15 series que salvaron al mundo

Quince (15) series que salvaron el mundo

Un listado con varias producciones televisivas que han sido reseñadas desde nuestros diferentes espacios a lo largo de toda esta historia

Durante esta década y media de historia desde la Radio Pública colombiana, hemos podido evidenciar diversos procesos de transformación en la pantalla chica. Desde el sostenimiento de grandes producciones en la televisión por cable, hasta la llegada y la masificación del streaming. Cruzando por las nuevas formas de consumo de los usuarios, los cuales pasaron de ser meros espectadores a fanáticos afiebrados que comparten sus gustos a través de grandes comunidades hiperconectadas en la red.  

Estos 15 años nos han dejado momentos importantes y la llegada de una era dorada en los contenidos televisivos. Por esa razón, aquí les dejamos un listado con 15 producciones que queremos unir a este importante acontecimiento.

 

Doctor Who (2005)

El Reino Unido como pionero de la televisión y por supuesto junto a la BBC, vieron la posibilidad hace 15 años de revivir a una de las sagas más emblemáticas de la ciencia ficción. Una tradición que comenzó en 1963 con William Hartnell como el primer Doctor, que cesó en 1987 con el sexto Doctor de Sylvester McCoy (sin olvidar al séptimo de Paul McGann en una película para televisión) y que se mantiene gracias a una reincorporación certera con el actor Christopher Eccleston como el noveno Doctor.  Esto derivó en el surgimiento de una nueva generación de Whovians (fans de Doctor Who), que se unieron a los más veteranos quienes anhelaban más que nadie este triunfal regreso.      

 

Mad Men (2007)

Como una producción de época ambientada en los Estados Unidos durante los años 60 y 70, esta serie presenta un drama enfocado al negocio de la publicidad, todo alrededor de una agencia ficticia conocida como Sterling Cooper. La actuación de Jon Hamm interpretando al mujeriego ejecutivo y publicista Don Draper, se entrelazó de manera sublime con una gran cantidad de tramas y personajes, los cuales evidenciaron los cambios de comportamiento y pensamiento de esta sociedad durante las mencionadas dos décadas. 

 

Breaking Bad (2008)

Stephen King dijo en algún momento que este era el mejor drama de la historia, muchos concordamos en que no se equivocó. Walter White interpretado por Bryan Cranston de forma inmortal, se ha convertido en uno de los grandes villanos de la historia de la televisión, donde se ratificó la famosa frase de Goethe: “La ley es poderosa, pero más poderosa es la necesidad”. Un reparto brillante donde relucieron figuras destacadas como Anna Gunn, Aaron Paul, Dean Norris, Bob Odenkirk y Giancarlo Esposito, además de su creador Vince Gilligan, quien luego de haber pasado por producciones de la talla de los Expedientes Secretos X, demostró su infalible factura para contar historias inteligentes.  

 

Sherlock (2010)

Benedict Cumberbatch y Martin Freeman, dos nombres que se convierten en un cóctel de calidad brindado para una de las mejores versiones de las historias de Sir Arthur Conan Doyle. En este caso los responsables de reimaginar tales relatos fueron Steven Moffat y Mark Gattis, quienes transportaron estas aventuras de la época victoriana y eduardiana a tiempo contemporáneo, donde existen amenazas bastante series asociadas al mundo de la tecnología, los medios digitales y la conectividad. Corta, concreta y atrapante desde el inicio.   

 

Game Of Thrones (2011)

Para bien o para mal, pese a un final que dejó a más de uno con una profunda decepción, HBO logró crear uno de los fenómenos televisivos con mayor amplitud en los últimos años. Aquí se demostró que la fantasía épica puede llegar a niveles superiores al mezclarse con dramas políticos complejos. La mente maestra de George R.R. Martin permitió que desde las novelas de ‘Canción de Hielo y Fuego’, surgiera una propia concepción para televisión con un nuevo universo que capturó fanáticos alrededor del mundo. La prueba es que Game Of Thrones se convirtió en una de las series más pirateadas de la historia, ya que muchas personas querían descubrir a la persona que se sentaría finalmente en el Trono de Hierro.

 

Black Mirror (2011)

El concepto de antología heredado por Alfred Hitchcock, o producciones como Dimensión Desconocida, logró ser entendido por Charlie Brooker, quien trajo una brillante serie que habla sobre nuestra relación con la tecnología y los desencantos propios del ser humano en este tiempo hiperconectado. Si bien la serie comenzó como un proyecto planteado desde la televisión privada del Reino Unido, fue solamente hasta 2016 que empezó a adquirir fama internacional debido a la adquisición de sus derechos por parte de Netflix. La tercera temporada llegó con eco a este servicio de streaming, e hizo que muchos televidentes se pusieran al día con las temporadas anteriores y quedaran ansiosos de más historias para reflexionar sobre este cambiante mundo tecnológico.

 

Rick & Morty (2013)

Una parodia a la sociedad en la que vivimos, pero en clave de ciencia ficción, cargada de acción, referentes por doquier y un sin número de cuestionamientos sobre el ser humano, personificados en cuanto extraterrestre, monstruo, criatura, robot u organismo tanto de este universo, como de cualquier otra dimensión paralela. Lo que se concibió como una burla de Regreso Al Futuro, Dan Harmon y Justin Roiland lo convirtieron en una producción que reluce por sus características filosóficas e introspectivas, implementando un nuevo escalón de calidad previamente dado por series como South Park, Ugly Americans, Archer o Robot Chicken.    

 

House Of Cards (2013)

Si ustedes se preguntan cuál fue la producción que desató la preferencia por las series a través de plataformas de streaming, House Of Cards es la respuesta. Beau Willimon tomó dos referentes previos como la novela de Michael Dobbs y una primera adaptación británica de 1990, para así transformarlas en una cautivante producción de suspenso inspirada en la política contemporánea de los Estados Unidos. Infortunadamente, la perspicacia de Frank Underwood y la inteligencia estratégica de su esposa Claire Underwood no terminaron tan bien por las controversias externas alrededor del actor Kevin Spacey.

 

True Detective (2014)

Otra mirada al concepto de antología se ha podido ver gracias a series como esta, donde cada temporada cuenta un relato diferente con diversos personajes, pero todo anclado a un mismo concepto. En este caso el hilo conductor es la labor exhaustiva de una pareja de detectives por descubrir un misterio sin resolver muchos años después. Dicho propósito recayó en los papeles estelares de Matthew McConaughey y Woody Harrelson, junto a las mentes maestras del director Cary Joji Fukunaga y la visión del novelista Nic Pizzolatto. Personajes muy bien construidos, relaciones altamente complejas y un manejo del tiempo impecable, todo eso y mucho más hacen de su primera temporada una completa obra maestra.  

 

Bojack Horseman (2014)

Que la animación para adultos toque temas profundos es una ganancia. Ahora bien, que lo que aparentemente es una comedia encierre un drama, resulta un completo acierto. Eso es Bojack Horseman, una historia que se burla de frente y sin pretenciones del mundo de Hollywood, haciendo analogías de los seres humanos a través de diversas especies de animales. Una desgarradora historia sobre las secuelas de una fama llena de derroches, donde su protagonista deberá buscar la redención en un camino destinado al fracaso, encontrándose una vez más con sus fantasmas del pasado.

 

Mr. Robot (2015)

Aunque Rami Malek se consagró definitivamente con su interpretación de Freddy Mercury, antes de eso ya había sucedido algo que lo puso en la mira del estrellato. Al interpretar a Elliot Alderson no solo le dio vida a un hacker y a una trama sobre un mundo conectado a la red, también expuso de manera reflexiva varios dilemas alrededor de las enfermedades mentales en este siglo. Secretos, conspiraciones y complots frente a la política mundial, la economía y los hilos que se mueven detrás del telón por el control del todo.

 

Stranger Things (2016)

Como un homenaje a los años inolvidables años 80, esta serie creada por los hermanos Duffer toma lo mejor del cine de horror, ciencia ficción y aventuras, para presentar una historia que se vale de las nostalgias de la niñez, además de una década que fue fundamental para el futuro del entretenimiento. Aquí, indirectamente salen a la luz conceptos como el del cómic argentino ‘El Eternauta’, sobre el héroe como equipo y no el héroe unitario, ya que trata sobre cómo una comunidad se une para poder enfrentar una serie de pesadillas provenientes de otra dimensión.

 

Atlanta (2016)

Quien mejor que Donald Glover (a.k.a. Childish Gambino) para poder hablar sobre rap y la cultura afroamericana en la actualidad de los Estados Unidos. Un hombre que con su polifacética carrera que le da un estatus de actor, cantante, guionista y productor, resulta para este proyecto en calidad de protagonista y creador. El argumento se centra en un sueño familiar por conseguir el éxito en la escena del rap local, luchando por sobrevivir y sacar adelante a su familia, todo dentro de un contexto cargado de reflexiones y premisas respecto a la sociedad estadounidense de este siglo.

 

The Handmaid's Tale (2017)

Siendo una adaptación de la famosa novela de 1985 publicada por la autora Margaret Atwood, esta producción resulta altamente apropiada por sus lecturas alrededor del papel de la mujer en esta década, la cual levanta su voz en contra de cientos de atropellos que se viven alrededor del mundo. En clave de ciencia ficción distópica, esta trata sobre cómo las guerras al deteriorar el medio ambiente, hacen que surja un orden mundial totalitario en el que las mujeres quedan relegadas a ser simples criadas, pero las intrigas y las tramas empiezan a dar luces sobre la chispa de una rebelión. 

 

Watchmen (2019)

Finalmente, una de las series más aclamadas del año 2019, la cual demuestra que el género de los superhéroes puede ir mucho más allá de una franquicia taquillera. Damon Lindelof, el creador de series tan importantes como Lost, tomó un riesgo que no cualquier hubiera asumido, darle una secuela digna a la legendaria novela gráfica Watchmen escrita por Alan Moore. Pese a que en las viñetas esta historia posee momentos argumentales antes y después de lo narrado, la serie omite tales adiciones y centra en la obra original para brindar una secuela que desde la perspectiva del siglo XXI, habla sobre problemáticas tan serias como los abusos de autoridad y el racismo.

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'Me gustó'.