Un viaje por las aguas en el nuevo disco de De Bruces a Mí

La banda de reggae antioqueña comienza el lanzamiento de Río a mar (2017) a través de tres entregas, Mar abierto es la primera de ellas.

El mar y el reggae tienen una relación particular. La playa está presente en la atmósfera caribeña de estos sonidos cadenciosos. Y si extendemos el concepto,podemos encontrar ahí las orillas de los ríos grandes de nuestro país como especies de bahías a las que muchos van para pescar, buscar minerales en el agua o incluso para disfrutar de ella cuando su cauce es cristalino.

El agua, su trayecto por la tierra y la llegada a sus costas inspiraron a Mauricio Osorio y a De Bruces a Mí para hacer su quinto disco que, además de un viaje, es una exploración a la tierra, al amor, a esa fuerza vital que está dentro de nosotros.

De eso y de todo lo que encierra Río a mar (2017) hablamos con Mauricio Osorio.

¿Cómo fueron los últimos meses antes de lanzar su primera canción del disco, “La marea”?

"Fueron meses de ensayos y de pre producción, todavía estábamos en el estudio terminando de grabar cosas, ensayando para los shows de este año, y ha sido muy en torno a “Río a mar”: acoplando las canciones, cogiéndoles ‘el sabor’ por decirlo de alguna forma entre todos".

¿Dónde y cómo se compuso Río a mar (2017)?

"Las canciones que componen este disco se compusieron en diferentes lugares, a manera de recopilaciones de viajes. Unas se hicieron en el Chocó, en la Costa atlántica, en Puerto Colombia, en la Costa antioqueña, en las montañas de algunos pueblos que visitamos, en Canadá y en nuestra casa. Justo por eso se llama “Río a mar”, por esa sensación de viaje, de las montañas al mar".

¿Qué otros tipos de viajes se pueden encontrar en el disco?

"En sí este disco es un viaje. Es como el viaje que hace el río desde su nacimiento en las montañas hasta llegar a la costa y perderse en el mar abierto. Para mí simboliza el viaje de la vida, el viaje por el destino, uno serpentea los caminos de la vida y así sigue su destino. Para mí ese es el significado del disco".

¿Cuál es el concepto del disco y de sus divisiones? ¿Por qué fragmentarlo?

"Río a mar es el caminar por la vida, como lo hace un río. Cada capítulo tiene su propio concepto, el primero que ya lanzamos se llama “Mar abierto” y sus tres canciones están inspiradas en el mar. Lo lanzaremos en cuatro partes para que las personas pongan atención a cada capítulo y entiendan en sí el concepto global del disco, y al final lo uniremos como un todo, en un solo álbum".

El sonido de De Bruces a Mí lo has venido definiendo como Reggae mestizo, ¿de qué se trata?

"Son todas esas influencias en melodías, ritmos y colores que tenemos de la música colombiana y de la música latina, pero basadas en la música jamaiquina y en los ritmos del reggae. En los meses que nos quedan de 2017 conoceremos las tres partes restantes de Río a mar, que, cual tramo del viaje, irán marcando la ruta por las nuevas exploraciones de esta banda paisa que se mueve entre la reflexión, la denuncia, y el amor. Por ahora, solo nos queda esperar esa segunda entrega que ya cuenta con un nombre: Río de olvido”.

¿Qué te pareció este contenido?