"The Last of Us Part II" de Naughty Dog

Llegó el esperado título de Naughty Dog que cierra con broche de oro la historia de la Playstation 4 tras una espera de 7 años.

Este lanzamiento que durante su primera semana logró vender la cifra récord de 4 millones de copias, ha desencadenado una gran cantidad de comentarios a favor y en contra. Por tal razón, si no han jugado aún este título, o no van lo suficientemente adelantados, les recomendamos no seguir leyendo, ya que este artículo posee un alto contenido de spoilers y comentarios sobre el mismo.

Después de su exitosa primera entrega, el estudio Naughty Dog tuvo el duro desafío de superar uno de los mejores juegos exclusivos de Playstation. Sin embargo, lo ha logrado con creces al concebir una producción de narrativa extraordinaria, haciendo un trabajo ejemplar en el desarrollo de personajes e interpretaciones, pero sin dejar de lado detalles como la atrapante banda sonora realizada una vez más por Gustavo Santaolalla

El juego cuenta con un impactante desarrollo visual y mecánicas cuidadosamente pensadas, para que así nunca se pierda la naturalidad y el realismo de su historia. Además cuenta con físicas de alto nivel que según algunos críticos son el tope en el desarrollo de videojuegos actualmente. 

Aún más largo que su versión anterior (25 a 30 de horas de juego), este es una inmersión hacia una historia que busca darle una experiencia emocional y única a los jugadores gracias a su detallado sistema de juego, donde cada cosa está pensada para ser parte de la narrativa, la cual se centra en las emociones y vivencias de sus protagonistas. A diferencia de la primera entrega que tuvo una narrativa más lineal, este se desarrolla de forma fragmentada de una forma magistral, pero sin llegar a soltar el hilo conductor. 

Según declaraciones de prensa de su creador, Neil Druckman, esta segunda parte fue pensada con el objetivo de desafiar al jugador de distintas formas, sobre todo desde su parte emocional, ya que la primera entrega se centró desde conceptos como el amor, pero en esta predominan intensos deseos de venganza y odio, todo en medio de un ambiente tensionante que minuto a minuto nos lleva por una montaña rusa de emociones. 

Este segundo episodio continúa la historia 5 años después tras el final de la primera parte, donde a pesar de que existe una comunidad próspera, el recordado y amenazante virus aún sigue en el mundo. En la primera entrega se hicieron cambios de roles, característica que se conserva aquí, ya que Ellie tiene el protagonismo total y se explora a profundidad su inclinación sexual y se introduce a Abby, una chica trans con la que se relaciona sentimentalmente. Todo da un giro inesperado en la historia cuando Abby asesina a Joel para vengar la muerte de su padre, luego de esto el jugador empieza a jugar con ella, quien toma aún más protagonismo que la misma Ellie. 

Existen algunos cambios que llaman la atención sobre las características del juego, por ejemplo no solo existen amenazas zombies, también hay enemigos humanos de otros asentamientos e incluso animales. El sigilo se apodera aún más de la jugabilidad aumentando la tensión durante los enfrentamientos, los usuarios tienen más herramientas y la movilidad fue mejorada en comparación a la primera entrega.

Desde antes de su lanzamiento, The Last of Us: Parte II ha generado gran revuelo en redes sociales y medios especializados debido al dramático giro de su historia, además del desarrollo de la conducta homosexual de su protagonista y la inclusión de un personaje trans. En algunos países de Medio Oriente el juego fue vetado y su venta fue prohibida por tener contenido homosexual.

Muchos jugadores descontentos con esta segunda entrega amenazaron a la actriz Laura Bailey, quien interpreta a Abby en el juego. Además, los desarrolladores de Naughty Dog denunciaron haber recibido amenazas de muerte, hechos que el propio Neil Druckman ha condenado duramente en sus redes sociales, llamando a los jugadores inconformes al respeto por su equipo de trabajo. 

En el sitio web Metacritic, especializado en crítica de productos de entretenimiento, se ha realizado una campaña de desprestigio en contra el videojuego, llenando la página de puntuaciones negativas con más de 10 mil reseñas de usuarios hacia un promedio de 3.3 sobre 10, cuando la crítica periodística le ha dado valoraciones positivas del 95 %.

No es nuevo que en los videojuegos se aborden frontalmente temas como la homosexualidad, los transgénero y las minorías. La complejidad de la vida, la profundidad de las emociones, los sentimientos humanos y nuestro papel en la sociedad son asuntos completamente vanguardistas, por lo cual el entretenimiento electrónico está llegando más frecuentemente a un nuevo nivel de madurez narrativa, donde de alguna manera la ficción nos da una dosis de realidad y lleva al jugador a reflexionar sobre ello. Un buen ejemplo es Death Stranding, que en su trasfondo tiene una importante reflexión sobre nuestra relación como seres humanos y la manera en que asumimos el pasado de nuestras vidas. 

Probablemente este juego pasará a la historia por su calidad y extraordinaria narrativa, por toda la polémica que ha desatado y por haber sido lanzado en medio de la pandemia del COVID-19. Curiosamente en la actualidad, al igual que en la historia del juego, estamos enfrentando un peligroso virus que nos tiene confinados en nuestra casas por nuestra propia seguridad, que ha dividido y ha generado bandos entre las personas.

El coronavirus al igual que el virus causado por la cepa mutada del hongo Cordyceps dentro de The Last of Us, ha generado múltiples respuestas por parte de los gobiernos y mandatarios alrededor del mundo. Sin buscarlo este videojuego nos deja una eventual reflexión sobre la crisis sanitaria actual, la posición que asumimos frente a esta situación y la unidad que debemos tener como personas para enfrentarlo.

¿Qué te pareció este contenido?