El lugar que pone a Bucaramanga a vivir la magia del jazz

El próximo 1 de marzo el Centro de Educación Musical de Bucaramanga Cemb cumple 12 años de trabajo. Con enfoques como el Jazz, se ha abierto lugar entre las escuelas de música más importantes de la ciudad.

La historia de este centro musical está ligada con la vida de una mujer rusa profundamente enamorada de Colombia, especialmente de Bucaramanga. Se llama Iryna Sachli, llegó a la ciudad en 1999 con la intención de transmitir su pasión con la música y logró materializar este sueño en 2006, cuando nació el Centro de Educación Musical de Bucaramanga.

Ubicado en el sector de Cabecera, en esta casa nunca paran las melodías de pianos, guitarras, baterías y trompetas; este espacio se ha convertido en un referente para aquellos talentos que ven su futuro y sueños en la música. “Aquí tenemos todo tipo de instrumentos sinfónicos, cantom músical clásica, música popular y por supuesto, el jazz”, afirma la creadora de este espacio.

 El Cemb y el Jazz

Este género musical se ha convertido no solo en unos de los más importantes dentro de su línea de enseñanza, sino en su principal bandera. Formar músicos y públicos en torno al jazz en Bucaramanga, es una de las tareas principales del centro musical. Que los chicos entiendan su potencial, que se atrevan a vivir estos sonidos y ponerse a prueba, es la meta a la que le vienen apuntando desde el año 2011.

“Tenemos una historia muy interesante que iniciamos desde 2011. Iniciamos con unos talleres dictados por músicos de Estados Unidos, muchos estudiantes tuvieron la oportunidad de formarse con estos talleres y desde allí inició todo”, agrega.

A través del área de jazz, que tiene como director al músico Óscar Murcia, los estudiantes reciben clases de armonía e improvisación musical. “Los muchachos se interesan porque el género es de verdad música de élite, no todo músico clásico puede tocar jazz, porque tiene sus características, sus cánones. Nosotros les enseñamos que es importante  poder improvisar; que partan de una partitura, sí, como un punto de inicio pero que deben animarse a hacer su propia composición. Todos los días puede sonar absolutamente diferente”.

El Centro de Educación Musical de Bucaramanga ha tenido tanto impacto, que algunos de sus estudiantes han pasado a otro nivel, complementando sus estudios en importantes escuelas de música como el Conservatorio de Viena y la Escuela Musical Berklee, conocida como una de las más importantes escuelas de jazz en el mundo.

El espacio es importante también para la formación de públicos, ya que una vez al mes los chicos tienen la oportunidad de presentar sus avances en las presentaciones que realizan a través de su espacio Jazz Clan.

“Tenemos un auditorio pequeño, que no alcanza los 90 puestos, pero que utilizamos como escenario para que los chicos muestren todo lo que han aprendido. Es muy agradable ver que al principio lo hacían con mucha timidez, pero ahora lo hacen seguros de sí mismos, la acogida que ha tenido el espacio nos hace muy felices también” agrega Sachli.

Si desean conocer más información del Centro de Educación Musical de Bucaramanga, sus clases y la programación gratuita a la que pueden asistir, los pueden encontrar a través de la página web www.cembucaramanga.com

¿Qué te pareció este contenido?