Draco Rosa y su increíble presente: memorias de un concierto inolvidable

Así vivieron varios músicos colombianos el más reciente show del puertorriqueño en Bogotá.

Pocos artistas han crecido, se han transformado y consolidado ante los ojos de todos como Draco Rosa. Lo hemos visto dejar escenarios con conciertos inconclusos, alejarse de la prensa y hasta eliminar una parte de su nombre. Lo hemos visto dar conciertos memorables, de esos en los que se conecta con su música y con el público en un acto de comunicación difícil de olvidar. En el presente inmediato lo vemos en la que para muchos es su mejor etapa, feliz de envejecer y hacer en estudio lo que le plazca, re encontrándose con la vida a través de la música y de su público que está feliz de verlo de vuelta, satisfecho y con ganas de más.

Ahora, después de dos presentaciones en las que expuso su lado más íntimo y oscuro en un show de dos días llamado Lo sagrado y lo maldito, el público bogotano fue testigo del Draco más humano, ese que se permite –entre éxitos y clásicos– rendir homenaje a sus influencias, recordar su pasado y contar historias a la luz de su presente luminoso. Ese que invita al escenario a la que le pide canciones de Menudo o a nuevos talentos musicales locales (La Ramona).

Lo sagrado y lo Maldito fueron dos jornadas para fanáticos y no fanáticos. Dos conciertos distintos que dejaron en evidencia la versatilidad de uno de los artistas más importantes de los últimos años. Dos presentaciones que inspiran a nuevas generaciones y en las que la música y su magistral tratamiento fue protagonista.

Revisen a continuación las opiniones de algunos artistas nacionales que presenciaron en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán la segunda jornada del más reciente show de uno de los más grandes.

 

 

César Pardo de Teatro Unión

Draco dejó en claro que es uno de los grandes del continente. Fue un show en el que se resumieron más de 20 años de carrera y se pudo hacer un viaje por todas sus facetas, desde las más tranquilas e íntimas hasta las más viscerales y agresivas. Fue un show para fanáticos y no fanáticos, una oportunidad para enamorarse de su poesía y su música, para descubrirlo. El Draco que vimos fue uno noble, íntimo, capaz de acercarse a sus fans. Un personaje que está en una etapa de su vida, un artista más humano, más tranquilo y cercano.
 

La Ramona

El show fue de otro mundo. Ver a Draco tan lleno de energía dándole al público el placer de escuchar sus mejores canciones con una puesta en escena excepcional, fue lo que me parece que le hacía falta a la escena rockanrolera colombiana.

Siento que se reinventa constantemente aún cantando sus canciones de antes. Estoy emocionada por ver qué más va a sacar, es un ser humano excepcional que tiene una capacidad de reconocerse en el público de manera magistral pero sincera y humilde. Verlo parado frente a una audiencia ávida de música fue una experiencia transformadora.

Y ya hablando de cuándo nos conocimos y la historia detrás de cómo decidió invitarme a cantar con él, reafirma su calidad humana. Me quedo con una noche mágica y la alegría de haber sido afortunada de conocerlo y haber logrado cantar con un grande como él.

 

Camilo Maldonado de Árbol de Ojos

Ver a Draco en cualquiera de las distintas facetas y "personajes" que nos ha brindado a través de los años, es algo increíble. Tuve la oportunidad de ir las dos noches, y poder ver la versatilidad y fuerza interpretativa que tiene nos asegura que tendremos Draco para rato. Oír Vagabundo de principio a fin sin cambios ni ajustes era un sueño que tenía desde mi adolescencia. Me identifico más con su parte maldita, como él la llama, pero precisamente que exista también esa parte "sagrada" es lo que siempre me ha gustado de Draco, que hace lo que se le da gana, lo que siente, y es sincero con su música y lo que transmite. Su voz está intacta y su presentación nos dice que está en un buen lugar y que sigue siendo un verdadero artista, no un producto de esta industria.

Daniel Casas de Whites

Fue esta la primera vez que vi a Draco Rosa en vivo y es algo que 'mi yo' de la infancia y el actual  presenciamos con mucha emoción. Ver una presentación del tipo del disco que mi hermano llevó a casa cuando yo apenas tenía 10 años (Vagabundo) y también verlo en su actitud de cantante, intérprete y director de su banda fue toda una cátedra para mí. Me gusta, concuerdo en aquello que él decía sobre ser fiel a la verdad de uno. Esto se veía también en su forma de interpretar sus canciones y es algo que comparto con fuerza porque el arte evoluciona y uno se va transformando a la par de éste. Draco Rosa habló en un momento de como le reclamaban por cambiar (reversionar) sus canciones pero en lo personal alguien de la trayectoria de él, con una postura como suya, reafirma esa autenticidad que plasma en su música.
 

Juan Galeano de Diamante Eléctrico

Conozco a Draco desde hace muchos años y creo que nunca lo había visto brillar como ayer. Creo que está en el mejor momento de su vida, viene con un nuevo disco que está increíble y se nota que está feliz y eso me hace feliz a mí. Además que el show que dio el sábado en Bogotá fue increíble por la cercanía con la gente, porque Vagabundo es uno de los mejores discos que se han hecho en español y lo tocaron con gran maestría.

 

Alfonso Espriella

Musicalmente el show me pareció tremendo, un diseño sonoro super bien confeccionado y uniforme a lo largo de todo el show. Y ese diseño, esa estética suya al interpretar esas canciones que todos conocemos y esas letras, obviamente en versiones diferentes y muy bien jaladas. Me gustó mucho, me pareció super bonito. En lo personal sentí a Draco contento, tranquilo, alegre, de buen ánimo. Estuvo chévere.

¿Qué te pareció este contenido?