Segundo día de Radiónica en Lollapalooza Brasil

El segundo día del Festival Internacional Lollapalooza, São Paulo, Brasil, estuvo lleno de guitarras, músicos de gran trayectoria y por supuesto, artistas pertenecientes a las nuevas generaciones. Por @profeastronauta

Si bien la primera fecha registró una audiencia de 160.000 personas, según los medios del Brasil, la segunda tuvo mayor presencia de espectadores. Llama la atención la participación en gestión del evento de una serie de marcas comerciales que han logrado fortalecer el espectáculo. Desde bebidas energéticas, pasando por importantes marcas de zapatos, empresas de telefonía celular, empresas de autos, hasta el escenario alternativo de Chilli Beans, el trabajo organizado y visionario de los mismos, le ha permitido a la ciudad tener a los mejores artistas del mundo en sus escenarios.

Otro aspecto importante, se concentra en la logística del evento: el trato es amable, cordial, pedagógico, no existe un sólo policía en el interior del hipódromo y el comportamiento es respetuoso, sin registrar un sólo incidente. Llegando al aspecto completamente musical, compartimos con ustedes las siguientes reseñas:

Toro y Moi: Es increíble ver el crecimiento del proyecto liderado por Chazwick Bradley Bundick, la banda logra crear momentos inolvidables, con mucho soul, funk y por supuesto con mucha elegancia. Las canciones de su trabajo "Anything in Return" han demostrado la evolución de la banda.

Tomahawk: Uno de los momentos más emocionantes del festival, cuatro grandes músicos sobre el escenario: el cantante y efectista Mike Patton (Faith No More, Mr Bungle, Fantomas, Peeping Tom), el guitarrista Duane Denison (The Jesus Lizard), el baterista John Stainer (Helmet, Battles) y el bajista Trevor Dumm, demostraron que el rock no tiene límites, que está en constante evolución y experimentación. Patton, visionario, muy bien acompañado, el repertorio impecable, incluyendo las extraordinarias canciones del "Oddfellows", el nuevo trabajo musical de la banda.

Two Door Cinema Club: la agrupación de Irlanda del Norte logró realizar un gran concierto, gracias a la frescura de su propuesta y a un interpretación sencilla, pero efectiva. La banda ha creado himnos generacionales y los mismos son interpretados con emoción.

Alabama Shakes: Quizá el encanto de esta banda se puede encontrar en la sinceridad de su propuesta y por supuesto, en el indiscutible talento de su cantante  Brittany Howard. Las canciones de la banda son cotidianas, llegan directo a la memoria y se disfrutan con cariño y familiaridad. Que bueno que existan bandas con la historia y el carácter artístico de Alabama Shakes.

Queens of The Stone Age: La agrupación norteamericana demostró que está lista para volver a darle una vuelta al mundo con su propuesta sonora. Contundente, virtuosa, directa, es la apuesta artística de Josh Homme y compañía. Minutos de vértigo, emoción, talento y pasión se concentraron en el Hipódromo de São Paulo, además, acompañados con una primicia  mundial, la interpretación de una nueva canción "My God is the Sun", tema perteneciente a su nuevo trabajo musical "...Like Clockwork". Es un concierto que nos encantaría ver en Colombia.

A Perfect Circle: El momento más profundo de la jornada, una magistral interpretación, llena de poesía y melancolía convierten a Maynard James Keenan, Billy Howerdel, James Iha y compañía en exploradores del alma, atravesando sus coordenadas más insospechadas: dolor, angustia, esperanza y afecto. Llamó la atención el repertorio, sin los éxitos habituales de la banda, pero si con grandes sorpresas: versiones de temas de Depeche Mode ("People are People") y la contundente "Imagine" de John Lennon.

The Black Keys: Dan Auerbach y Patrick Carney son los responsables del dúo de rock, blues y pop más importante del mundo. El virtuosismo al servicio de la canción. Noche inolvidable para un proyecto lleno de pasión sonora. 
 


Así estuvo el primer día de Lollapalooza Brasil

¿Qué te pareció este contenido?