Hinchas del FC Barcelona. Foto: Gonzalo Arroyo Moreno/Getty Images

Referendo Catalán: Una Liga sin el Barcelona

¿Se imaginan la liga de fútbol española sin el FC Barcelona? ¿Entienden qué es el Referendo Catalán? Un análisis de la situación en la Península Ibérica.

España es potencia futbolística en Europa. A nivel de clubes, equipos como el Real Madrid y Barcelona hablando de la Champions, y Sevilla y Atlético de Madrid a nivel de la Europa League, han levantado copas en el último tiempo. De la liga española se dicen muchas cosas, por ejemplo, que más allá de Merengues y Culés, poco pueden hacer sus contendores para derribarles, lo que la hace monótona según algunos.

Sin embargo, corre un aire frío por el cuerpo el llegar a pensar un campeonato español sin uno de estos dos monstruos. Concretamente el FC Barcelona, equipo de Cataluña, región que en el último tiempo ha sido noticia por agitar aún más fuerte su deseo de independizarse de España.

La idea no deja de dar vueltas en la cabeza de muchos. A diferencia de otros países en Europa, en España el deporte es un asunto público. De acuerdo a la Ley del Deporte, el Barça no podría jugar la liga si Cataluña logra su cometido, lo cual tendría muchas implicaciones. Pero primero lo primero.


FC Barcelona. Getty Images

¿Qué es el Referendo Catalán?

España vive momentos agitados por estos días. El referéndum por la independencia de una de sus regiones más prósperas, Cataluña, y todo lo ocurrido alrededor del mismo a nivel político y en materia de orden público, dejan entrever alguna posibilidad de que logren materializar el objetivo de ser un estado 100% autónomo. 

¿Por qué llegaron a esto?

Cataluña ha sido una comunidad autónoma que logró en su momento extender su sociedad como nación hasta acercarse al mediterráneo italiano hace muchos años. Poseen una lengua y costumbres arraigadas, y hasta tienen su propio parlamento. Económicamente es una de las zonas más robustas de España y sobre esta descansa parte de la recesión económica española.

El Estatuto Autónomo de Cataluña reconoce su rol en el país español, pero a su vez también es consciente de su poder como comunidad independiente. A lo largo del Siglo XX existió siempre esa intención, sobre todo, cuando en la década de los años 70 llegó el establecimiento de la democracia a España tras el final de la dictadura del General Francisco Franco, quien durante su mandato reprimió estas intenciones llegando inclusive a prohibir el uso de la lengua catalana en la región entre otros actos.

Sin embargo, el deseo se hizo aún más fuerte con la acentuada crisis económica que vivió el país a finales de la primera década del Siglo XXI. Algunos sectores políticos catalanes promovieron con fuerza una iniciativa para separase de España, alegando que debido a la crisis era más lo que pagaban en impuestos que lo que recibían a cambio en beneficios.

En el año 2014 un movimiento pro-independentista realizó un acto simbólico de votación en el cual cerca de 2.25 millones de personas (aproximadamente un 37% de las personas habilitadas para votar) participaron con un resultado de 81% de los votos diciendo sí a la iniciativa de la independencia.

La respuesta del Gobierno central ante la iniciativa del 1 de octubre de 2017 fue declararla ilegal bajo los lineamientos de la constitución española de 1978, ordenando a todas las fuerzas del orden a incautar material electoral, incluidos puestos de votación, pancartas y publicidad relacionada con el evento, desencadenando en los infortunados sucesos de ya público conocimiento.

¿Y cómo afecta esto al FC Barcelona?

Irremediablemente quedaría fuera de la liga española, para empezar. Tendrían que modificar la ley del Deporte para incluir escuadras de otros países, y supondría todo un ejercicio parlamentario. Junto al Barça, el Espanyol, Girona y equipos de fútbol, baloncesto, balonmano y demás, quedarían al margen de todo el circuito del deporte en España.

Sería el fin del clásico mundial contra el Real Madrid, al menos en la escena española, porque el siguiente punto no es menor. Automáticamente queda fuera el Barcelona de disputar la Champions League como club español. El eventual estado catalán tendría que solicitarle a la Uefa (y a la FIFA) el poder constituirse como una federación de fútbol autónoma, con su propio campeonato.

Los entes del fútbol europeo y mundial anteriormente nombrados tendrían que reconocer a Cataluña como un Estado independiente, otro ejercicio político a ejecutar. Sin embargo, las curiosidades no terminan aquí. Es decir, los escenarios posibles para el Barça adquieren varios matices a raíz de esto.

¿Podría el Barcelona jugar en otro país?

Podría. De hecho ya recibió el Barça una invitación formal. Curiosa, pero oficial. El FC Enisey, equipo de la segunda división de Rusia invitó al equipo azulgrana a formar parte de su campeonato mediante este tuit:

La superliga de aquel país reaccionó de inmediato y colgó en sus redes sociales una foto de Leo Messi en una especie de zona mixta (área de contacto de la prensa con los jugadores) de un estadio ruso:

Aunque suena seductor recibir a un equipo de estas condiciones, para otros supone una dura prueba deportiva. Arsene Wegner, DT del Arsenal de Inglaterra, manifestó que si en las condiciones actuales es duro ganar la premier league, con la llegada del Barça se complicaría aún más la carrera hacia el título.

En Inglaterra, a propósito, existen casos concretos. País de Gales cuenta con 2 equipos en la premier: Cardiff y Swansea, quienes lograron jugar allí debido a su pertenencia al Reino Unido y a un acuerdo logrado con las autoridades futbolísticas de aquel país.

Aún falta mucho para que el Barcelona llegue a esto. Sin embargo, la posibilidad de que Cataluña sea un país, es real, logrando la atención mundial en los últimos días y aprovechando cada instante para dar a conocer su causa. Por ello, no sería raro (y paradójico) que el club de Messi se encontrara frente a frente con Neymar y su PSG en la Ligue 1 de Francia. ¿Será?

¿Qué te pareció este contenido?

Para comentar debe Registrarse

Enviar