Uncharted 4: saber decir adiós

Nuestro geek, Diego Bolaños, jugó la más reciente entrega de Uncharted y tiene algo por decirles...

Sic Parvis Magna: "La grandeza nace de pequeños comienzos", es una frase presente a lo largo de la saga de Uncharted, pero es también un mantra ligado a Naughty Dog, una pequeña compañía desarrollada de videojuegos de Santa Monica, California, que empezó en una habitación con un simple código de programación. Ese código daría paso a Crash Bandicoot, el que se consideraría la mascota de Playstation durante varios años.

Con Uncharted 4 han rendido un homenaje inigualable a ese mantra. La última entrega de la saga es indudablemente un logro en la industria de videojuegos. Apegados a un concepto, a un estilo y a una forma de interpretar el entretenimiento digital, Uncharted 4 es una obra maestra.

Después de varias complicaciones y retrasos en el desarrollo del juego, la partida de piezas clave dentro del desarrollo del producto incluyendo Amy Henning, escritora principal de la saga y codirectora (a quien le agradecen acertadamente en los créditos finales), levó a muchos a esperar un final decadente para una de las franquicias exclusivas más importantes para Playstation. Pero no fue así.

El juego relata el capítulo final de la historia de Nathan Drake con un guión muy bien trabajado, una captura de movimiento y de gestos faciales sin precedentes que hacen que la experiencia de jugarlo sea lo más cercano a estar dentro de una película de aventura.

El control de Uncharted se ha llevado a un alto grado de refinación creando un movimiento fluido y natural que junto a las coreografías de acción y una cámara digna de Hollywood hacen que las transiciones entre los diferentes momentos del juego, exploración, acción y cinemáticas, así ni se sientan.

El juego tiene un modo historia de cerca de 12 horas que mantienen al jugador pendiente de una trama interesante, rompecabezas divertidos y acción de calidad. Los enemigos son de una dificultad entretenida y la cooperación de los aliados es apenas suficiente.

Uncharted 4 no es una idea novedosa, es la culminación de un concepto bien trabajado y explorado durante años. Para algunos, su debilidad puede estar en la ausencia de nuevos trucos, pero en el caso de Naughty Dog, el viejo perro ya sabe los trucos que necesita. Con nuevas marcas como ‘The Last Of Us’, los desarrolladores han logrado abrir el espectro manteniendo una marca personal.

La historia de Nate Drake se ha despedido con altura en una entrega que demuestra que en la industria de los videojuegos tiene muchas experiencias por brindarnos.

¿Qué te pareció este contenido?