Santander de otra manera: Planes turísticos que se salen de lo normal

Les contamos sobre algunos planes que seguramente los motivarán para conocer más de Santander, Colombia.

Pisar Santander, especialmente si es en plan de visitante, es darle la bienvenida a la aventura y los deportes extremos. Una geografía imponente que combina caudalosos ríos con terrenos áridos y un sistema de montañas que se convierten en un poderoso cañón, son solo algunos de los atributos naturales que tiene este departamento colombiano, que lo hacen tan atractivo para actividades como el canotaje, parapente, espeleología o el bungee jumping.

Pero la idea de este artículo, más que exaltar esos planes que parecen obvios, es mostrar que Santander es mucho más. Y es que en los últimos años, nuevas propuestas han tomado forma para brindar experiencias diferentes, que nutren el turismo de la región y claro, generan recuerdos inolvidables. Aquí tenemos cuatro de esos planes. Sin duda otra cara del turismo en Santander que vale la pena explorar.

Hoyo de los Pájaros

Uno de esos espacios que la naturaleza nos brinda para quitarnos el aliento. Una caverna que se asemeja a un reloj de arena que, a más de 100 metros de profundidad, alberga miles de pájaros guácharos, aves suramericanas que miden aproximadamente 30 cm de largo y que producen un peculiar sonido, que abraza esta imponente cueva.

Por muchos años el Hoyo de los Pájaros fue la musa de innumerables mitos de la región, una maravilla natural que permanecía al margen de los hombres por las historias que se contaban allí. Hoy en día su potencial turístico ha aumentado y es una actividad para quienes aman la espesa vegetación y buscan un encuentro inolvidable con la naturaleza. El Hoyo de los Pájaros se encuentra ubicado en el municipio de Mogotes.

Refugio la roca

Este es un lugar que reúne dos extremos. Por un lado, pone a prueba la fuerza del cuerpo y de la misma gravedad; y por el otro, se detiene en el placer de disfrutar la calma, esa que viene con el silencio y los paisajes que te quitan el aliento.

El Refugio la Roca es un hostal ubicado en la zona de la Mesa de los Santos, incrustado en el Cañón del Chicamocha. Un encuentro con la naturaleza que permite apreciar las bondades más sencillas de la naturaleza, como un amanecer entrado suavemente en la ventana o la posibilidad de practicar yoga teniendo las montañas como paisaje.

El valor agregado de este lugar, además de su imponente ubicación, es el parque de escalada que se encuentra allí, en una roca inmensa conocida como La Mojarra. Una forma de fusionar tranquilidad con riesgo y aventura.

Cascadas de Juan Curí

En la provincia guanentina, más exactamente en el municipio de El Páramo, se encuentra uno de los secretos naturales mejor guardados de Santander. Se trata de la cascada de Juan Curí, un sitio tan mágico que en otros tiempos era un punto importante para la realización de ceremonias de las comunidades indígenas que habitaban la zona.

Este espacio incluye una cascada con más de 200 metros de altura y dos cuevas. El lugar es perfecto para realizar senderismo, torrentismo, cabalgata, o simplemente nadar en sus hermosas e imponentes aguas.

Sindamanoy

Le llaman una aventura de bienestar y no engañan. Sindamanoy es espacio único al menos en Santander, un hotel pensado principalmente para la relajación de la mente y el cuerpo.

El lugar queda en el municipio de Zapatoca y su atractivo está principalmente en sus planes de relajación que incluyen hidroterapia, meditación, experiencias chamánicas y caminatas a través de senderos aromáticos rodeados de plantas medicinales. Un lugar perfecto si lo que quieren es desintoxicarse del ruido y estrés de la ciudad.

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'Me da igual'.