"Taxi" de Jafar Panahi: El cine prohibido

Más recomendados cinematográficos nos llegan desde Cartagena en el marco del Festival Internacional de Cine de Cartagena FICCI 2016. Descubran una buena historia iraní.

Un taxista, en la ciudad de Teherán, Irán, de la actualidad, decide ubicar una serie de cámaras en su vehículo con el objetivo de rodar una película, con los pasajeros que toman su servicio, la idea, por sí sola, es una genialidad narrativa y conceptual, pero existe un elemento más que la convierte en legendaria: el conductor es el director Jafar Panahi, sobre quien se ha dictado, por parte del Gobierno iraní, la prohibición de rodar películas e inclusive la restricción de su libertad.

"Taxi", de Jafar Panahi, es una obra artística valiente, atrevida y a pesar de las limitaciones técnicas, fresca. Poco a poco, en medio de su cotidianidad, nos encontramos en la pantalla con los habitantes de Teherán, con sus sueños, pensamientos y sentimientos. Sí, la ciudad aparece gracias a las voces de quienes la habitan y en ese ejercicio entendemos mejor su tejido social y cultural.

Existe el arte valiente, el que a pesar de la censura y la prohibición se atreve a pensar en voz alta, el que valida las diferentes voces de una sociedad y lucha por la libertad de expresión, así como Jafar Panahi, con su cine vetado en Irán, debe existir más de una banda de punk escondida en Corea del Norte y se deben realizar en la clandestinidad conciertos de hip hop o metal en la bombardeada Siria. Sí, es bueno pensar e imaginar, que aún en los tiempos de la censura los artistas siguen creando libertades.

¿Qué te pareció este contenido?