Foto de María Leonor Rasch

Desde Cali: un recorrido ambiental por seis corregimientos

Anímense con esta travesía por algunos de los rincones más ricos en experiencias de este sector en Colombia: La Vuelta Occidente.

Aquello que puede llegar a reconstruir los lazos en los territorios, son los sueños, la defensa de la vida, los bosques, las montañas, los ríos, las costumbres, los mitos y las leyendas. La Sucursal del cielo hace parte de ese conglomerado mágico de aventuras que hoy crece cada vez más en el Valle del Cauca para brindar una resiliencia ecológica.

La aventura inicia desde Cali y viaja por varios de los lugares más hermosos de la región. Desde ahí empiezan los recorridos hasta los corregimientos de Los Andes, Pichindé, La Leonera, Felidia, El Saladito y La Elvira; territorios abrazados por los verdes salvajes que los turistas, y los mismos habitantes de la región, describen como espacios de fantasía.

Hicimos un breve recorrido por los corregimientos en este gran mapa de la magia colombiana para que, aquellos que no se han acercado a los territorios del occidente, puedan creer un poco más en la fantasía ecológica de Colombia.

Los Andes

El corregimiento tiene gran diversidad hídrica y es reconocido por tener dos de los tres monumentos religiosos periféricos más importantes de la ciudad: Cristo Rey y la Virgen de Yanaconas. Estos dos lugares representan un punto importante en las creencias espirituales de muchos locales y, sobre todo, genera espacios para el deporte, el avistamiento de aves y el ecoturismo. Sus historias, aunque diferentes, encierran desde leyendas que alejan demonios y hasta la reafirmación cultural del cuidado en las zonas verdes de la Sultana del Valle del Cauca.

Pichindé

Este lugar encierra cientos de colores gracias a las mujeres tejedoras, las que han hecho de sus artesanías un símbolo de valentía y lucha por la identidad de los territorios en la región. Ellas, día a día muestran a cientos de turistas locales o extranjeros, la diversidad e historia de un reconocimiento.

La Leonera

En esa zona está ubicado un bosque húmedo tropical que promueve la preservación del medio ambiente. El corregimiento, abre las puertas para que los visitantes entren mediante senderos a un mundo de duendes, musgos y hadas a partir de los legados ecológicos que hemos heredado, y al mismo tiempo olvidado, de nuestros abuelos. De igual manera, en ese sector se puede disfrutar de la cocina y gastronomía tradicional.

En la Leonera también se pueden observar batallas épicas entre los colibríes que, entre su zumbar pelean por los espacios y por sus propios recursos. 

Felidia

El corregimiento es custiodiado por montañas que cuidan día a día a sus habitantes de personajes míticos y fantásticos. En dicho lugar se puede encontrar el monumento a los pilotos caídos de Cuba, esculturas realizadas en agradecimiento y apoyo a la comunicad que recuperó los cuerpos y los restos de las naves que chocaron años atrás. En agradecimiento Cuba ofreció una réplica de la virgen de la caridad del cobre, patrona de los cubanos.

El Saladito

Zona gastronómica de cocina tradicional y cocina campesina, en especial a base de leche de cabra. Este espacio posee el bosque de niebla de San Antonio, que permite perderse entre mundos mágicos, y de igual manera, se pueden encontrar tigrillos, zorros, micos y guatines.

La Elvira

Es el lugar donde el colibrí es el rey, ahí se encuentra también La Alejandría, que forma parque de los farallones donde se puede hacer observación de flora y fauna en el terreno que queda entre el Bosque de Niebla, sobre el kilómetro 18 por la vía al mar.

 

La ‘Vuelta Occidente’ es un ejercicio para que los visitantes de estas zonas se enamoren de las regiones del país y encuentren en ellas una razón para observar a Colombia desde la alegría, la imaginación y el respeto por el territorio, que es en sí mismo, un profundo amor y admiración por lo que somos.

¿Qué te pareció este contenido?

Tú votaste 'No me gustó'.