Consejos para ser un turista responsable

Debemos contribuir al mantenimiento y protección de los bienes patrimoniales, culturales y naturales de los lugares a los que vamos.

El turismo puede convertirse en una actividad muy abrasiva quellegué a afectar de diversas maneras a una población local y a su territorio. En Radiónica queremos entregar una pequeña lista que puede contribuir a que esta actividad se desarrolle de manera más responsable.

 

Investigue más allá de lo obvio, interésese por saber de la situación política, social, cultural y económica del lugar al que va. Esto le podrá evitar muchos problemas y pisar tierra com mayor respeto. Realmente casi todo se desprende de este primer punto. 

Hay lugares que pueden tener escasez en algunos servicios, alimentos u otro tipo de bienes. Intente no contribuir a ese turismo abrasivo que decide ignorar esto y disfrutar de una estadía cinco estrellas a costa de los habitantes. Utilice los recursos que realmente necesite, así esté de vacaciones y, claro, no sepa deshacerse de la basura que produce.
 

Muchas veces evitar los productos en masa, que quizás ni siquiera se producen en el lugar que está visitando, y buscar apoyar los productos de los lugareños podrá contribuir a impulsar las tradiciones culturales de un territorio. Y de paso le dará recuerdos realmente especiales.

A la hora de escoger operadores turísticos, compañías aéreas y hoteles busque que sean respetuosos tanto con la comunidad donde se encuentran como con el medio ambiente. Hay agencias que trabajan con las comunidades y buscan un desarrollo dentro de estas y un intercambio económico justo. A este tipo de iniciativas hay que apuntarle. 

Una buena manera de conocer un lugar es adentrarse en sus dinámicas cotidianas. Caminar mucho y usar el transporte público debe ser una decisión que traspase fronteras. Además de contribuir con el medio ambiente, le dará visiones de la ciudad que quizás se salte en el interior de un particular. 

Conectado con lo anterior, pedalear siempre será una gran opción para recorrer cualquier lugar del mundo, cuidándose de paso la salud. Sino, mire el libro de Diarios de Bicicleta de David Byrne, ex líder de la mítica agrupación Talking Heads y los recorridos que ha hecho en dos ruedas alrededor del mundo.

Todo esto engloba algo fundamental: observe la fauna sin perturbarla, no arranque flores ni plantas. No compre recuerdos o productos elaborados a partir de especies en peligro de extinción. En los espacios naturales, y sobre todo en las áreas protegidas, intentar siempre seguir los senderos.

No solo se trata de cuidar el medio ambiente, ni de evitar llevarse “souvenirs” de los espacios arqueológicos, el respeto por la cultura local es vital. Busque plantar buenas relaciones y de entender sus hábitos y estilos de vida antes de entrar a imponer los suyos, por más orgulloso que esté de su idiosincrasia. Es ahí además donde puede aprender algo. 

Conectado con lo anterior, no busque imponer su fiesta, monopolizado la música y la manera de asumir la noche. Aproveche y busque las particularidades del lugar en el que se encuentra y abra espacio a un diálogo

Reflexione sobre lo que conoció y lo que vio. Comuníquele a la gente sus impresiones y de consejos a quienes van a ir, con el fin de que cada vez lleguen turistas más respetuosos a los diferentes lugares. 

 

¿Qué te pareció este contenido?

Para comentar debe Registrarse

Enviar