Turismo tras el posconflicto: territorios que abren sus puertas

Un breve recorrido por el turismo y los obstáculos de diferentes zonas que han pasado por el conflicto armado.

Tras la firma del Acuerdo de Paz en 2016 y las mismas secuelas que se habían generado por el conflicto en las diferentes zonas del país, se tomó la decisión de encontrar un nuevo sustento en determinadas áreas como el turismo. Una herramienta que han desarrollado a lo largo de estos últimos años para, de esa forma, obtener un mayor ingreso económico para sus respectivas comunidades.

Muchas zonas a lo largo y ancho del país, adoptaron estas iniciativas en el marco del posconflicto, en donde se han abierto las puertas a turistas nacionales e internacionales, los cuales también han generado un gran número de nuevas oportunidades laborales. Se generaron alrededor de 2000 empleos gracias a los proyectos de turismo y posconflicto que se adoptaron en Colombia después del Acuerdo de 2016.

El mayor ideal de este proyecto se centra en el hecho de darle un enfoque de aprovechamiento y ganancia a las diferentes poblaciones que atravesaron tiempos difíciles en medio del conflicto. Desde ese punto de vista, las zonas volverían a abrir paso a los paisajes, gastronomía, música, comunidades y respectivas culturas. 

Desde Radiónica, le presentamos una lista con algunas de las zonas más importantes que han entrado en esta dinámica turística. Además de ello, se destacarán algunas de las dificultades que tuvieron que pasar estas poblaciones antes del posconflicto.

Vichada

En la actualidad, el departamento ofrece diferentes tipos de actividades acuáticas, en donde se destacan: deportes nauticos remo, Kayak surf, El Surf a Vela, El Paddle Board Yoga o Sup Yoga, entre otros. Además de ello, Vichada también ofrece recorridos por uno de los límites de Colombia y Venezuela, partiendo desde Puerto Carreño. Por otro lado, la misma comunidad también ofrece diferentes ramas de su gastronomía, música, fiestas y cultura. Un detalle importante dentro de su plan, es el paso por el Monumentos para crecer, un lugar que se centra en realizar un acto simbólico en honor a la reparación de las víctimas del conflicto armado. 

Un reporte del Centro Nacional de Memoria Histórica destacó que el departamento de Vichada, junto al Meta, vivieron una cruda época de 15 años, en donde los grupos paramilitares utilizaban la limpieza social como una herramienta efectiva en contra de la población. Se reporta un 61% de víctimas afectadas por exterminio social, 39% de homicidios selectivos, 37% de desapariciones forzadas, 22% de torturados, 10% de lesiones personales y 6% de violencia sexual. Además de ello, se evidenció la intimidación de estos mismos grupos, los cuales gobernaban el territorio y población.

San Vicente del Caguán, Caquetá

Dentro de la misma cultura del municipio de San Vicente del Caguán, se desprende una serie de recorridos que se enfocan en los lugares más representativos de su sociedad. De este derivan sitios de interés como: Parroquia Nuestra Señora de las Mercedes, Camino Real San Vicente - Algeciras, Puente colgante sobre el río Caguán, Salto de la Arenoso, Salto de la Danta y el Parque Nacional Cordillera de los Picachos. Con un enfoque netamente natural, el municipio abre sus puertas a diferentes caminatas y lugares que conectan con la historia de su población. 

La mayor problemática que llegó a presentar este territorio, se dio en el año 1999, con la Masacre de San Vicente del Caguán. Durante esa época, las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), realizaron una serie de secuestros y asesinatos a diferentes campesinos que habitaban la zona. Todo esto se dio porque se señalaba que las víctimas estaban pagando una extorsión a la guerrilla, la cual daría paso a cero ataques a las fincas ganaderas de la zona.   

Sierra de la Macarena, Meta

La Sierra de la Macarena, contiene uno de los parques más reconocidos del país, el Parque Nacional Natural Sierra de La Macarena. Un lugar que presenta el Caño Cristales, uno de los espectáculos visuales más importantes de todo el mundo, en donde las plantas acuáticas macarenia, provocan que las aguas adquieran los colores del arcoiris. Por otro lado, el territorio también ofrece recorridos por el Bioparque Los Ocarros, el Ombligo de Colombia, el Parque de los Fundadores, entre otros. 

Durante mucho tiempo no hubo un estudio exacto sobre la situación que se daba con el conflicto armado en la zona. Tras el Acuerdo de Paz, se abrió una puerta a diferentes investigaciones, las cuales señalaban que había un protocolo muy estricto con los secuestros que llegaron a darse en el lugar. Además de ello, se indicó que la misma zona fue uno de los lugares más afectados por el cultivo de coca. Se reveló que había más de 2.300 hectáreas sembradas en el Parque Nacional Natural Sierra de La Macarena.

Urabá

Urabá destaca por tener algunas de las playas más bellas y cercanas al mar Caribe. Además de ello, su turismo también está dedicado a lugares como el volcán de lodo, el cual es uno de los atractivos más queridos por parte de los viajeros. También está el Cerro de Zumba, uno de los paseos ecológicos más visitados de todo su plan turístico. Otra de las características que no se pueden dejar atrás, es la comida marina con la cual dispone, en donde se pueden encontrar cangrejos, camarones y pescados de todo tipo.

Son varios los sucesos que tuvieron lugar aquí en el marco del conflicto, como la toma de control que realizaron las Farc y el Epl, a finales de los años 70. Este mismo hecho desembocó en una zona completamente dedicada al tráfico ilegal de armas y drogas. Por otro lado, la riqueza que presentaba el mismo terreno, atrajo diferentes industrias que se aprovecharon de las tierras. Fueron casi 70 masacres en cuatro municipios, los cuales se encontraban en medio de una guerra entre el Epl, las Farc y un grupo de paramilitares que habían llegado a la zona. 

Rioblanco, Tolima

Ríoblanco se destaca por sus visitas al Balneario las sardinas, un lugar muy concurrido por las familias y paseos de olla que llegan a la zona. Por otro lado, su turismo también se destaca por La Cartuchera, la piscina Villa Mary y la Piscina natural La Brecha. Otro de los detalles que se deben rescatar de su plan turístico, es la oportunidad de conocer el resguardo indígena la Mercedes, en donde se podrá conocer más a fondo de esta cultura. También se destacan las fiestas dedicadas al campesino, así como también los desfiles de San Juan. 

Rioblanco es recordado por ser considerado como “zona roja”, por cuenta de un periodo de masacres y violencias hacia la población del lugar. Por otra parte, se señala que a finales de los años 90, sufrió un fuerte silenciamiento por parte de las Farc que por ese entonces, intentaban esconderse de las operaciones realizadas por el Ejército Colombiano.

Cauca

El departamento del Cauca se destaca por tener algunas de los lugares más importantes del turismo colombiano: Popayán, Coconuco, Inza y Cajibío. Además de ello, se resaltan las atracciones como el Parque Caldas, Centro histórico de Popayán, Morro del Tulcán, Puente del Humilladero, Museo de Historia Natural, Termales Aquatibia, entre otros. A nivel cultural se pueden encontrar comunidades como los yanaconas, los ingas, los coconucos, los totoroes, los guambiamos, los siapidara y los paéces. Cada una de ellas está abierta a la enseñanza de sus costumbres y artes tan característicos como el tejido, la música, etc.

El departamento es conocido por ser una de las zonas con importantes campamentos de las Farc. Además de ello, era una gran ruta hacia el Pacífico. Una vía importante para los negocios que tenían relación con el tráfico de armas y drogas. Existen municipios que también cargan con una larga historia de diferentes grupos clandestinos, los cuales hacen parte de un legado que busca proteger tanto luchas reivindicativas como actividades ilegales en el territorio. Ahí tuvieron lugar los operativos en contra de Alfonso Cano en 2008.

¿Qué te pareció este contenido?