Tacones, pelucas y Warhol

“Quiero morirme con mis jeans puestos”, Andy Warhol.

Por: Catalina Ceballos / @Catalizate

Habla mucho que en el 2016 decir pelo rubio, platinado  y gafas grandes sea una provocación “hipsteriana”, pero no, Andy Warhol no era hipster. Lo que sí era, era un gran provocador y el mundo de la moda no estuvo ajeno.

Recién graduado de diseño gráfico y recién desempacado en la Gran Manzana, Andy Warhol fue comisionado por las revistas Glamour y Harpers Bazaar, entre otras, para hacer ilustraciones de zapatos. Zapatos de tacón, zapatos de tacón con cordones, zapatos de tacón con joyas. Ese fue el inicio de una larga relación entre Warhol y la moda. Después de sus zapatos llegaron las latas de sopas y sus primeras exhibiciones. Su nombre, junto al de Roy Lichenstein, se reconocen por ser pioneros en el Pop Art.


Mientras su fama creció, también lo hizo su  círculo de amigos en la industria de la moda. Andre Leon Talley, editor de la revista Vogue de EEUU, fue editor de su revista Interview. Sus amigos: Bianca Jagger , Grace Jones y Halston, eran invitados permanentes en la revista y más aún, para muchos como Valentino, Karl Lagerfeld y Jean Paul Gaultier, era importante hacer parte del impreso para el reconocimiento de sus carreras.

Estos mismos y otros fueron sus invitados permanentes a "The Factory" o "La Fábrica", ese legendario lugar en la mitad de Manhattan, de paredes y bombas de aluminio, sofás de terciopelo rojo, anfetaminas, sexo y rock n’ roll.  Allí bailó Warhol sus días con sus noches con los famosos de la moda, quienes podían llegar, ponerse pelucas, maquillarse, usar pieles y tacones, y así pasar a la historia.


Foto: Billy Name


Foto: Dennis Hopper

Warhol y su afinidad con la moda estuvieron presentes en revistas, fotos, fiestas y también por supuesto, la televisión. Él tenía claro que la televisión era importante en la cultura pop. Esta exaltaba valores de manera banal y fue por eso que presentó la propuesta como creador, productor ejecutivo  y entrevistador de la serie “Fashion”  para un canal público de Nueva York: Manhattan TV Cable. Entre 1979 y 1980 se emitieron 10 capítulos dedicados al maquillaje, a modelos hombres, a la fotografía en la moda, a diseñadores. Media hora cada mes con un entrevistador que sabía que su encanto era ser un anti-intelectual. Para Warhol este paso por la TV fue la reivindicación de la reproducción en serie. Así como sus serigrafías, este medio era uno que se reproducía una y otra vez en la salas de miles de personas. La cultura pop y el Pop Art encontraban nuevamente un espacio para el ‘mass-media”.

Vean también: Andy Warhol en 10 portadas de discos

Desde su muerte en el año 1987, las obras de Andy Warhol han sido inspiración para las casas de moda. Prada, Diane Von Furstenberg, Tom Ford y Versace, han plasmado sus flores, han copiado su famoso look de camiseta de rayas y chaqueta de cuero, han utilizado el camuflado de colores para caminar las pasarelas del mundo  y adornar sus vitrinas.


Foto: Tim Boxer.

 

Tal vez si Warhol viviera hoy tendría algo más que sus jeans y sus grandes gafas para los hipsters. ¿Sería amigo de Lady Gaga? ¿Diseñaría camisetas para Marc Jacobs? No lo sabemos, pero de seguro seguiría creyendo que es la persona “más profundamente superficial”, algo que sigue muy de moda.

Vean También: Las mujeres de Andy Warhol

¿Qué te pareció este contenido?