Un estonio perdido en Bogotá y un documental que sigue su búsqueda

¡Nuevo documental colombiano! Una estonia busca a su hermano perdido en las calles de Bogotá, "una ciudad enorme y caótica".

El documental ha evolucionado a pasos largos y acelerados en los últimos ocho o diez años. En Colombia tenemos una audiencia cada vez más grande para el género, y los realizadores se han aventurado a explorar la forma de contar historias haciendo uso de numerosas técnicas y herramientas. 

Tanto directores, como exhibidores (que incluyen numerosas plataformas digitales) y el público, han hecho que el género viva en la actualidad uno de los mejores momentos de su historia, no solo en nuestro país, claro está. Pero lo hermoso y valioso del documental es que a través de él podemos sumergirnos en las profundidades de una o numerosas personas, temas, o lugares.

La pérdida de algo sentido de Carlos Eduardo Lesmes López con la producción de Marcela Lizcano es una de las sorpresas de este año para el género documental a nivel nacional; si bien no ha llegado a su fase de exhibición, acaba de ser premiado en el Bogotá Audiovisual Market por Señal Colombia, donde compitió con entregas que seguro veremos pronto en pantallas nacionales, comerciales o alternativas. 

Carlos Lesmes siguió muy de cerca e hizo parte de una búsqueda desgarradora que nos permite ver a Colombia -a Bogotá particularmente-, a través de los ojos de una estonia que busca a su hermano desaparecido, un hombre de 39 años -con apariencia mucho mayor- que terminó a 10.103 km de su hogar, Kuusalu, un pueblo rural de Estonia con no más de 1500 habitantes, rodando y consumiendo drogas por las calles de ciudades como Bogotá, Cali o Palmira, sin pasaporte, sin dinero, incomunicado de su familia, y con algunas enfermedades mentales. 

Pero La pérdida de algo sentido no es la historia de Lauri Poola, a quien de hecho nunca vemos en el documental, sino la historia de su hermana, Eva, que ha estado siempre al servicio de su hermano, que lo buscó y encontró en distintas oportunidades y contextos, que intentó salvarlo a pesar del odio que pudo llegar a sentir por él, porque lo amó, y fue ese amor, y el que siente por su madre, lo que la trajo a Colombia para recorrer las calles más oscuras y densas de Bogotá, donde no hay turistas y donde todos los extranjeros son iguales, rubios y blanquísimos, y pocos, muy pocos, vienen a consultar por la ubicación de otros a personajes descolocados, inconscientes. 

El docu de Carlos E. Lesmes es un relato bellísimo, sensible, respetuoso, uno que si bien nos adentra a ese universo sórdido y escalofriante de las calles, las drogas y sus protagonistas, se queda no al margen, sino lejos del morbo, porque su foco no es el universo de Lauri y sus problemas, sino esa sensación de pérdida que va creciendo en Eva con el pasar de los días en Colombia sin hallar rastro de su hermano.

Los once (11) documentales del 2018

¿Qué te pareció este contenido?

Para comentar debe Registrarse

Enviar