Somos Colombia cuando creemos en lo nuestro

Salvar el mundo no es un asunto que tenga que ver con supehéroes o superpoderes. Por lo menos no en esta ocasión. Salvar el mundo significa una serie de situaciones, acciones, pensamientos, momentos, hechos y experiencias que explicaremos a continuación... ¿Para qué? Para celebrar, entre otras cosas, que a diario salvamos el mundo, muchas veces sin saberlo y otras con las razones suficientes para sustentar que este país, Colombia (del latín Columbus, apellido del descubridor y nombre propuesto por el libertador), somos y lo construimos todos.

Salvar el mundo no es un asunto que tenga que ver con supehéroes o superpoderes. Por lo menos no en esta ocasión. Salvar el mundo significa una serie de situaciones, acciones, pensamientos, momentos, hechos y experiencias que explicaremos a continuación... ¿Para qué? Para celebrar, entre otras cosas, que a diario salvamos el mundo, muchas veces sin saberlo y otras con las razones suficientes para sustentar que este país, Colombia (del latín Columbus, apellido del descubridor y nombre propuesto por el libertador), somos y lo construimos todos.

"Bañada por dos mares y el Orinoco, café, café, café, y petróleo, ciudades amables, mujeres lindas, te vas te vas y no la olvidas". Imaginen a Andrea Echeverri cantando esta estrofa en versión punk y con el "Ay qué orgulloso me siento de ser colombiano" como preámbulo. Sí, el rock colombiano también puede y debe, además, cantarle a su país. Colombia Conexión es una de las canciones que agrupaciones de la casa como los Aterciopelados han escrito en homenaje a esta tierra que ha visto nacer representantes artísticos únicos e irrepetibles. La misma tierra que ve cómo en cada uno de sus rincones se fortalece un emprendedor y se usa cada vez más la creatividad en pro de la sociedad. No somos el país de la malicia indígena, somos un país de padres indígenas e ideas que innovan y transforman, 

Aquí el bunde se puede mezclar perfectamente con el punk ¿Quién dijo que no? Y puede ser posible porque nuestra cultura da para hacerlo. No es mezclar por mezclar (por moda), es hacerlo porque entendemos lo que somos. Ser colombiano es sentir un escalofrío cuando cantamos y recomendamos a los nuestros, a los que. Cuando reconocemos la importancia de nuestros sonidos frente al resto del mundo y cuando trabajamos por que suenen en lugares tan lejanos, que lo único que nos hace sentir en casa, son los imaginarios de lo que conocemos.

Todos hemos visto un campesino trabajar, es más, gracias a programas radiales como El Campo en la Radio de la Radio Nacional de Colombia conocemos todo lo relacionado con la vida rural de la cual venimos y protegemos. Todos hemos recorrido alguna vez las calles de la ciudad en la que nacimos tratando de descifrar su historia o descubriendo su pasado, hemos comido manjares típicos fruto de nuestras tierras y apoyado alguna iniciativa que de un colombiano nace, como si fuera propia. Todos tenemos sentido de conservación y lo tenemos porque sabemos que "eso lo necesitaremos después", o sino que lo diga la Fonoteca de Señal Memoria, que guarda sagradamente todo lo que somos como país.

Todos también intentamos alguna vez aprendernos los nombres de los 50 ríos más importantes del país, y puede que no los sepamios, pero sabemos que los tenemos y que por lo menos hay que cuidarlos. También leímos a Gabo, a Mutis, a Pombo, a Caycedo, a Restrepo (Laura), a Mendoza, a Faciolince, a Vásquez, a Greiff o a Carrasquilla... y así nos gusten los de afuera, preferimos a los que escribieron mirando las montañas colombianas.

Me quedo en mi Colombia bailando la cumbia, 
yo no la abandono mi Colombia es una...

Systema Solar

Ser colombiano no es sacar la bandera el 20 de julio, ni saberse la novena estrofa del Himno Nacional (aunque no estaría de más aprenderla), ser colombiano es trabajar por el otro, por la cultura, por conservar su memoria histórica, sus raíces, sus sonidos; Por ser mejor persona y por saber que en cada esquina hay uno igual que inspirado en algo apaga el despertador en la mañana, no para seguir durmiendo, sino para levantarse a cumplir con lo que lo mantiene vivo.Desde esta casa, la de los #SonidosColombianos (que ya está a puertas de celebrar su primera década), sonamos y mostramos lo mejor de nosotros, de nuestra música, de nuestros artistas, deportistas, jóvenes emprendedores y gestores que viven por y para la cultura. Por ahí dicen que los colombianos, por una convicción, servimos a los demás, y nuestro servicio, el de la información, está pensado para que día a día construyamos una memoria y una conciencia que literalmente salven el mundo.

Radiónica, la radio pública, con sus 10 años encima, con las agrupaciones que suena las 24 horas, con los artistas que unidos conforman familia y con los contenidos al servicio de la información, celebra el día del grito de independencia colombiano ceyendo en lo nuestro, en lo de acá, y confía en que así como hace 205 algunos se rebelaron, hoy otros hagan esa revolución desde la cabeza y el corazón. Así se salva el mundo 


#SomosColombia

Lean tambien:
20 razones para esuchar rock colombiano
20 razones para bailar música colombiana 
20 razones para ver cine colombiano

¿Qué te pareció este contenido?