Placeres Extintos (escuchar discos): “Renacer" de Askariz

Aparece el tercer disco de la agrupación antioqueña Askariz, exponentes claros del heavy rock de nuestro país y representantes de una generación que consolidó el género, llevándolo a un nivel destacado en el mapa musical colombiano.

El álbum abre con misterio a través de un Intro llamado de la misma manera que el disco, es un preparativo de 1 min. 30 seg. para un recorrido total de 10 canciones autoría del grupo y un bonus track acústico.

Comienza entonces a revelarse el sonido de la banda, ahora más compacto, un toque más progresivo y más medido. En Evidencia Estás, claramente presenta el Askariz que conocíamos pero más potente y con muchas ganas de lanzar melodías, riffs y solos agresivos.  

Aparece luego el sencillo Aquí Estoy, una canción que cuenta con video promocional y que presenta una faceta clara de Heavy rock, complementada con algunos toques de balada rock en español en temas como Tiempo Atrás.

La música nos lleva a través de canciones  un poco más progresivas  como Perdiendo la Razón, de corte muy melódico y pegajoso, o también potentes en guitarras como El Amanecer de la Eternidad. En todas ellas encontramos un trabajo vocal destacado y con melodías que permanentemente dan colores y acompañan las historias del grupo, apoyados en una sólida y nutrida sección rítmica.

Lo anterior prepara el terreno para un punto de inflexión importante en el disco, me refiero a la instrumental Cruzando las Montañas. Un excelente tema para el diálogo entre guitarras y piano, que cuenta una historia en cada nota, en cada acorde y fraseo; es sin lugar a dudas, una de las mejores piezas instrumentales que hemos escuchado en el rock nacional desde hace varios años.

Desde ese momento, el disco se involucra un poco más en el progresivo y con algunas estructuras clásicos del género. Hay atmósferas épicas junto a momentos muy emotivos en canciones maduras y arriesgadas como La Profecia o el radial Siempre Serás.

La composición, su producción y lo que aporta en a la discografía del grupo, hacen que sea un disco importante en la historia de la banda, necesario después de un receso de varios años e indispensable como memoria de un estilo y una generación que exploró y afianzó el Heavy rock en nuestro país.

El disco fue producido por Alex Molina y Santiago Uribe, grabado y mezclado en F5 Producciones en la ciudad de Medellín. La masterización estuvo a cargo de Ue Nastasi (Lamb of God, Gojira, Paradise Lost, Anthrax, entre otros) en los Sterling Studios de la ciudad de Nueva York.

Es sin lugar a dudas, un muy buen disco de heavy metal en español que vale la pena tener en la colección.

¿Qué te pareció este contenido?