Escocia, el whisky y la salida del Reino Unido de la Unión Europea

Héctor Mora les cuenta qué significaría para el mayor productor de whisky del mundo, que el reino al cual pertenece se separe de la Unión Europea.

El próximo 23 de Junio, los británicos votarán un referendo para saber si se retiran de la Unión Europea. Aunque todo indicaba que las votaciones estaban parejas en opiniones, nuevas encuestas que se dieron a conocer el lunes dicen que va ganando la idea de salir de la Unión; sobretodo porque a muchos no les gustan las políticas de migración que tienen en la comunidad europea y que facilita el desplazamiento entre el continente y la Isla. Tras darse a conocer el sondeo, se provocó un devaluación de la libra frente al dólar.

Resulta que el whisky es la carta de presentación de Escocia ante el mundo, el cual sería uno de los mayores perjudicados si la mayoría de británicos votan a favor de abandonar la Unión Europea (UE) en el referendo del próximo 23 de junio.

Hablemos de cifras. Cada minuto Escocia envía al extranjero 38 botellas de whisky (¡CADA MINUTO!), la mayoría a países de la Unión Europea, un mercado que se vería afectado si deja de beneficiarse de los acuerdos comunitarios de libre comercio de los cuales actualmente gozan. 

Escocia observa con cautela el debate sobre la permanencia del Reino Unido en la UE no solo porque, según todas las encuestas, los escoceces sean junto con los del norte de Irlanda los más preeuropeos de las cuatro naciones que componen el país, sino porque además una eventual salida del club comunitario pondría en una complicada situación a la región de 5.3 millones de habitantes (los mismos que hace dos años votaron a favor de seguir perteneciendo al Reino Unido).

El Brexit (Britain + Exit) no solo tendría efectos para la industria del whisky sino que además los 5.200 millones de euros que ingresan al año gracias a esas exportaciones, se verían totalmente afectados. Por si fuera poco, este golpe podría detonar un segundo referendo para que los escoceces elijan o no seguir siendo parte del Reino Unido.

Por otra parte, grandes analistas ponen en duda la facilidad de cuadrar un nuevo referendo como causa/efecto de la votación a favor o en contra de salirse de la UE por parte de todos los británicos. ¿Por qué? Primero porque es el Gobierno británico el que en realidad tiene las competencias para hacerlo, no lo pueden hacer los escoceses solos. Segundo, no es probable que el Parlamento Inglés, que tendría por delante un largo periodo de negociación con la EU sobre las nuevas condiciones si se retiran, ponga como prioridad un nuevo referendo en Escocia.

Más para entender sobre el Brexit:

De todas maneras, y como están las cosas, la Ministra Principal de Escocia, la nacionalista Nicola Sturgeon, dice lo contrario. Ella afirma que en general es un tema al cual hay que ponerle mucha atención. El Gobierno en bloque apoya la opción de quedarse en la UE, pero dicen que si se quedan, van a proponer una segunda votación para salirse del Reino Unido y ser una Escocia libre.

Hay que destacar que si Escocia se separa entraría en un periodo de inestabilidad porque también perdería esas prevendas económicas de la UE (recordemos que también producen petróleo) lo cual, según los mismos escoceces, no generaría un buen clima para pensar en la separación. No sería una buena idea.

La idea de que Escocia se separe del Reino Unido viene desde muchos siglos atrás, sin embargo, no se ha logrado. 

Pase lo que pase el próximo 23 de junio, la situación política en el Reino Unido va a ser compleja pues si suecede una victoria de la permanencia, sería por un estrecho márgen y eso podría significar que los votantes escoceces y de Irlanda del Norte que han mantenido a Inglaterra dentro de la UE estando de acuerdo, tal vez cambien de opinión y el clima se ponga pesado. 

Ya veremos qué sucede.

¿Qué te pareció este contenido?