Warhol y su excentricidad cinematográfica

Después de desempeñar un papel crucial en el nacimiento y desarrollo del pop art, el artista plástico fijó su atención en el séptimo arte, y entre 1963 y 1968 produjo más de sesenta películas.

Después de recurrir a una gran variedad de medios de expresión artística como la pintura, dibujo, fotografía, grabado, escultura entre otras; Andy Warhol puso su mirada y su lente en las actividades más mundanas hasta hacerlas fascinantes.
 
Fue un cineasta experimental bastante prolífico. Por esa razón, y después de recordar su legado por el mundo de la moda en Tacones, pelucas y Warhol; de compartirles 10 carátulas de discos que pasaron a la historia a causa de sus polémicas ideas; y de dar un repaso a todas esas mujeres que lo inspiraron y aperecieron en sus producciones audiovisuales; queremos recordar algunas de sus películas, esas en cuya producción a veces no enfocaba el lente y eliminaba por completo el desarrollo y la edición, donde rompió las reglas de producción establecidas, como la duración, los derechos de personajes (Batman Dracula), la dirección de actores, los guiones y argumentos, y donde además innovó con otras muchas excentricidades. 
 
 

¿Qué te pareció este contenido?