La Artivista: colectivo en busca del empoderamiento femenino

Les presentamos un grupo de mujeres antioqueñas que trabajan en conjunto por las mujeres del departamento y el país.

La Artivista es un espacio de encuentro de mujeres trabajadoras, emprendedoras y talentosas de la ciudad de Medellín que luchan diariamente por el poder simbólico y económico del sexo femenino a través de la formación, el reconocimiento y la articulación.

Claudia Velásquez, es una estudiante de artes plásticas que se dedica a la gestión cultural y apoya los distintos espacios de participación ciudadana que se realizan en la capital antioqueña, es una mujer emprendedora que lleva más de un año liderando este proyecto llamado La Artivista que busca una transformación social.

Desde niña se vio enfrentada a situaciones de inconformidad y desigualdad que la llevaron a buscar caminos de conversión para generar un fortalecimiento colectivo a partir de una necesidad personal, “de manera muy desprevenida comienzo a buscar caminos para iniciar un proceso de reconocimiento y de equidad frente al género femenino. Esta pasión nace después de analizar esa búsqueda personal que surgió luego de ver tantas inconformidades que existen en la vida”, cuenta Claudia.

En el año 2017 viajó a Chile para hacer parte de un encuentro de mujeres gestoras y trabajadoras de las culturas y las artes con el objetivo de relacionarse con personas especializadas en el tema para obtener de ellas, nuevas ideas de transformación colectiva.

Así fue que al llegar a Medellín después de este viaje decidió construir  un nuevo proyecto social llamado La Artivista, el cuál construyó gracias a la Beca de Economías Colaborativas que ofrece la Alcaldía de Medellín, con el fin de fortalecer la imagen de la mujer colombiana a través del arte y la cultura.

Así que para entender la esencia, el objetivo y la dinámica que configura a La Artivista: aquí recopilamos cinco claves:

 

1. La Artivista y el significado de su nombre:

Su nombre proviene de la combinación de las palabras: arte, artista y activismo; una definición que enmarca la esencia del proyecto a través del arte y la cultura, según Claudia, “este nombre nació después de que todas las integrantes dieramos ideas sobre cómo vernos y comprendernos mediante un nombre inmerso en un sistema político como en el que estamos”.

2. Su objetivo y forma de ser:

“Tal vez no podremos cambiar el mundo pero sí nuestro mundo”, dice Claudia con optimismo y emoción. Este es el lema que cada una de las integrantes de La Artivista tienen en cuenta para transformar su cotidianitad y trabajar juntas por la visibilidad y el reconocimiento de la mujer. Construir una plataforma de economía colaborativa online y offline con perspectiva de una equidad social y de género, es el objetivo principal de este programa, que busca empoderar a las mujeres economicamente a través de este espacio virtual de comercialización de productos, servicios y conocimientos de las artes y las culturas. “Nosotras trabajamos pensando en una rentabilidad pero también en un intercambio de conocimiento tratando de conservar el equilibrio entre el dar y el recibir”, afirma Claudia.                                                                             

3. Las creadoras y fundadoras:

Claudia, junto a otras cinco colegas, fueron las encargadas de dar inicio a este colectivo, ya que compartían necesidades, inquietudes e ideales en común que aportarían desde cada uno de sus roles al crecimiento y progreso de este proyecto. A continuación les contamos sobre cada una:

Claudia Velásquez: Estudiante de artes plásticas dedicada a la gestión cultural.
Mariluz Gil: Estudiante de artes plástica y diseñadora industrial.
Zaira López: Periodista y licenciada en danza.
Daniela Álvarez: Artista plástica enfocada a la comunicación audiovisual.
Rosalba Montoya: Investigadora gastronómica.
Mary Torres: Actriz de teatro.

4. Las actividades que realizan:

La Artivista como colectivo se rige de tres ejes principales para la realización de sus actividades: la formación, que es la parte de generar conceptos básicos en relación a las economías colaborativas, al activismo cultural, a la equidad de genero, etc. El reconocimiento, que es el espacio para conocerse entre sí, reconocerse desde lo que hacen y lo que podrían llegar a hacer con sus conocimientos bases, y por último, la articulación, que es el momento en el que se reunen en distintas mesas de trabajo para realizar una lluvia de ideas y generar insumos para construir esa plataforma.

Tambien realizan talleres, charlas, conversatorios, exposiciones y ferias, en las que impulsan y promocionan el trabajo femenino. “Jamás están solas, siempre hay un acompañamiento; porque todas estamos juntas, estamos luchando día a día por este empoderamiento propio y colectivo”, cuenta la líder del proyecto.

5. ¿Cómo hacer parte de La Artivista?

Si eres artesana, investigadora, chef, comunicadora, deportista, emprendedora o realizas alguna actividad relacionada con los múltiples sectores y subsectores de las artes y las culturas en sus distintos niveles y quieres hacer parte de este movimiento, puedes inscribirte a través de un formulario de Google o en sus páginas oficiales.

Aquí el formulario de inscripción a La Artivista.

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'Me gustó'.