Foto: Luke van Zyl en Unsplash

Redes sociales: ¿cómo afectan nuestra salud mental?

Hablamos con expertos sobre los beneficios y riesgos de las redes sociales.

Durante el aislamiento que vive el mundo a causa del COVID-19, la tecnología y, en especial las redes sociales, han sido un aliado que nos ha permitido mantener la comunicación con familiares y amigos. También han sido la forma perfecta para compartir imágenes alrededor de todo lo que se hace desde casa: teletrabajo, planes familiares, logros personales, deporte, tiempo con las mascotas y toda una serie de cosas que al ser compartidas, publicadas, difundidas, crean en la gente la sensación de no estar solos en este proceso.

Sin embargo ese sentimiendo suele desvanecerse una vez bloqueado el teléfono o apagado el computador. Por eso vale la pena hacer un alto y reflexionar sobre la importancia que le estamos otrogando a las redes sociales en nuestras dinámicas sociales y personales.

Para nadie es un secreto que desde hace algunos años las redes sociales han estado estrechamente relacionadas con la salud mental de las personas. Para Luisa Torres, psicóloga y directora de la Fundación Forjando Ciberseguridad, “las redes pueden afectar nuestro desarrollo emocional y psicosocial en la medida en que el ser humano puede pasar por episodios de ansiedad y depresión. Estos eventos son frecuentes cuando hay un uso excesivo de las redes sociales”.

Según un estudio realizado por el Centro Hospitalario Universitario Sainte-Justine de la Universidad de Montreal la depresión no está relacionada solo al tiempo que las personas invierten haciendo uso de las redes sociales, sino a lo que ven y consumen en ellas, y en el caso de los adolescentes –principales consumidores de las redes sociales– los contenidos que consumen llevan a que ellos se comparen con otras personas o busquen aprobación respecto a sus acciones. 

Las redes sociales y los menores de edad

Se habla mucho sobre las nuevas generaciones y su dominio de la tecnología, sus habilidades en la navegación y la facilidad que tienen para manejar cualquier dispositivo inteligente. Fabián Velero, ingeniero en ciberseguridad explica que este argumento lleva a que muchos padres de familia se desentienden de todo este universo y omitan la responsabilidad que tienen en este proceso 

Christian Espinosa, experto en redes sociales, afirma que gran parte de los peligros que los menores corren en las redes sociales se debe al analfabetismo digital de los padres de familia. Él compara esta situación con los peligros que puede implicar para un menor de edad estar en la calle. “Los niños por definición no deberían estar en redes sociales porque no tienen la madurez para afrontarla, de igual forma que los niños no deberían estar en la calle si no están con un adulto responsable por todos los peligros que ello implica”. Pero no es solo una presencia física, sino una que pueda guiar en el consumo de contenidos a los que se van a ver expuestos en las redes sociales. 

Es importante que los padres de familia sepan que los peligros que corren los niños en las redes sociales son reales. “Existen grupos que son seguidores de temas de niños y se reconocen con las siglas MAP (Minor Attracted Person) y tienen un movimiento en redes para que sus derechos sean respetados [...] El 30 % de las cuentas que hay en Instagram y Tik tok son de pedófilos”. Afirma Fabián Valero.

Pero, así como los niños están en riesgo, los adultos también pueden estarlo, por eso no existe una edad perfecta –en número– para empezar la vida en las redes sociales, prueba de ello es que personas mayores de edad han sido víctimas de delitos como el texting o el ciberacoso. Acá es más importante la madurez mental que tenga la persona que aspectos como el amor propio y el respeto a la intimidad estén claros. “Cuando hay amor propio, hay seguridad de empezar a interactuar con todo lo que se ve en las redes sociales, se puede llegar a comprender toda la diversidad, y a partir de ello generar toda una identidad propia.” Afirma la psicóloga Luisa Torres.

Los beneficios en medio de la pandemia

Los expertos consultados coinciden en la importancia que han tenido las redes sociales en nuestra conexión con familiares y amigos; también resaltan el rol que han cumplido en la educación de muchos adolescentes servicios como WhatsApp, y la posibilidad que le ha dado a muchas personas de mantener sus emprendimientos o empresas por medio de la venta o muestra de sus productos en redes sociales como Instagram y Facebook. 

Con estos beneficios se puede ver que las redes sociales no son del todo negativas y no siempre van a llevar a las personas a tener problemas con su salud mental. El secreto de esa buena relación se basa en el correcto uso que se haga de ellas.

La psicóloga Torres afirma que el buen uso se basa en “No sustituir momentos sociales o familiares por estar en las redes sociales”. Es importante encontrar los espacios para ver los contenidos y también es ideal controlar el tiempo que se destina para ello. 

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'Me gustó'.