Pablo y yo, inclusive las baterías y los bajos, y trabajamos con otro chico que se llama Ricardo Blumenkranz, que toca en nuestra banda. 

Pero bueno, son unos EPs, discos mucho más chicos, a nosotros también nos gusta el formato porque a veces tenemos 4 o 5 canciones que nos gustan y que sentimos que comparten un estilo, como que las envuelve el mismo aura, en cambio a veces encontrar 12 canciones que estén en un mismo color, en una misma onda, es más complicado, entonces el formato EP también nos ayuda a poder ir cambiando y hacer lo que nosotros queremos hacer. 

Quizás en el primer EP hay muchas más guitarras y en el segundo hay más teclados, ritmos de batería muchos más sintéticos, más simples, no usamos -por ejemplo- toms ni platillos, prácticamente, usamos baterías muy chiquitas; son discos que también a nosotros nos sirven para experimentar cosas que tenemos ganas, cosas que son inquietudes que tenemos, obviamente en el camino independiente son más difíciles de promocionar, quizá, pero bueno, son experiencias, nosotros como que todo el tiempo vamos cambiando y vamos adaptándonos un poco a lo que tenemos y con eso jugamos y arriesgamos, nos gusta eso de arriesgarnos a ver qué pasa.

Estamos todo el tiempo tocando, haciendo canciones, pensando en discos, en firentes cosas para el futuro, siempre mirando para adelante. Pero son trabajos totalmente diferentes. 

 

¿Retomarían en algún momento el espíritu guitarrero de Turistas en el Paraíso? ¿O vienen respondiendo a necesidades distintas…?

Yo creo que estamos cerca, todo el tiempo hay algo de Turistas, hay algo de eso en nuestras canciones, lo que pasa es que cuando hicimos Turistas teníamos 22 años, ya tengo 33 años, entonces pasaron muchas cosas, la música cambió, las cabezas cambiaron, pero de todas maneras ahora estamos pensando en hacer un disco nuevo, ya lo estamos preparando, y tiene mucho más de Turistas que estos 2 EPs que sacamos, pero nosotros nos movemos también con nuestras necesidades musicales y artísticas, nosotros igual siempre tenemos presente el hecho de que hacemos canciones, nos gustan las canciones, nos gusta cantar, nos gusta una letra y nos gusta una melodía para poder cantarla, eso nos gusta, todavía no nos cansamos de esa manera. Pero si me preguntás... de verdad que el próximo disco que hagamos va a tener mucho más que ver con Turistas que con estos EPs que editamos, ya lo tenemos pensado. 

 

¿Cuál ha sido la reacción de los públicos con los dos EPs? 

La verdad es que fue bastante buena, la mayoría de la gente nos conoció con Turistas y tenían eso en la cabeza, canciones como Gaffiti, Golpe de Suerte, Babilonia, esos temas… Y de pronto salir con temas como La vaca pop, Transmisión o Portugal, que si bien son canciones, nosotros nos ponemos a hacer pero a la hora de la producción todo cambia, todo cambia a la hora de cortar las cosas y en cómo las ordenamos. 

La repercusión es diferente, primero es más lenta, obviamente porque al ser independientes el recibimiento es mucho más despacio, solamente tenemos las redes sociales, no tenemos management de la discográfica, entonces es lento. Pero a la mayoría de las personas que escuchan el disco y dejan mensajes, les gusta, yo creo que porque entienden que es lo que a nosotros nos sale, no estamos persiguiendo otra cosa que hacer música y hacer la música que a nosotros nos gusta, que nos atrapa, perseguimos llevar lo más lejos que podemos las ideas, eso creo que la gente lo recibe porque se nota en los EPs que editamos, creo que se nota que hay un trabajo intenso de parte nuestra y de los chicos que nos acompañan. 

Te contaba que con SurPlus pudimos llegar a Brasil y con Máquinas de amor también porque en mayo nos vamos de vuelta a Brasil, que es un país que tiene otra manera de recibir las cosas. Y bueno, estos EP nos sirvieron para abrir otros lugares y salir a tocar a seguir mostrando la banda, cantar, estar en actividad. Nosotros lo disfrutamos, disfrutamos mucho haciéndolo, le ponemos toda la sangre y todo lo que hay que ponerle a un disco, nunca dejamos de hacer la música desde ese lugar. Supongo que vamos a poder seguir haciendo esto durante mucho tiempo, mientras nos lo tomemos como nos lo tomamos. 

 

¿Pensaron el algún momento en acabar con Inmigrantes y hacer otras cosas? Como pasó un largo tiempo entre 'Turistas en el paraíso' y 'SurPlus', muchos pensamos que todo había acabado, simplemente no supimos más de la banda.

La verdad es que nos movimos de una manera donde podrían haber pensado cualquier cosa de nosotros (risas) porque fue muy raro todo, para nosotros también fue muy raro todo en algún punto. Pero la verdad es que nosotros vamos a seguir haciendo música toda la vida, porque nos encanta, porque nos apasiona hacer esto, es lo que queremos hacer.

Nunca pensamos en disolver Inmigrantes porque Inmigrantes es más que nada mi hermano y yo, que nos encanta hacer música. Quizá sí hacemos otros proyectos paralelos pero por ahora no hicimos ninguno porque Inmigrantes nos lleva todo el tiempo y cada vez nos lleva más tiempo, porque al ser independientes toca estar generando cosas y ese trabajo te ocupa, pero sí tenemos ganas de hacer cosas paralelas que no tengan que ver con Inmigrantes que básicamente es Pablo y yo cantando, Pablo y yo componiendo canciones, quizá con otro nombre, pero Inmigrantes no creo que se termine nunca, salvo que me pelee con mi hermano (risas) pero no está en nuestros planes pelearnos, así que hay para rato. 

 

¿No crees que es un gran momento para ser Independientes? ¿Qué crees que ha sido lo más pesado? Yo desde este lado lo veo como que todo fue a la inversa con Inmigrantes, como que los proyectos nacen en la independencia y luego firman con una disquera y no al contrario… Pero siento que hoy por hoy la mayoría de las bandas quieren ser independientes y ven el presente como un gran momento para serlo. 

Es el momento de lo independiente, ahora la música buena no tiene que estar en las discográficas, básicamente; yo lo interpreto desde ese lugar: ‘Bueno, antes la música buena venía de la disquera, no, ya no, porque ahora hay un montón de gente haciendo música en su casa, grabándose, música que te gusta, que es básicamente lo importante, que te guste. Uno consume lo que le gusta, no lo que le dan.

Para ser independiente es un momento espectácular, lo que sí trajo este movimiento que obvimente va de la mano de la tecnología, es que hay una oferta impresionante de bandas y de solistas y de dúos y de tríos y cuartetos, es increíble la oferta que hay, entonces eso hace que los canales que son varios, pero que son chicos, se traben, eso hace el flujo mucho más lento, pero sin embargo siguen saliendo a flote artistas que sobresalen mucho más que los demás y que automáticamente dejan de ser independientes en ese mismo momento, pero por cuestiones personales. 

Nosotros estuvimos en muchas ramas, te contaba que cuando éramos chicos en nuestra banda de hard rock, éramos una banda independiente en ese momento y no teníamos pensado ir con ningún sello ni nada y tocamos y editamos nuestro disco y componíamos nuestras canciones. Después nos tocó estar en el lado mainstream absoluto, completamente, inclusive hasta Turistas estuvo en el mainstream, y con esto de volver a la independencia hemos experimentado lo mismo de cuando éramos más chicos, con otra proyección, pero siempre nos fuimos moviendo en diferentes terrenos, a todo le sacamos lo bueno y a todo le encontramos lo malo también.

De ser independiente lo bueno es que solamente dependemos de nosotros y si nosotros no nos movemos no tenemos a nadie detrás que nos va a empujar. Quizá lo que decías vos de que hicimos el camino al revés es un poco así, pero bueno, qué sé yo, se dio así y somos así nosotros; con  nuestra música somos igual, vamos donde somos felices, vamos donde estamos bien, donde es honesto, donde estamos contentos, donde nos sentimos cómodos. Donde sentimos que nos va y que la estamos pasando mal, nos hacemos a un lado, porque no tiene sentido, estamos haciendo música, quizá al ser independientes es más difícil y tenemos por ahí el rollo de la plata que se maneja diferente que en la discográfica, donde hay más plata y te pueden dar adelantos, bla bla bla..., pero de verdad que la sensación de poder hacer la música que querés y no tener  que estar lidiando ni sentir que sos un artista que no sos, eso no tiene precio, sinceramente no tiene precio eso, porque uno está  haciendo música porque ama la música, no porque ama el dinero. Están los que aman el dinero y hacen cualquier cosa por el dinero, y no somos de esos artistas que piensan que con el dinero se puede hacer más arte o se pueden hacer más discos, no creemos en esa filosofía, creemos en la filosofía de que la musa inspiradora, la música que hacemos, no necesita dinero, necesita de tu honestidad, necesita de tu valentía, porque eso es lo que le llega a la gente, eso es lo que a mí me llegaba cuando escuchaba a los músicos que a mí me inspiran; me inspiran y me inspiraron siempre artistas que yo sentía que estaban siendo honestos conmigo, no que me estaban vendiendo, me daba cuenta al segundo cuando sentía que alguien no estaba siendo honoesto conmigo y no lo escuchaba, escuchaba a otro. Es mi postura, es nuestra postura, es lo que nosotros pensamos, con esto no quiero decir que el estilo de otros está mal, es lo que a nosotros nos gusta, es lo que a nostros nos impulsa a hacer esto. 

 

Después de todo lo que han vivido con relación a la independencia y a la poca libertad que dan las discográficas, ¿crees que sea posible desde adentro cambiar esas dinámicas? ¿crees que a futuro firmarían con otra discográfica? 

No creo que las discográficas sean algo malo, entiendo que no es para cualquiera. No creo que todos los artistas estén hechos para poder lidiar con las discográficas, pero no sé... si el día de mañana un sello viene y respeta lo que nosotros queremos y tenemos una buena relación y un buen diálogo, sí, ¿por qué no podríamos firmar? 

Nosotros no tenemos problemas en trabajar con una discográfica, es más, trabajamos con productoras para nuestros shows, no tenemos ese tipo de problemas, simplemente es que si hay que hacer simplemente lo que el otro quiere, no estamos dispuestos a hacer ese trabajo, sí estamos dispuestos a negociar y a que una editorial le guste lo que hacemos y lo quiera edita.r Obvio que si, claro que si. 

 

Desde la experiencia de Inmigrantes en su etapa post 'Turistas en el paraíso': ¿Se puede vivir de la música desde la independencia? 

Si que se puede, se puede vivir siempre y cuando uno haga las cosas bien. No es fácil, no es automático, pero se puede vivir, claro que sí; se pueden hacer un montón de cosas, hay que trabajar mucho, hay que trabajar mucho, es la verdad. Incluso yo todavía siento que no tengo el ritmo adecuado, hay que estar haciendo cosas, aprendiendo, instruyéndose, todo el tiempo hay que estar en se ejercicio, que está buenísimo, a mí me encanta.

A nosotros nos gusta, nos parece que está bien que sea así y tiene que ser así porque es la manera más real y te lo digo yo que estuve parado en la vereda del frente, y ni siquiera estoy levantando un estandarte ni mucho menos, habiendo estado en los dos lugares, no cambio todo esto por las comodidades, la comodidad en algún momento termina incomodando, termina siendo tedioso, porque ‘¿Cómo me comprometí con todo esto? ¿A cambio de qué? ¿A cambio de estar cómodo? Y la verdad es que estoy completamente comprometido y no tengo ganas…'

Entonces es preferible comprometerse con todo lo que uno quiere, y bueno, si se tiene un poco menos se tendrá un poco menos, pero si yo quisiera cambiar mi auto cada año tendría que haberme quedado en la discográfica, la verdad. 

 

Hablemos más del disco, quisiera saber si están cansados ustedes de hablar de él o si ya se cansaron de tocar algunas de sus canciones...

Mis canciones favoritas se fueron moviendo, pero Turistas siempre es la favorita, me gusta mucho, me encanta tocarla. Luz puede ser una de las favoritas, últimamente.

Yo no me cansé de tocar ninguna, mi hermano sí, se cansó de cantar Una Chica de ayer, cuando la tocamos la canto yo.  

Te quiero proponer un ejercicio, una palabra o concepto por canción, a propósito de los 10 años que Turistas en el paraíso cumplió en 2017:

1. Graffiti: un despertador
2. Una Chica de ayer: abuela
3. Turistas: inocencia
4. Nuevo Trip: es claramente un inmigrante
5. Golpe de Suerte: es realmente suerte 
6. Voy muriendo: amor
7. Preciados: marihuana 
8. La casa de Maria: mi casa
9. Toma Uno: la amistad
10. Babilonia: el futuro
11. El alma se llenó: es un sueño
12. Luz: luz es todo, luz es la vida misa

 

A propósito de las palabras, sus letras -siento yo- son cada vez mejores y más profundas... ¿Cómo funcionan sus procesos de escritura?

Mirá, suelo escribir solo, suelo escribir yo las letras, hablo de las del último EP. Las de Turistas escribí algunas yo con mi hermano y con otra persona más que es Ramiro Díaz, que es un amigo de toda la vida que también escribe, y con él hicimos gran parte de las letras de Turistas, pero en estos últimos EPs más que nada me volqué yo a escribir porque me gusta, es otra de las cosas que me gustan no solo a la hora de hacer música, canciones y melodías, sino también ponerle palabras a esas ideas y a esas melodías me gusta, me gustó desde chiquito. 

Se van poniendo más profundas porque uno va creciendo y vas avanzando en ese túnel y vas viendo otras cosas, vas leyendo otras cosas que te inspiran mucho, pero bueno, también son canciones, tienen que tener cierta dinámica, es un ejercicio y la verdad es que leo y con base en las cosas que leo y que veo, películas, series, y la vida misma, de las cosas que nos pasan…

Estos EPs son de alguna manera conceptuales, no como el rock sinfónico, no, no me refiero a eso, sino que más bien la trama de las letras están envueltas por un hilo conductor, estas últimas son más bien sociales, nos salimos de un poesía romántica, o quizá Turistas era mucho más barroco y por ese estilo, quizá me quise centrar en letras más sociales, agarrar cosas de la sociedad, cosas que nos pasan, cosas que nos preocupan todos los días, con las cuales vivimos, desde un lugar de pertenencia.

Este EP quizá tiene ese color de letras, ese color de poesía, que también es un estado bastante onírico a la hora de escribir, no me pongo en el lugar de periodista, no digo ‘voy a hablar de las cosas que pasan en la sociedad’, no, no lo hago desde ese lugar, lo hago desde las cosas que nos hacen pensar, pero bueno, es poesía también, a mí me gusta la poesía, me gusta esta cosa criptica, que no esté todo expuesto, quizá en Turistas sí porque éramos más chicos, la idea era otra, teníamos ganas de decir las cosas de otra manera, pero bueno, voy creciendo, nos vamos haciendo cada vez más grandes y vamos adquiriendo palabras, conceptos, vamos leyendo más, entonces los discos y las letras se van enriqueciendo de alguna manera. Es un trabajo. 

 

Alguien me hablaba hoy de que escribía y hacía la música para adornar los textos… ¿Cómo funciona eso para ti? ¿Ha cambiado la forma con el paso del tiempo? 

Primero está la música y luego va saliendo la letra, es más, muchas veces los disparadores de la letra son nombres que le ponemos a la canción antes de que tenga letra; por ejemplo hacemos una canción y la palabra que nos sale para referirnos a ella -directamente relacionada con la música- nos inspira luego a escribir la letra. Muchas cosas las libramos a ese azar mágico. Con Turistas nos pasaba mucho más, no sabíamos cómo llamarlas y abriamos un libro y elegiamos una palabra al azar, eso cuando no nos salía, optabamos por aceptar que si no nos salían las palabras era por algo y lo librábamos al azar. Hay mucho de eso, pero en el nuevo EP, más que nada teníamos canciones y luego les fuimos poniendo la letra, la letra va apareciendo, a veces de un tirón, de un día. 

Recuerdo que con Graffiti y Golpe de suerte pasó eso, letras que habían tenido otras letras y que no terminaban de encajar, y un día aparecieron las dos letras, una a la 1 de la mañana y otra a la 1 de la tarde, y ahí quedaron. Es un misterio, la verdad (risas).

 

¿Qué pasará con las canciones que han grabado y nunca publicaron?

Nunca dejamos de hacer canciones, paramos de grabar en algún momento pero ahora volvimos a grabar y desde que hicimos el primer EP encontramos una necesidad de editar. Para poder seguir componiendo, un flujo necesario que tenemos, necesitamos editar lo que ya hicimos. Así que todo el tiempo estamos pensando en eso, ya tenemos un par de sencillos para editar y subirlos a las redes, ya estamos pensando en un disco nuevo, y mucho tampoco quiero adelantar para que no se queme. Supongo que en agosto nos meteremos a grabar de lleno. 

 

¿Tienen a Colombia en el mapa de una posible gira?

Ojalá que podamos ir a Colombia, nos encantaría volver a a un montón de lugares, nos escriben de muchas ciudades y muchos países, pero bueno, nosotros ahora somos una banda independiente y poder armar un tour es complicado, no es tan fácil, entonces apenas podemos ir a Brasil, hace 4 años que veníamos yendo por ahí que es un lugar espectacular donde nos reciben muy bien, pero vamos a ir a Colombia, tenemos pendiente, seguro que vamos a ir en estos próximos años, ojalá nos inviten de festivales o algo así.

¿Qué te pareció este contenido?