Marcos Coll y Efraín 'El Caimán' Sánchez. Foto: Archivo El Espectador.

Marcos Coll: olímpico para siempre

El único futbolista en marcar un gol olímpico en un Mundial fue colombiano y tristemente falleció a sus 81 años. Recuerden nuestra entrevista con Marcos Coll.

La historia del fútbol se escribe a diario. Cada día surgen goles, jugadas y futbolistas que dejan huella y logran hacerla perdurable en el tiempo. Sin embargo, están también los que dejan grabado para siempre su nombre en la historia. Ese es el caso del colombiano Marcos Coll.

El barranquillero ha sido el único capaz de anotar un gol olímpico en la historia de los mundiales (Mundial de Chile, 1962, Colombia 4 URSS 4) . Falleció en la noche del 5 de junio de 2017 en Barranquilla, y el mundo del fútbol lo recuerda no sólo por ser el primero en anotar un gol de estas características, sino de hacérselo al imbatible Lev Yashin, arquero soviético conocido como ‘La Araña Negra’.

Esa Selección Colombia, dirigida por el argentino Adolfo Pedernera, tenía jugadores de gran nivel futbolístico. Efraín ‘Caimán’ Sánchez, Francisco Cobo Zuluaga, Delio ‘Maravilla’ Gamboa y Marino Klinger entre otros, orquestaban un equipo que participó por primera vez en su historia, en un mundial de futbol. Y no decepcionó.

Desde esta gesta deportiva han transcurrido 13 Mundiales de fútbol sin que nadie haya logrado igualarla. Los goles olímpicos aparecen cada tanto como estrellas fugaces en el cielo. Sin embargo cabe la pregunta: ¿quién marcó el primero? ¿de dónde surgió ese nombre y porqué?

Se le dice ‘gol olímpico’ a aquella acción de juego con la pelota, ejecutada desde un tiro de esquina, y que logra ingresar directamente a la portería sin que nadie intervenga en su trayectoria. Desde 1924 el reglamento sufrió una modificación en la cual se permitía a partir de esa fecha, permitir la concreción de un gol desde un córner (esquina).

Aunque registros históricos sugieren que el primer jugador en anotar un gol de estas características fue Billy Alston en la 2da división escocesa, fue en territorio sudamericano donde la jugada en mención dio la vuelta al mundo, y de allí, su nombre.

El 2 de octubre de 1924 Argentina disputó un partido amistoso con la Selección de Uruguay. La Selección Charrúa venía de obtener la medalla de oro del Torneo Olímpico de fútbol disputado en París en ese mismo año; a los 15 minutos del primer tiempo, el argentino Cesáreo Onzari ejecutó un tiro de esquina, dándole un efecto tal a la pelota que desconcertó totalmente al arquero uruguayo Mazzali introduciéndose a la portería.

La prensa deportiva describió la jugada con una mezcla de palabras que al final desembocaron en la ya conocida acepción futbolera. Desde entonces han surgido grandes ejecutores y anotadores por esta vía, pero en los mundiales sólo hubo uno, y es colombiano.

En la antesala al mundial de Brasil 2014, Radiónica dialogó con Marcos Coll. Recordamos junto a él no sólo su hazaña ‘olímpica’ ante uno de los mejores arqueros de todos los tiempos, sino también anécdotas y generalidades de la primera experiencia mundialista de Colombia en territorio chileno.

Hasta siempre Marcos Coll…

 

¿Qué te pareció este contenido?

Para comentar debe Registrarse

Enviar