Cómo trabajar desde la casa y no fracasar en el intento

Como medida preventiva en algunas empresas de Colombia se implementó el teletrabajo para que las personas puedan trabajar desde su hogar.

En diciembre de 2019 se comenzó a conocer el Covid-19, un virus originado en Wuhan, China que hasta el momento ha dejado 80.778 personas contagiadas y 3.158 fallecidas en el país asiático. En Colombia, el pasado 6 de marzo se dio a conocer el primer caso de Coronavirus en el país, hasta el momento la cifra asciende a los 300 contagiados y el Gobierno se encuentran tomando medidas para mitigar el contagio.

Si bien algunas entidades o trabajadores independientes e informales siguen sin tomar medidas de aislamiento o no pueden hacerlo por la actividad que desarrollan, sin embargo algunas organizaciones están implementando el teletrabajo o home office para quienes puedan realizarlo. 

A lo largo de esta semana los escritorios, comedores, mesas de planchar y hasta las camas se han convertido en las oficinas de algunos colombianos, -que por fortuna han tenido la posibilidad de trabajar desde su hogar;- sin embargo, vale la pena reflexionar sobre la situación por la que están pasando todos aquellos que deben desplazarse a diario hasta su lugar habitual de trabajo, aquellos que se desempeñan en el transporte público y quienes están en las calles trabajando de manera informal.

Hablamos con algunas personas que hacen teletrabajo constantemente, otros que por primera vez entran en el mundo del home office, algunos que no pueden abandonar sus labores y aquellos que combinan el trabajo de manera virtual y presencial. Estas son algunas de las percepciones que tienen los trabajadores colombianos sobre esta modalidad laboral.

Enrique González es publicista y desde hace más de 20 años trabaja desde su casa en Popayán. Fue empleado durante aproximadamente 11 años en una oficina, sin embargo salió de la empresa y empezó a trabajar desde su hogar. En un comienzo creía que el trabajo independiente no era para él, pues estaba acostumbrado a recibir un salario fijo y a ser empleado.

“La vida me obligó a salir de eso, a tener la iniciativa de ser independiente. La principal ventaja es que uno dispone de su tiempo pero no es para todo el mundo, yo puedo disponer de mi tiempo un martes o un miércoles para ir a montar bicicleta o tomar fotografías, hacer lo que más me gusta, pero un domingo puedo estar sentado trabajando frente a un escritorio”, dice Enrique.

Hace un tiempo Enrique abandonó la publicidad y ahora trabaja desde la casa como presidente de la Corporación Gastronómica de Popayán, una entidad dedicada a hacer talleres, eventos. Para él es indispensable ser disciplinado, ponerse un horario establecido para trabajar y tener un lugar adecuado, cómodo, limpio organizado.

Laura Cano trabaja en una fundación que trata temas de conflicto armado y posconflicto. Es investigadora y periodista y, por primera vez, está realizando teletrabajo. Dice que estar en casa le genera hambre constantemente, no le rinde mucho y por esta razón prefiere trabajar en una oficina.

Iván Sabogal trabaja en el banco Davivienda, en el área de gestión de talento que busca que los trabajadores estén en el cargo y con las condiciones adecuadas. Desde comienzos de esta semana está haciendo teletrabajo, una medida que tomó la empresa de manera indefinida.

En su equipo se reúnen virtualmente todas las mañanas durante 15 o 30 minutos para abordar temáticas importantes y verificar que todos estén al día con sus labores. Cada quien trabaja de manera autónoma, principalmente por objetivos o metas que deben cumplir para una fecha determinada.

Para Iván lo más difícil hasta el momento ha sido no poder realizar actividad física: “al no tener actividad física tengo pereza o cansancio todo el tiempo”.

Katherine Pérez trabaja en Prosegur, una empresa de transporte de valores, maneja aplicativos de las entidades bancarias lo que le impide hacer el trabajo desde su casa, se siente tranquila ya que en su trabajo han tomado medidas de aislamiento.  

Orlando Romero es ingeniero de sistemas y trabaja en una compañía de tecnologías de la India y desde hace tres años hace sus labores de manera presencial y virtual con dos remotos por mes, que pueden variar de acuerdo a la situación de la empresa o según las coyunturas que atraviese el país.

Al trabajar en la industria tecnológica, para Orlando es más fácil utilizar esta modalidad de trabajo. Entre las ventajas que tiene está que no madruga tanto como de costumbre y no debe utilizar el transporte público, pero para él socializar con sus compañeros tiene una gran importancia así que esta combinación presencial-virtual es perfecta para él.

Durante el trabajo remoto extraña caminar, así que suple esto saltando lazo o jugando just dance (un videojuego para bailar). Para ser más eficiente tiene establecido un horario y prioriza tareas.

José Fernández es sonidista para un canal de televisión en Antioquia, puede editar desde su casa pero para los programas informativos en vivo debe hacerlos desde las instalaciones del canal que ya ha tomado medidas como implementar varios puntos de limpieza con jabón, alcohol y desinfectante, mínimo contacto entre personas, limpiar varias veces objetos como teclados y mouse.

¿Cómo trabajar desde la casa y no fracasar en el intento?

Gracias a algunos testimonios hemos recopilado la información para que ustedes también puedan teletrabajar o hacer home office de manera eficiente, acá les dejamos 10 consejos: 

  1. Establecer un horario de trabajo: crear un calendario de trabajo y cumplirlo para poder desarrollar todas las actividades planeadas. Para comenzar es aconsejable implementar el mismo horario que tienen en la oficina.
  2. Buscar un espacio adecuado para trabajar: no es recomendable hacerlo en la cama o en un espacio desordenado; tener un lugar limpio, ordenado y adecuado para hacer las labores ayuda a que ser más eficiente.
  3. Hacer pausas activas: es necesario que al menos cada hora se realicen estiramientos o movimientos, esto evitará que el cuerpo se desgaste
  4. Respetar el horario de las comidas: la alimentación es importante, respetar los horarios del desayuno, el almuerzo y la cena brindan energía.
  5. Ser disciplinado y no distraerse con facilidad: enfocarse en las tareas a realizar. Un método eficiente es trabajar en una sola tarea por 20 minutos y descansar 5, así sucesivamente hasta terminar.
  6. No combinar labores del hogar con trabajo.
  7. Tender la cama siempre.
  8. Saber lo que hay en la nevera: aunque suene divertido es importante porque estar en la casa puede generar más hambre o ansiedad, así que la persona puede llegar a pararse cada 5 minutos a mirar qué hay en la nevera. Es importante tener claridad en las comidas que hay y de ser necesario preparar snacks.
  9. Bañarse y vestirse como de costumbre: aunque trabajar en pijama es una propuesta bastante tentadora, lo mejor es bañarse antes de empezar a trabajar, de este modo el cuerpo y la mente se preparan para realizar las actividades como de costumbre.
  10. Priorizar tareas: no saber por dónde empezar puede llegar a quitar mucho tiempo así que es recomendable hacer una lista con las tareas por hacer e irlas realizando de acuerdo a la relevancia.

El Teletrabajo en Colombia: 

En Colombia, desde el año 2012, el teletrabajo es considerado como una modalidad laboral gracias a la Ley 1221 de 2008 que lo define como “una forma de organización laboral, que consiste en el desempeño de actividades remuneradas o prestación de servicios a terceros utilizando como soporte las tecnologías de la información y comunicación -TIC- para el contacto entre el trabajador y la empresa, sin requerirse la presencia física del trabajador en un sitio específico de trabajo”.

Según esta ley hasta el momento existen tres modalidades de teletrabajo:

  1. Teletrabajo autónomo: se refiere a los trabajadores independientes o empleados que se valen de las TIC para el desarrollo de sus tareas, ejecutándolas desde cualquier lugar elegido por ellos.
  2. Teletrabajo suplementario: se trata de trabajadores con contrato laboral que alternan sus tareas en distintos días de la semana entre la empresa y un lugar fuera de ella usando las TIC para dar cumplimiento. Se entiende que teletrabajan al menos dos días a la semana.
  3. Teletrabajo móvil: son aquellos trabajadores que utilizan dispositivos móviles para ejecutar sus tareas. Su actividad laboral les permite ausentarse con frecuencia de la oficina. No tienen un lugar definido para ejecutar sus tareas.

Según las estadísticas el teletrabajo aumenta el 23% aumento de la productividad, hay un 18% de reducción de costos en la planta física, 63% reducción del ausentismo, 25% de reducción de retiro voluntario de empleados y el 72% prefiere un empleo con trabajo móvil sobre otro.

Entre los principales beneficios del teletrabajo están:

  • Calidad de vida: disminuye el estrés al desplazarse de un lugar a otro, mejora los lazos familiares.
  • Ahorro: reducción de costos en transporte o de gastos en combustible; tiempo y servicios públicos para su empresa
  • Salud: mejoras significativas en la alimentación al consumir productos preparados en sus casas.
  • Impacto ambiental: la opción del trabajo sin duda es la mejor opción para cuidar el planeta y reducir la huella de carbono.

¿Es necesario capacitar a los teletrabajadores?

Sí, es importante que quienes vayan a teletrabajar estén familiarizados con los procesos técnicos, de comunicación, gestión del tiempo, lineamientos generales, entre otros. También deben tener una formación adecuada en cuanto a la prevención en salud y riesgos laborales, el uso y manejo de las herramientas tecnológicas y el manejo del cambio y competencias para teletrabajar.

Como el teletrabajo implica el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) es importante validar que las organizaciones cuenten con las herramientas adecuadas para el teletrabajador, o si quien desarrolla la actividad tiene los elementos necesarios para realizar su trabajo.

Teletrabajar no se trata solamente de hacer labores o procesos desde un computador en la casa, sino que la persona que desempeña esta modalidad de trabajo debe contar con las mismas condiciones laborales y derechos que tienen los colaboradores presenciales.

El lugar que será destinado para teletrabajar debe ser verificado por el empleador con una asesoría de la administradora de riesgos laborales ARL. También los teletrabajadores pueden ser afiliados por el empleador al sistema de seguridad social, salud, pensiones y riesgos profesionales, también a las cajas de compensación familiar.

¿El home office es lo mismo que teletrabajar?

No, a lo que se le ha denominado como home office no está regulado por la legislación laboral colombiana así que no es una modalidad contractual, pues no implica un cambio en el lugar de trabajo y en la mayoría de los casos las empresas lo manejan como un beneficio extralegal de bienestar social y ocasional.

Al igual que en el teletrabajo las personas que vayan a desarrollar esta modalidad deben contar con igualdad de condiciones laborales que los presenciales, la empresa debe suministrar las herramientas de trabajo y la ARL debe verificar el espacio de trabajo.

Generalmente este beneficio laboral conocido como home office es pactado de manera escrita, dejando así claras las condiciones.

Finalmente también hay que reflexionar sobre la infraestructura digital que tiene Colombia, ¿los proveedores de internet serán capaces de abastecer a todo un país? ¿Cuál es la solución para aquellos que no tienen acceso a internet?

¿Qué te pareció este contenido?