Fotos: Cortesía de Páramo

Diez razones por las que lo de Caifanes en Bogotá es y será memorable

Más de 20 mil personas presenciaron el regreso de Caifanes a Bogotá.

El regreso de Caifanes a Bogotá fue emotivo y memorable. Dos conciertos sin adornos y hechos con el corazón. El 15 y 16 de junio quedan marcados en la historia de la música en Colombia, y la banda mexicana, siendo una sola con su público, es la protagonista.

 

1. El regreso

25 años se cumplen en 2019 de El Nervio del Volcán, el último álbum publicado por Caifanes previo a un receso que pensamos no tendría fin. El anuncio de su retorno a los escenarios fue como un volcan que explotó el pasado fin de semana. Caifanes en Colombia nos permitió ratificarnos la importancia de la banda y su incuestionable capacidad para sobrevivir al paso del tiempo.


2. El Movistar Arena

Era este el lugar indicado para presenciar el regreso de una de las bandas más legendarias de América Latina. No pudo haber sido otro, los escenarios de Colombia y Caifanes coincidieron en un presente que mira hacia atrás enalteciendo nuestra historia y dándole continuidad a la misma. 


3. Las dos fechas 

Ni los promotores lo imaginaron, incluso le ofrecieron a la banda un recinto menos sofisticado y mucho más pequeño. Nadie, ni Caifanes, imaginó la respuesta que el público colombiano daría al regreso de la banda a país. Más de 10 mil personas agotaron la primera fecha y obligaron de inmediato, tanto a la banda como a los empresarios, a contemplar una segunda en Bogotá. 


4. La historia

Numerosas generaciones fueron convocadas por la banda mexicana en torno a una celebración musical llena de himnos. Caifanes y sus canciones no envejecieron, el público las ha resignificado y hecho propias. Verlos en vivo era un imposible para quienes nacieron en los años 90 y crecieron con sus canciones sin ni siquiera contemplar la idea de verlos en vivo. Sí, los vimos, y mejor que nunca. 


5. El Sonido

Los problemas de sonido han sido una constante en la historia de los espectáculos musiales en Colombia, sin embargo el Movistar Arena nos ha ubicado en otro momento de esa historia. Si bien algunos conciertos realizados en el recinto han presentado problemas de sonido (Zoé, Slash), el de Caifanes se suma a experiencias exitosas a nivel técnico en eventos musicales (Maluma, Lenny Kravitz), y sin duda, en ello no solo tiene que ver la infraestructura del lugar sino la pre producción por parte de los equipos de ingenieros de cada uno de los crew, y la asistencia masiva de público.


6. El Repertorio

El concierto del sábado abrió con ‘Los dioses ocultos’, que curiosamente y según cuenta Álvaro González, fue la primera canción que sonó de Caifanes en Colombia. El domingo abrió ‘Será por eso’ que fue la misma canción con la que la banda abrió su concierto en el Estadio El Campín el 1 de octubre de 1994 junto a Inner Circle y Rubén Blades.

Álvaro Gonzalez, quien vivió los conciertos mecionados, cree que la banda "le apostó a dar toques muy finos alrededor de dos discos que son El Silencio y El Diablito. El sábado tocaron 'De noche todos los gatos son pardos', sonó 'Hasta morir', y el domingo 'La vida no es eterna' y 'Piedra'. Estos fueron los discos en los que más insitieron. Los arreglos de 'Afuera' marcan un momento super importante, 'Quisiera ser alcohol' fue una canción vital en los repertorios con una versión super renovada y mucho aire de vitalidad, igual que con 'La negra tomasa' que tuvo una versión nunca antes vista. 'Tortuga' fue importante en los dos conciertos y es una canción que es muy difícil de tocar y de entender. El domingo no se fueron con 'Para que no digas que no pienso en ti' y me parece una desición muy valiente. Además tocaron el domingo una joya del primer disco que se llama 'Te estoy mirando' y eso generó una conexión muy importante. Otra de las diferencias fue 'El comunicador' que la tocaron solo el domingo y en ello radica lo que Saúl afirmaba cuando decía: 'tenemos que hacer dos conciertos muy diferentes, porque son dos momentos completamente diferentes". Eso ratifica que Caifanes mas que una máquina de hacer música es una máquina de hacer historias."


7. Saúl Hernéndez

Ver a Saúl en tarima debería ayudarnos, tanto a artistas como a públicos, a resignificar la fugura de los 'rockers'. Es Hernández una de los nombres más importantes de la música del continente, carga sobre sus hombros la historia de una de las bandas más grande del siglo pasado y sigue de pie, con altura, con un discurso tan elocuente como su figura, lejos de los convencionalismos y de las trivialidades de las estrellas musicales. Con la profundidad que requiere hacer arte de verdad.


8. Diego Herrera 

Diego Herrera es fundador de Caifanes, y es básicamente la poesía sonora del proyecto; Para Álvaro González, "si Saúl Hernández es la poesía lírica, Diego representa la construcción de una atmósfera y de todo un universo que involucra lenguajes como el jazz, el rock, los sonidos mestizos y la electrónica." Es un músico muy completo, y si bien Sabo Romo (bajista) es la base y el piso de la banda, Alfonso André (baterista) es el virtuosismo, "la poesía sonora y el hecho de que Caifanes suene tan actualizado es responsabilidad de Diego Herrera, igual que la actualidad, vitalidad y la jovialidad del sonido, él concibe la totalidad del sonido y le da un color particular. Seguramente es él quien propone y logra que Caifanes no se haya quedado en un sonido del Siglo pasado."


9. Telebit

La banda abrió los dos conciertos de Caifanes en Bogotá con show nuevo, un crew más grande que incluyó vientos ynuevos arreglos y versiones para sus clásicos. Lo que hicieron estuvo a la altura del momento, representaba mucho para ellos abrirle a uno de sus referentes artísiticos y lo hicieron tan bien que Saúl Hernández agradeció su presencia en las dos jornadas. También el público recibió con amor su puesta en escena y abrazó sus ideas, con posturas plíticas y humanas bastante definidas. 


10. El público 

Las dos fechas evidencian la poderosa relación de la banda mexicana con Colombia. El público fue más de lo esperado y no solo en cantidad, el amor que Bogotá y quienes venían de otras ciudades le entregaron a Caifanes se ha visto en pocas oportunidades. Saúl Hernández lo agradeció en repetidas oportunidades, y al respecto hizo numerosos comentarios, uno de ellos memorable para laprimera jornada: "Esto es lo que los políticos no entienden, la unidad."

¿Qué te pareció este contenido?

Para comentar debe Register

Enviar