El desmarque del año: nace la Superliga

Doce de los más grandes clubes europeos anunciaron la creación de un nuevo torneo que pone en entredicho el futuro de la Champions.

Así como suena. Real Madrid, Manchester United, Liverpool, Juventus y el FC Barcelona pusieron la primera piedra. Luego se han unido clubes como el Inter, Milán, Atlético de Madrid, Chelsea, Arsenal, Manchester City y Tottenham. El objetivo es uno sólo: crear un torneo que busque generar más ingresos económicos de los ya percibidos por disputar Champions y Europa League. 

El presidente de esta Superliga será Florentino Pérez, mandamás del Real Madrid, y los dos vicepresidentes serán Andrea Agnelli Presidente de Juventus, y Joe Glazier propietario del Manchester United. Un organigrama en el cual sus integrantes no dan su brazo a torcer ante la respuesta –y amenaza- de la UEFA de desafiliarlos de su organización y, por ende, de sus torneos continentales y ligas locales.

Del lado de la Superliga se han mostrado abiertos al diálogo para encontrar un calendario que vaya a la par con los intereses de la UEFA, la FIFA, y los campeonatos nacionales. Una disputa que apenas comienza, teniendo en cuenta que la entidad que rige el fútbol europeo –UEFA– anunciará en cuestión de horas un nuevo sistema de competición que incluye más partidos y cruces entre equipos grandes.

¿Cómo se jugaría la Superliga?

Los doce equipos en mención, junto a otros 3 invitados  y 5 equipos más que se clasificarían cada temporada, juegan un torneo dividido en dos grupos de 10 y jugarían partidos de ida y vuelta. Clasifican los tres primeros de cada grupo a cuartos de final, y los otros dos cupos restantes se definirían entre los cuartos y quintos de cada zona.

Luego viene el esquema tradicional: cuartos y semis a partidos de ida y vuelta, y la gran final. Cerca de 200 partidos en total en contraste con los 125 juegos de la actual Champions League. ¿Este torneo tendrá descensos? La respuesta es sí, pero los 12 clubes fundadores, dada esta distinción, no bajarán de categoría. La idea es arrancar el torneo en agosto.

Según datos del diario El País de España las proyecciones indican que la Superliga espera ingresar cerca de 4000 millones de Euros. Las amenazas de desafiliación por parte de UEFA parecen no amedrentar a estos poderosos clubes de Europa.

¿Una rutina de lo extraordinario?

Semana tras semana, durante una temporada entera, partidos entre grandes clubes serán el pan de cada día. Aunque jugadores de la talla de Cristiano Ronaldo, Lionel Messi y Neymar entre otros aún no se han pronunciado, las reacciones han llegado a varios niveles. El internacional español Ander Herrera, jugador del PSG, ha sido uno de los primeros en hacerlo: “Si esta Superliga europea avanza, se acabaron esos sueños, esas ilusiones de los aficionados de los equipos que no son gigantes de poder ganarse en el campo el competir en las mejores competiciones”

Además, Bayern Munich y Borussia Dortmund le dieron un rotundo no a la comptencia. 

Por su parte Florentino Pérez presidente fundador de la Superliga ha dicho lo siguiente: “El fútbol es el único deporte global en el mundo con más de 4.000 millones de seguidores y nuestra responsabilidad como grandes clubes es responder a los deseos de los aficionados. Nos hemos unido en este momento crítico, para que la competición europea se transforme”.

El partido más importante en la historia del fútbol europeo apenas inicia. Y no es en un terreno de juego. 

¿Qué te pareció este contenido?